Las madres que sufrimos a Pokemon Go.

Si las madres sufridoras de hijos adolescentes no teníamos bastante, llega al mercado español Pokemon Go.

Juego

Quién tenga un hijo o hija adolescente saben de lo que hablo y si tú aún no has llegado hasta este punto, no te preocupes que llegarás.

No es suficiente con tener a tu querido bebé convertido en un proyecto de persona con muchas dudas e inseguridades acerca de su identidad, recluyéndose en la soledad de su habitación, que por cierto es territorio privado, rodeado de Redes Sociales que por mucho que quieras controlar son tan inmensas que se convierten en incontrolables.

Además ahora aparece esa séptima maravilla del universo llamada «Pokemon Go». O el juego de la realidad aumentada.

Un joven murió atropellado por un tren mientras jugaba con esta aplicación. El chico no escuchó ni los gritos de la gente que estaba en el andén, ni la insistente bocina del maquinista.

Ya se han registrado varias situaciones de robos y de peligro en carreteras por ir a la caza de seres virtuales Pokemon Go.

Está claro, el juego aduce de tal manera a sus participantes, que pierden el contacto con la realidad «real», pasando a estar en un mundo paralelo virtual.

Y ahora, cómo podemos manejar los padres esta epidemia. Pues, a mi criterio no nos queda otra que confiar en que les hemos educado en la responsabilidad, creer en ellos y rezar. Porque confiscar o prohibir va a ser mucho peor.

Ánimo aunque Internet y las Apps no nos lo está poniendo nada fácil.

La opinión de Soficó. 14 años.

A ver yo no soy una experta en el tema de Pokemon Go, la verdad es que nunca he estado interesada en el tema de la serie de Pokemon o los videojuegos de Pokemon, digamos que no estoy muy puesta en estos temas. Aunque, no creo que sea muy peligroso, es decir, de todas las personas que hay en el mundo jugando a este juego solo hay unos pocos accidentes, osea, no me parece q sea un peligro, más bien es una tontería, bueno, a veces pueden pasar cosas, pero no es lo común.

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar