Usamos cookies propias de COSMOPOLITAN IBERIA S.L. y de terceros para conservar sus preferencias, finalidades analíticas y de publicidad comportamental para la elaboración de perfiles basado en sus datos de navegación. Al navegar por este Sitio Web, acepta su instalación y uso. Puedes aquí consultar nuestra Política de Cookies y, si quieres, cambiar tus preferencias.
Buscar en cosmopolitantv.es

Sexo

Muñecas sexuales hiperrealistas

Cuando la realidad supera a la ficción

Muñecas sexuales hiperrealistas
Cuando pensamos en una muñeca sexual rápidamente nos viene a la cabeza las muñecas hinchables, esos seres inanimados de plástico, "difíciles de ver" y famosas en las despedidas de soltero. Pero en lo referente al placer sexual, la cosa se complica, y por suerte o por desgracia, son sólo unos pocos los que se atreven a consumar con una mujer de plástico de formas dudosas.

Bienvenidos al futuro, al 2015. Proliferan las muñecas sexuales hiperrealistas, o lo que es lo mismo, seres de aspecto casi real, con pestañas y pelo natural, que pueden articularse para llegar a practicar un considerable tanto por ciento de las posturas del Kamasutra. Mujeres, y también hombres, que no envejecen, cuya piel tiene un tacto muy similar a la humana y con órganos sexuales y cuerpos que pueden almacenar la temperatura, para que la falta de “calor humano” no sea un impedimento para probar, y hasta disfrutar, estos sofisticados juguetes sexuales.


Productos de lujo que oscilan entre los 5.000 euros (los modelos más sencillos) hasta 25.000 euros.


El negocio de las muñecas sexuales hiperrealistas responde al nombre de Sinthetics y tiene base en Los Angeles. Actualmente está en plena expansión y ya existen comunidades y foros en Internet, como como thedollforum.com o ourdollcommunity.com, donde personas que han comprado una de ellas cuelgan fotos e intercambian sus experiencias. Como en las parejas reales, tras algún tiempo de convivencia el sexo empieza a dejar de ser tan frecuente hasta llegar a desaparecer. Pero las muñecas siguen requiriendo cuidados. Hay que peinarlas, vestirlas, cambiarlas de posición y elegir los complementos que mejor vayan con su personalidad.

Pero, ¿cuál es el perfil del hombre o mujer que se decide a comprar una muñeca/o sexual y que cuenta con 5.900 dólares, la cantidad mínima a desembolsar para hacerse con la versión más modesta de uno de estos dioses de silicona? Según reconoce Krivicke, fundador de la compañía Sinthetics, “la gran mayoría de nuestros compradores son gente fascinada por el cuerpo humano y tan “sanos” como cualquiera que puedas cruzarte en la calle”. No solo son razones sexuales las que llevan a alguien a adquirir estos productos y satisfacer sus fantasías. Algunos también buscan “una muñeca que les ayude emocionalmente tras la pérdida de un ser querido, puesto que durante el duelo no están en condiciones de embarcarse en una nueva relación. Las muñecas actúan entonces como un “puente” hasta que la confianza vuelva (…) Algunas parejas encuentran que los maniquíes son una forma segura de introducir un tercero, ya que no hay sentimientos de por medio. Es otra manera de exploración sexual, pero sin cuernos. Las muñecas pueden hacer también el papel de sustitutos sexuales cuando uno de los miembros de la pareja no puede disfrutar del sexo, generalmente por razones de salud, y no se quiere a otra persona”.

Ojo chicas, también hay versión masculina, un modelo de felpa que responde al nombre de Nick, producto de Abyss Creations.

Comentarios

¡Anímate!, aquí se publicarán los comentarios sobre este contenido... sé el/la primer@ en participar!!
 
Más noticias


Publicidad





¿Quieres recibir actualizaciones de NOTICIAS en tu dispositivo?
Ahora no ¡Vale, suscríbeme!
Tu dispositivo no puede recibir notificaciones, puede ser porque este sitio esté bloqueado.
¿Cómo desbloqueo?

Si ya está desbloqueado y sigue sin funcionar, entonces es porque tu navegador no es compatible para recibir este tipo de notificaciones