Te pagan por viajar en estas Santas vacaciones.

Sí. Además de disfrutar de tu viaje vas a disfrutar del «dinerito» que te van a pagar por contarlo. Increíble pero cierto. Viajes en solitario, con amigos, con mascotas o en pareja. Todo vale.

viajes

Ahora hay algunas webs de viajes que se alimentan de las experiencias en vivo, algo que está muy de moda en estos momentos.

De entre todas las que he encontrado. Hay 3 que me gustan especialmente. Te cuento.

Matador Network. Aquí pueden participar tanto escritores como fotógrafos viajeros. Eso sí, los fotógrafos no se van a librar de relatar un poco su viaje aunque sea unos epígrafes para documentar su reportaje visual. Puedes narrar en español o en inglés ¡Gran ventaja!

Y buscan relatos, guías, curiosidades o consejos con una alta identidad cultural. Es decir, que te sumerjas a fondo en lo que cuentas y cómo lo cuentas. Ejemplos de artículos ya publicados: «Cómo enojar a un cubano» o «Cómo viajar gratis a Chile». Pagan por artículo publicado vía PayPal.

chicas

BootsnAll. Aquí además de aportar tu granito de arena haciendo un artículo puedes planificar y comprar viajes increíbles por el mundo. Quizá puedas financiarlo con tus relatos quién sabe.

Sus contenidos son muy especializados pero si consigues formar parte de su equipo, te pagarán por cada artículo publicado en inglés pero te pagarán bien.

chicos

Go Nomad. Aquí también tendrás que escribir en inglés. Se paga por cada caracter de texto y las historias pueden tener de 800 caracteres a 2.000. Haz tus cuentas.

También te asesoraran como a cualquiera de sus seguidores sobre dónde ir y por qué. Y te ayudarán a preparar tu viaje por muy raro que sea.

mama

Así que haz las maletas, coge papel y boli y… ¡A viajar trotamundos!

La opinión de Soficó. 13 años.

Pero mejor si te pagan el viaje y además, te pagan por contarlo. Yo me iría a Japón porque es extraño y hay cosas extrañas y por eso me pagarían más por contarlo.

¿Planeando la Semana Santa? Que no te engañen en la Red.

Para animarnos un poco con la vuelta a la realidad después de las Navidades, muchos comenzamos a planear qué vamos a hacer en las próximas vacaciones.

azul

Parece mentira pero el tiempo pasa volando y enseguida nos plantamos en Semana Santa, así que ya somos muchos los que estamos a la caza y captura de alguna oferta de avión o tren. Y por supuesto, de precios interesantes en hoteles, apartamentos o casa rurales. Pero… ¡cuidado! Es verdad que en Internet hay precios muy interesantes pero hay que saber cómo manejarlos.

avion

¿Qué ocurre cuando te metes, por ejemplo, a buscar un vuelo económico? Pones de dónde a dónde vas y normalmente, número de plazas. El buscador te ofrece una serie de tarifas con un margen de horarios. Tú eliges el que más se ajusta a tus planes y ellos te ofrecen varias alternativas en diferentes compañías.Eliges la que más te gusta pero en el último momento no compras.

Esta plataforma se queda con todos esos datos, ya sabe lo que andas buscando y también registra tu ID, es decir, la matrícula del ordenador desde el cual has hecho la búsqueda.

Pues bien, la próxima vez que entres en esa página, aunque solo hayan pasado unas horas, el precio se habrá incrementado. ¿Por qué? Solo para meterte prisa. El mensaje implícito es: «Compra ya porque en segundos el precio sube». Y es muy humano picar.

trenes

¿Qué se quiere conseguir con esto? Ponerte nerviosa y que les des el número de tu tarjeta de crédito de inmediato para hacer la compra. Pero hora bien, si te metes desde otro ordenador con otro ID y haces las mismas preguntas, verás que los precios iniciales se mantienen.

Esto es tan solo un juego de marketing para conseguir la venta inmediata. Por supuesto esto es igualmente aplicable, a otro tipo de reservas que hagas en la Red como habitaciones de hotel.

Quién no ha estado buscando plazas y te dicen que solo quedan 2 habitaciones de las características que tú buscas y a tiempo real, hay otras 2 personas interesadas.

Están forzando la venta, nada más. Así que ojo y que no os engañen.

platillos

La opinión de Soficó. 12 años.

¡Qué fuerte! Pues yo prefiero comprar en una agencia. No, mejor llamar por teléfono. Por si acaso.