Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Bombón de la semana

El bombón de la semana: Jonathan Rhys-Meyers

Enviar a un amig@
feed RSS

Nombre: Jonathan Rhys-Meyers
Edad: 35
Signo: Leo
Twitter: @JRM_official

Bio: Este guapo nació un 27 de julio de 1977 en Dublín, Iralnda. Nació con problemas de corazón y los médicos pensaron que no viviría mucho tiempo. Obivamente, se equivocaron. A Jonathan lo expulsaron a los 15 años del colegio y se pasaba los días en las salas de billar. Un buen día unos agentes de casting estaban buscando a chicos irlandeses para aparecer en una película y se fijaron en Jonathan. Aunque no fue elegido para esa película, los agentes lo animaron para que continuara presentándose a otros castings y así es como llegó su primer papel en la película Un hombre sin importancia, en 1994.

Nos enamoró en la película Quiero ser como Beckham donde interpretaba al intrépido entrenador de fútbol, pero el reconocimiento y éxito no le llegaría hasta participar en la película de Woody Allen de Match Point, por la cual recibió el premio en el Festival de Cannes.

En televisión alcanzó la fama con la serie Los Tudors, donde encarna a Enrique VIII. Junto a sus capacidades interpretativas, también ha experimentado como cantante. Al igual que otros muchos actores, Jonathan ha trabajado como modelo. Fue elegido como la cara de la colección para hombres de Versace de otoño/invierno 2006 y primavera 2007 y también fue la cara del anuncio de una de las fragancias de Hugo Boss.

Chicas: Sus amigos y familiares le llaman Johnny. Le encanta la música y el fútbol. Utiliza el apellido de soltera de su madre (ya fallecida), ya que el suyo verdadero es O`Keeffe.
Mantiene una relación con Reena Hammer y considera que el amor es la fuerza más grande que existe. ¡Para comérselo!

Tú opinas

 
Publicar un comentario
El bombón de la semana: Jonathan Rhys-Meyers