Notas de Prensa

Sophie Cookson: “ponemos a Christine en el centro de la trama”

Sophie Cookson: “ponemos a Christine en el centro de la trama”

COSMO estrena en exclusiva en España el próximo lunes 6 de julio a las 23:00 horas el tercer capítulo de El escándalo de Christine Keeler, una serie que rememora un célebre affaire político (el caso Profumo), que derribó al gobierno británico en los años 60.  Escrita por la novelista y guionista galardonada con el BAFTA Amanda Coe y protagonizada por James Norton, Sophie Cookson, Emilia Fox, Ellie Bamber y Ben Miles, esta producción británica, de seis episodios, se adentra en uno de los escándalos más controvertidos de los tiempos modernos. La producción explora el juicio público al que se vio expuesta Christine Keeler, una aspirante a modelo que aún no había cumplido 20 años.

 

Hablamos con la actriz protagonista de El escándalo de Christine Keeler, la serie que COSMO estrena todos los lunes

 

En el tercer capítulo, Christine (Cookson) se encuentra perdida en Londres, sin saber dónde ir. Su acosador ‘Lucky’ Gordon (Anthony Welsh) todavía la está buscando, y está frustrada ya que el periódico aún no ha publicado su historia. Su amigo, el doctor Stephen Ward (Norton) denuncia el sospechoso robo de su colección privada de fotografías. Bajo una gran presión mediática, John Profumo (Miles) y Christine luchan a diario por retomar sus vidas mientras recuerdan el apresurado final de su infame romance. El ministro comenta a su esposa y colegas que los rumores son falsos, pero en privado usa toda su influencia para detener la historia. Al quedarse sin opciones, Profumo le pide a Stephen que intervenga.

 

 

Sophie Cookson es una actriz inglesa nacida en 1990, y en El escándalo de Christine Keeler interpreta a la protagonista. Desde que era pequeña se involucró en el canto y el teatro musical. Empezó la carrera de interpretación y, mientras estudiaba, se presentó a varias audiciones hasta que la seleccionaron para la miniserie Moonfleet (2013), pero fue un poco más tarde cuando consiguió el papel por el que sería más conocida: en la película Kingsman: Servicio Secreto (2014). Gracias a su buena acogida, la secuela Kingsman: El círculo de oro se estrenó en 2017, y Cookson también participó. Además de otros títulos como Las crónicas de Blancanieves: El cazador y la reina del hielo (2016), en televisión ha participado en la popular serie Gypsy (2017).

 

Mucha gente está familiarizada con la historia de Christine Keeler, pero… ¿qué fue lo que te llamó más la atención de los guiones y que te animó a interpretarla?

Amanda Coe ha escrito un guion perfecto, que va más allá de los titulares de una de las historias más emblemáticas del siglo XX. Su reexamen de los acontecimientos pone a Christine en el centro de la trama. Se conoce como el ‘caso Profumo’, pero había otra persona involucrada. Hay tantas historias que se cuentan desde una mirada masculina, pero este guion nos muestra de forma honesta a la mujer detrás de esta increíble historia. La serie se propone contarnos quién era esa jovencita.

¿Y quién era?

Keeler tenía solo 17 años cuando se mudó a Londres y pronto se vio envuelta en este escándalo, que la perseguiría el resto de su vida. La guionista nos presenta a una mujer valiente pero vulnerable, fuerte en algunos aspectos y débil en otros. Llegamos a descubrir comportamientos negativos, pero también muchos dignos de elogio.

¿Por qué la historia de Christine Keeler sigue estando de plena actualidad?

La historia es increíblemente importante porque estamos viendo muchas situaciones que están siendo juzgadas a través de una óptica masculina, y no únicamente en Inglaterra. Los escándalos políticos no han desaparecido. A Christine Keeler no se la escuchó. Había tantos hombres que le imponían sus puntos de vista y opiniones y decidían quién era y cómo debía comportarse que nunca tuvo la oportunidad de dar su versión de la historia. Incluso cuando estaba escribiendo su autobiografía siempre fue con el permiso de los sectores más influyentes de la sociedad. Con la nueva ola de feminismo, es muy interesante descubrir esta conmovedora historia sobre una mujer atrapada en los convencionalismos de la sociedad de la época.

