¿Meterías a este osito en la cuna de tu bebé?

¿Os habéis preguntado alguna vez por qué un animal tan fiero como el oso ha terminado siendo el peluche preferido de los niños? Es raro ¿no?

Gebruder Sussenguth fue la primera compañía alemana en vender los osos de peluche en 1894, pero el primer «oso de peluche» fue vendido en 1903. Como dice la leyenda, Theodore Roosevelt se negó a disparar a un osezno durante un viaje de caza. La historia fue noticia nacional. Rose Michtom, inmigrante ruso que vivía en Estados Unidos, creó un oso y lo llamó «Teddy». De ahí nacieron los famosos «Teddy Bears».

Se pusieron de moda y se vendieron millones de ellos. Después llegaron a Europa y como ya sabemos, nosotros asimilamos con una rapidez pasmosa todas las modas y tradicciones americanas sin analizar mucho.

Desde entonces el oso es el rey de los peluches y ningún otro animal ha sido capaz de desbancarlo, ni si quiera los animales domésticos que por lógica están mucho más próximos a los niños.

Desde luego es una historia curiosa de la que se ha obtenido mucho dinero. Incluso hay osos de lujo. El oso más caro del mundo por ahora ha sido creado por el fabricante Steiff en colaboración con Louis Vuitton. En el año 2000 fue vendido en una subasta en Mónaco por 2.100.000 dólares y no me he equivocado en ningún cero. ¡Increible! Lo compró Jessie Kim de Corea y actualmente está en el Museo del Oso de Peluche de Jeju, Corea. ¡Flipante!

Yo confieso que tuve un oso que terminó hecho una piltrafa de tanto lavarlo y mi hija ha tenido varios, claro.

La opinión de Soficó. 11 años.

Que porra de peluche, ni la ropa de marca me convence. Y eso de que el oso es el rey de los peluches será verdad, pero la foca y el conejo que tengo en mi cama también están en ello. Con lo achuchables que son las focas y los osos de peluche parece mentira que si les abrazas probablemente te arranquen la cabeza. ¡Conejitos al poder! Esos no te ven a hacer nada.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios