Usamos cookies propias de COSMOPOLITAN IBERIA S.L. y de terceros para conservar sus preferencias, finalidades analíticas y de publicidad comportamental para la elaboración de perfiles basado en sus datos de navegación. Al navegar por este Sitio Web, acepta su instalación y uso.
Puedes aquí consultar nuestra Política de Cookies y, si quieres, cambiar tus preferencias.

Actualidad

Cómo escapar de la friendzone

¿Cómo que sólo me quieres como amiga?

Cómo escapar de la friendzone


Esta misma semana en Cosmo te hablábamos de la maldita friendzone, o zona de amigos: ese lugar tenebroso al que van a parar nuestros sentimientos cuando confesamos nuestro amor por alguien y este nos advierte querernos solo "como amig@s".

Podemos enarbolar la bandera de la derrota, o bien podemos hacer un último esfuerzo por sacar a relucir lo que él parece negarse a ver: que no hay nadie mejor que tú para estar a su lado.

Coge tu brújula porque te vamos a ayudar a salir de esa oscura zona con estos consejos para escapar de la friendzone.

1- Aclara tus ideas: muchas veces confundimos amor con un simple calentón. Es decir, ¿realmente quieres empezar una relación con esa persona o se trata de algo mucho más puntual? Siempre tenemos que tener en cuenta que nuestras palabras de confesión pueden trastocar la amistad para peor, así que lo mejor es aclararnos nosotros primero.


2- Pon una distancia de seguridad: cuando le das a alguien todo bien mascado, sobre todo ocurre en el caso de los hombres, estos pierden interés por la mera facilidad que tendrían para conseguirlo. Si damos un paso atrás y buscamos nuestra propia felicidad, no sólo aclararemos nuestra cabeza como recomendamos en el punto uno, sino que haremos gala de una independencia que resulta considerablemente atractiva a ojos de otro.

3- Sinceridad: aunque estemos recomendando ciertas pautas de comportamiento, no hay que olvidar que lo que buscamos es una relación, y estas han de basarse en la sinceridad. En ocasiones una confesión con la mano en el corazón puede ser lo más atractivo que podemos hacer, pues el valor que se demuestra al desnudar nuestra alma nos hace gana enteros ante la otra persona.

4- Tentar tu suerte: ¿hay mejor manera de que alguien se interese por algo que hacerle creer que está a punto de perderlo? No es cuestión de irnos tras la primera ocasión que se nos presente, sino de hacerle creer a él que vamos a hacerlo.


5- Lanzar los anzuelos: si él no parece muy convencido, siempre puedes lanzarle indirectas que arraiguen en su mente como semillas. Propón, siempre con algo de humor y confianza, la posibilidad de un encuentro sexual esporádico alegando que sientes curiosidad por cómo os iría. Aunque se niegue en un primer momento, su cabeza ya estará infectada con una idea que irá creciendo cada vez que os encontréis.

6- Ser consciente de que no existe la derrota: porque si él acaba por negarse, es él quién se lo pierde. Faltaría más. 

Imagen Vía

Comentarios

¡Anímate!, aquí se publicarán los comentarios sobre este contenido... sé el/la primer@ en participar!!
 


Publicidad