¿Crees que este drama mostrará aspectos menos conocidos del personaje?

El caso Profumo forma ya parte de nuestra cultura y es mencionado en muchos libros, películas y series de televisión. Mucha gente, ya desde los inicios del escándalo, tenía una opinión muy clara sobre Christine: la veían como un objeto sexual. Incluso hoy en día la siguen considerando como una joven que tuvo sexo con un hombre famoso, y también con muchos otros. Estoy segura de que todos los hombres de esta historia se habían acostado con tanta gente como ella – o incluso más-, pero a ellos nunca se les juzgó.

 

La mostráis de otra forma…

Sí. Hemos hecho un ejercicio de revisionismo, y esto ha sido muy interesante. Por ejemplo, mostrar que tuvo una infancia increíblemente dura. Vivió un calvario. Creció en un vagón de ferrocarril convertido en alojamiento que no tenía electricidad ni agua corriente e intentó abortar cuando todavía era una adolescente. Tuvo una existencia muy trágica, pero siempre será considerada casi como una prostituta, y desde luego no lo era.

¿Hay alguna diferencia a la hora de interpretar a un personaje que realmente existió frente a otro ficticio?

Sentí una gran responsabilidad. Quise hacer justicia a una mujer tan convencida de su inocencia que nunca quiso ser retratada como una víctima, por lo que encontrar la mejor forma de interpretarla fue muy importante para mí. Nunca había dado vida a un personaje real antes, y podía sobresaturarme de información: hay una línea muy fina entre ser fiel al personaje y saber cuándo dejar de leer toda la investigación sobre el caso Profumo. Al final, tuve que dejar de lado casi todo lo que había investigado y ceñirme más a lo que la guionista Amanda Coe había escrito.

¿Cómo interpretaste a la protagonista?

En la audición mostré mi visión de Christine Keeler, la que yo creía era la adecuada… ¡y gustó! La interpreté de tal forma que fuera accesible a un público moderno, que permitiera a la audiencia conectar con Christine de una forma diferente: para la opinión pública era, como mínimo, una joven antipática. Había mujeres persiguiéndola por la calle, golpeando su coche con sus bolsos y gritándole palabras desagradables. Era muy importante que el equipo creativo se asegurara de que nuestra Christine fuera compleja, pero a la vez muy humana.

 

¿Cómo has trabajado el personaje de Christine en la mirada? ¿Puedes hablarnos de su vestuario?

Andrea Harkin (la directora) me animó a interpretar a Christine a través de su mirada, su apariencia y su acento, y funcionó. Me lo pasé muy bien haciéndolo así. Era una mujer de aspecto espectacular y durante el juicio tenía a Vidal Sassoon peinándola. Además, el periódico Daily Mirror, que pagó por contar su historia, le permitió llevar un estilismo muy complejo.  Pero no queríamos mostrarla solo como una mujer hermosa y también quisimos resaltar aspectos no tan conocidos de su personalidad. Es cierto que era una mujer con un gran encanto físico, pero… ¿cómo era en la intimidad? ¿cómo consiguió adaptarse a las oportunidades que le ofrecía su belleza?

 

¿Cómo era el mundo de Christine? ¿Puedes hablar de su casa de Notting Hill y de su relación con Johnny?

En una de las primeras escenas de la serie se ve a Christine con Johnny Edgecombe (interpretado por Nathan Stewart-Jarrett), que era músico de jazz. Christine estaba muy enamorada de él. Vivían en una habitación muy pequeña y con muy poco dinero. Rodamos una escena en la que Christine está tratando de conseguir un trabajo de modelo y en lugar de salir a tiempo para la audición, ella y Johnny se quedan en la cama practicando sexo y fumando hierba. Es uno de los pocos momentos en los que se nos muestra a Christine realmente feliz. Pero la relación se estropea muy rápidamente.

¿Cuál es la relación de Christine con Stephen Ward? ¿Cómo comienza y se desarrolla?

Christine y Stephen (James Norton) se conocieron cuando ella empezó a frecuentar los clubes de Londres. Al instante se sintió atraída por este hombre increíblemente carismático, que parecía ejercer mucho poder. Creo que Stephen la usó para entretener a sus contactos, pero ella lo amaba, aunque era una relación más de hermanos que de pareja. Por eso todo el escándalo fue tan doloroso para ella.

Stephen Ward está interpretado por James Norton. ¿Qué aportó al personaje?

Resultó estupendo trabajar con James Norton. Realmente consigue meterse en el papel de Stephen, el responsable de presentar a Christine a todos esos hombres famosos. Nos lo pasamos muy bien trabajando juntos y es un gran profesional.

 

¿Cómo fue la química con Ellie Bamber, la actriz que interpreta a Mandy Rice-Davies, tu amiga en la ficción?

Tengo mucha suerte de haber trabajado con Ellie Bamber, es una gran actriz. Fue muy difícil encontrar a una intérprete para el papel. Mandy era amable, pero al mismo tiempo podía ser muy despiadada. Realizamos muchas pruebas para ver con quién tenía más química. En cuanto la eligieron nos pusimos a charlar y la sintonía surgió. El guion de Amanda Coe es brillante, y contribuyó a esa sensación de camaradería entre nosotras que queda patente en la serie.

Describe la relación entre Christine y Profumo (interpretado por Ben Miles)

Fue una relación difícil de definir en términos absolutos. Existió un romance entre ellos y ella estaba muy impresionada con él. No creo que tuviera ni idea de quién era John Profumo cuando lo conoció, así que darse cuenta de que mantenía un affaire con una figura tan importante en el Gobierno le resultó, como mínimo, muy estimulante. Se divirtieron juntos, pero no creo que estuvieran enamorados.

¿Cómo fue recrear la icónica sesión fotográfica de Lewis Morley?

Filmamos la famosa escena de la silla antes de empezar a rodar la serie, cuando todavía estaba pensando en cómo iba a interpretar a Christine. En su momento se pensó que la joven estaba completamente desnuda en esta sesión, pero lo cierto es que llevaba pantalones. Ella decidió usarlos. Hablamos entre el equipo sobre cómo parece que es una persona diferente en cada imagen. Pero se muestra tal y como era: una joven libre y que disfrutaba de la vida, así que es como decidí interpretarla.

 

El título original es The Trial (juicio, en inglés) of Christine Keeler, pero la serie abarca mucho más que el juicio…

Sí, sin duda. El título original es inteligente, porque es un reexamen de la vida de Christine y las pruebas y problemas por los que pasó, incluyendo todos los aspectos del proceso judicial. Pero la historia abarca mucho más: la sociedad es muy rápida en juzgar y en la época se pensó que Profumo no cometió ningún crimen y Stephen era un chivo expiatorio. Pero nadie fue juzgado con más dureza que Christine en toda esta historia. La serie trata de aportar un ángulo nuevo y cambiar el enfoque tradicional.

Describe a Christine en una palabra…

Yo diría que valiente. Desde su adolescencia se enfrentó a tantos obstáculos: las diferencias de clase, los abusos que sufrió, quedarse embarazada a los 17 años, mudarse a Londres para vivir su vida… pero, pese a todo, sobrevivió. El intenso escrutinio al que fue sometida su vida desde el momento en que estalló el escándalo fue extraordinario. Estoy tan conmovida por su aplomo y su dignidad. En mi opinión ella es una de esas personas que siempre son valientes ante las adversidades de la vida.

 

¿Cuáles son los temas universales de la serie que esperas que interesen a una audiencia global?

El escándalo de Christine Keeler es una historia muy humana. Por descontado tenemos la dimensión política del escándalo, y eso es algo que lamentablemente sigue de actualidad en muchos países. Pero también es una historia de amor y amistad, la suya con Stephen y Mandy. La serie habla sobre corazones rotos, de levantarte cuando has sido golpeada por la vida y enfrentarte al mundo. No puedo pensar en una historia más universal.

 

Estreno capítulo 3: lunes 6 de julio, a las 23:00 h. Disponible bajo demanda cada semana, según emisión.

Una vez emitidos todos los episodios, la serie pasará a estar completa.