Usamos cookies propias de COSMOPOLITAN IBERIA S.L. y de terceros para conservar sus preferencias, finalidades analíticas y de publicidad comportamental para la elaboración de perfiles basado en sus datos de navegación. Al navegar por este Sitio Web, acepta su instalación y uso. Puedes aquí consultar nuestra Política de Cookies y, si quieres, cambiar tus preferencias.
Buscar en cosmopolitantv.es

Actualidad

España celebra 15 años de la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo

Así es como llegó a España

En 2004 el PSOE de Jose Luis Rodríguez Zapatero llevaba en su programa la legalización del matrimonio en España de personas del mismo sexo. Tras ganar las elecciones esta promesa se materializó después de un bronco debate el 30 de junio de 2005 en el Parlamento, y el 3 julio de ese mismo año entró en vigor la ley que reconocía los matrimonios de esta naturaleza, con todos los derechos, incluidos la adopción, pensión y herencia.


No faltaron las manifestaciones sociales en contra, y a favor, en un debate tan necesario como urgente en aquellos tiempos. El 66% de los españoles apoyaban esta ley, que contó con la oposición de la Iglesia Católica, que lo consideraba un ataque a la institución del matrimonio.


El Partido Popular intentó ir contra la ley mediante un recurso presentado a principios de noviembre de 2012 ante el Tribunal Constitucional, pero resultó infructuoso, dado que el fallo por votos fue claro; ocho jueces votaron a favor de que se trataba de una ley constitucional, mientras que sólo 3 mostraron su oposición a la misma, aludiendo que no lo era. 


La ley fue tan bien acogida que tan sólo durante el primer año de vigor más de cuatro mil quinientas parejas se casaron en nuestro país. Incluso el propio Ministerio de Justicia matizó que los extranjeros que se casaran con un español, o entre ellos, y que pertenecieran a países donde esta ley todavía no había llegado, podían hacerlo en España sin ningún problema, lo que animó a muchos turistas a visitarnos.

Parejas de hecho

Cataluña fue la primera comunidad autónoma española en aprobar las parejas de hecho, con la que los contrayentes conseguían algunas ventajas administrativas. Los catalanes se adelantaron en 1998 con esta aprobación, que no permitía la adopción conjunta todavía de niños por parte de las parejas homosexuales.


Navarra fue un paso más lejos en el año 2000 y aprobaron una ley similar pero con la posibilidad de adopción por parte de las parejas homosexuales, con la oposición de la Unión del Pueblo Navarro, igualmente el Partido Popular recurrió la decisión al Tribunal Constitucional, esgrimiendo que había que defender los derechos de los menores por encima de los de las parejas.


En ese momento los solteros podían adoptar legalmente en España, por lo que una pareja homosexual, en la práctica podía hacerlo, aunque si el progenitor legal fallecía, el otro se quedaba sin el derecho. Sólo el Estado puede otorgar y regular las formas de matrimonio, y no las comunidades autónomas. 


En varias ocasiones, desde 1994 se habían intentado aprobar a nivel nacional leyes de parejas de hecho para todo tipo de uniones, homosexuales y heterosexuales, pero sin éxito alguno. No fue hasta septiembre de 2001 que se intentó incluir el concepto de matrimonio entre parejas homosexuales en una legislación que modificara el Código Civil vigente.

La aprobación de la ley

Juan Fernando López Aguilar, ministro de Justicia en 2004, anunciaba a finales de junio de ese año que había aprobado de forma provisional la proposición de ley que convertiría en un derecho el matrimonio entre parejas del mismo sexo, cumpliendo de esa manera con la promesa electoral que les había proporcionado muchos votos por parte de muchos españoles y españolas en las elecciones presidenciales previas. 


La proposición de ley llevaba también dos enmiendas interesantes, por un lado la presencia del estatus legal para todas las parejas de hecho homosexuales y heterosexuales, que así lo solicitaran o tramitaran, al igual que la posibilidad de poderse cambiar de nombre sin cirugía previa, a todo los transexuales que lo tramitaran. 


