Teatros muy «muy» privados.

Dicen que hasta que no te aprietan los zapatos, no te sientas a pensar cómo solucionarlo y es cierto.

Lo único bueno que nos ha traído la famosísima crisis es el ingenio.

E ingeniosa y muy creativa ha sido la idea de los pequeños empresarios teatrales para auto gestionarse, creando el concepto o así lo llamo yo “Teatro de petit comité”.

¿Qué es esto? Algo muy exclusivo. ¿Te imaginas ver una obra de teatro en un garaje, en un salón privado o en un patio? ¡Y solo para un grupo reducido de personas!

Es una idea muy VIP ¿no crees?

La propuesta es tan original como el nombre de los lugares que la acogen.

La Casa de la Portera. La Pensión de las Pulgas o La Trastienda en Madrid. En Santiago de Compostela está A Regadeira de Adela o La Vilella de Barcelona.

Desde luego si quieres algo diferente, esta puede ser una experiencia teatral única.

Ahora que ya está entre nosotros el buen tiempo, podría ser un lujo ver una obra de teatro en escenarios tan exclusivos como un jardín privado o un ático con un cielo estrellado.

¿Hay alguien por ahí que les ceda su casa?

La opinión de Soficó. 11 años.

Se nota que estamos en tiempo de crisis ¿eh? A la gente ya se le ocurre cualquier cosa para ganar dinero y mira que es raro lo que se les ha ocurrido, ni yo soy capaz de pensar eso, pero es gracioso y no me importaría nada ir a una de esas obras. Pero si lo hacen en un salón, no van a tener mucho espacio ¿no? Y además, qué pasa con los efectos especiales ¿Tendrán? Habrá que ir a verlo.