Usamos cookies propias de COSMOPOLITAN IBERIA S.L. y de terceros para conservar sus preferencias, finalidades analíticas y de publicidad comportamental para la elaboración de perfiles basado en sus datos de navegación. Al navegar por este Sitio Web, acepta su instalación y uso. Puedes aquí consultar nuestra Política de Cookies y, si quieres, cambiar tus preferencias.
Buscar en cosmopolitantv.es

Actualidad

El origen de la leyenda de Papá Noel

Ho Ho Ho


La navidad llega puntual a su cita como cada año. Días de reencuentros, buenos sentimientos, canciones y cariño, pero no nos engañemos, también es la época de queridos y jugosos regalos.

No es que queramos hacer especial hincapié en la parte materialista de estas fiestas, pero a nadie le amarga ni un dulce ni un buen regalo, ¿cierto?

De hecho, hemos pasado de recibir regalos a principios del mes de enero por sus Majestades de Oriente a duplicar los días de abrir presentes incorporando a nuestra tradición a la otra gran figura de la navidad, Papa Noel. O Santa Claus, si lo prefieres.

Este orondo y bonachón personaje tiene su origen en una persona real: el obispo Nicolás de Myra,que más adelante se conoció como San Nicolás. También recibe el nombre de San Nicolás de Bari, pues vivió en la ciudad italiana allá por el lejano siglo IV.


Sabemos que el hombre era conocido por su gran generosidad.

El caso que le dio a conocer tenía también como protagonistas a tres doncellas hermanas de su ciudad. Su padre tenía la oportunidad de casarlas pero en aquellos tiempos era obligatorio entregar igualmente una dote a la familia del novio. El padre solo tenía dinero para casar a dos de ellas así que tomó la terrible decisión de vender a la menor de ellas para pagar las otras dos dotes.

Esto llegó a oídos del obispo que, bajo el amparo de la noche, se coló en la casa de la familia por una ventana abierta con una buena cantidad de monedas de oro, que colocó dentro de tres medias, cada una de ellas perteneciente a una de las hermanas.

La familia, agradecida, ayudó a hacer correr el rumor de que el bondadoso obispo recorría las casas de los ciudadanos haciendo regalos. Las clases menos favorecidas de la ciudad pronto lo tomaron como su protector y comenzaron a rezarle para que les sacara de su ruina.

La leyenda de este obispo pronto se propagó por toda Europa y una décadas después esta leyenda fue mutando. San Nicolás ya no era una persona real, sino un ser inmortal que recorría el mundo dando presentes. Cada diciembre, el mes en el que falleció el verdadero Nicolás de Myra, los padres convencían a sus hijos de que, si eran buenos, este personaje pasaría por su casa para dejarles un regalo. La idea de servir en una mesa leche y galletas para satisfacer a San Nicolás también pertenece a esta época.


Imagen Vía

Una vez el cristianismo dominó occidente y se comenzó a celebrar la Pascua, el día en el que el santo recorría el mundo se afianzó en el mismo día de navidad, es decir, la mañana del 25 de diciembre.

En el S. XVI se produjo una Reforma Protestante que eliminó varios símbolos cristianos de estas fiestas pero no eliminó la celebración en sí. A San Nicolás se le quitó la categoría de santo cristiano pero siguió existiendo y repartiendo regalos el mismo día, solo que con otro nombre. Los alemanes le llamaban Sinterklaass que, fonéticamente, fue traducido al inglés como Santa Claus.

En 1808 el escritor norteamericano Washington Irving, también creador de la Leyenda de Sleepy Hollow, esccribía una sátira titulada  'La historia de Nueva York desde el principio del mundo hasta la caída de la Dinastía Alemana de Diedrich Knickerbocker', en la que describía una nueva reencarnación del personaje, esta vez lanzando regalos por las chimeneas de los ciudadanos en un trineo tirado... por caballos.

La representación física del personaje pasó de tener connotaciones eclesiástica a parecerse más a la imagen que tenemos hoy de él gracias a diferentes escritores que lo incluyeron en sus obras, aunque quien finalmente dio con la imagen definitiva fue un ilustrador, Haddon Sundblom, que trabajaba como publicita para la marca Coca-Cola en 1931: el traje rojo, los renos, nariz y mejillas coloradas y una risa bonachona.

El resto es historia.

Por supuesto, Santa tiene su base en pleno ártico, donde trabaja todo el año acompañado por sus elfos ayudantes. Y es precisamente 'Ártico' el nombre de la serie que Cosmo emite para tu deleite. Aunque no esperes aquí regalos y buenos sentimientos pues en un thriller de misterio que te mantendrá pegado en la silla.

Puedes ver 'Ártico' en las emisiones que señalamos en este enlace, o bien bajo demanda, y podrás verla cuando quieras desde el operador de televisión que poseas, para lo que te recomendamos pinchar en este otro enlace.

¡Felices fiestas y grandes regalos para todos!

Imagen de portada Vía
¡Anímate!, aquí se publicarán los comentarios sobre este contenido... sé el/la primer@ en participar!!
 






¿Quieres recibir actualizaciones de NOTICIAS en tu dispositivo?
Ahora no ¡Vale, suscríbeme!
Tu dispositivo no puede recibir notificaciones, puede ser porque este sitio esté bloqueado.
¿Cómo desbloqueo?

Si ya está desbloqueado y sigue sin funcionar, entonces es porque tu navegador no es compatible para recibir este tipo de notificaciones