El proyecto de ley fue aprobado el 21 de abril de 2005 por el Congreso de los Diputados, tras ser aceptado a trámite por el Consejo de Ministros previamente, el 1 de octubre de ese mismo año, aunque el Senado, com mayoría del Partido Popular, lo tumbó el 22 de junio, al poseer la mayoría de los escaños en esta cámara. 


Finalmente el 30 de junio de 2005 el Congreso levantó el veto del Senado y la ley fue aprobada con 187 votos a favor y 147 en contra junto a cuatro abstenciones. La aprobación definitiva el 2 de julio de 2005 convirtió a España en el tercer país del mundo en aprobar este tipo de leyes, junto a Bélgica y Países Bajos, y Canadá que se sumaría poco después.

Las primeras bodas

Pasaron pocos días de la publicación de la ley, cuando el 11 de julio de 2005 se celebraba en Tres Cantos, Madrid, la primera boda entre dos personas del mismo sexo en España, una fecha histórica en la que Carlos Maturin y Emilio Méndez, una pareja que vivían juntos desde hacía más de tres décadas, por fin pudieron cumplir su sueño en absoluta libertad y bajo el abrigo de una ley que les amparaba.


El 22 de julio de este mismo año, Barcelona era el escenario de la primera boda nacional entre dos mujeres, igual de emocionante que la primera de Tres Cantos, en un contexto de absoluta alegría y festividad. Mucho había tenido que pasar para conseguir un derecho tan sencillo como el logrado con tanto esfuerzo.

Adopción

Las leyes españolas seguían prohibiendo por entonces que el hijo de una mujer lesbiana pudiera ser reconocido legalmente por su pareja mujer, y los trámites eran tortuosos y complicados; algo que las parejas de hombres homosexuales evitaban ya que sólo bastaba con que el progenitor reconociera al niño. 


El Gobierno de España modificó la Ley de Reproducción Asistida, el 7 de noviembre de 2006, lo que abrió la puerta a que las madres no biológicas, pudieran ya reconocer como propios también a los niños nacidos dentro del seno de un matrimonio entre dos mujeres, algo que acabó con los complicados y escabrosos periplos legales que debían emprender antes para intentar lograr el mismo reconocimiento. 


Como ya señalamos, España fue el tercer país del mundo en aprobar esta ley de matrimonio entre personas del mismo sexo, pero en lugares como Massachusetts en EE.UU., el derecho se consiguió mediante un procedimiento judicial, y aunque no fue la forma más bonita ni elegante, el fin que suma libertades y derechos mereció la pena por feo que fuera el camino.

Principio de legalidad

La Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo dictaminó en mayo de 2009 que ningún juez español podía ni debía oponerse al matrimonio entre homosexuales, ante la negativa de algún magistrado a celebrar las bodas ya que transgredían, en su opinión, sus creencias y convicciones católicas.


La sala fue muy clara al prohibir argumentar motivos de conciencia por parte de los jueces que se negaran a celebrar estas bodas, ya que el principio que pondera en estos casos, a juicio del tribunal, es el principio de legalidad, que está por encima de toda las razones de conciencia que se puedan argumentar en cada caso en particular.


La fecha del 3 de julio de 2005 quedará marcada en la historia de nuestro país como un día importante, en el que se conquistó una meta sencilla, incluso humilde, pero tremendamente importante en pro del amor y los derechos básicos de cualquier ciudadano a vivir como quiera su vida, y bajo el amparo del marco legal que nos hemos dado todos y todas, para alcanzar una convivencia en armonía y paz.
¡Anímate!, aquí se publicarán los comentarios sobre este contenido... sé el/la primer@ en participar!!
 
Más noticias


¿Quieres recibir actualizaciones de NOTICIAS en tu dispositivo?
Ahora no ¡Vale, suscríbeme!
Tu dispositivo no puede recibir notificaciones, puede ser porque este sitio esté bloqueado.
¿Cómo desbloqueo?

Si ya está desbloqueado y sigue sin funcionar, entonces es porque tu navegador no es compatible para recibir este tipo de notificaciones