Usamos cookies propias de COSMOPOLITAN IBERIA S.L. y de terceros para conservar sus preferencias, finalidades analíticas y de publicidad comportamental para la elaboración de perfiles basado en sus datos de navegación. Al navegar por este Sitio Web, acepta su instalación y uso. Puedes aquí consultar nuestra Política de Cookies y, si quieres, cambiar tus preferencias.
Buscar en cosmopolitantv.es

Psicología

Influencers

Romper con los estereotipos

Son actuales, son tendencia, hay que buscarlos e imitarlos, son influencers. 
Su fama se mide por el número de personas a las que gustan, son los nuevos gurús, o eso nos hacen creer.
Comentamos el daño que pueden llegar a hacer, la poca personalidad de quien los sigue o la información sesgada e irreal que se recibe de ellos.
Nadie con una edad y cierta dignidad admite que se deja influir por estos seres. ¡Como si dejarnos seducir por lo que nos rodea fuese algo novedoso!

foto


Voy a romper una lanza a favor de los influencers, he tenido miles en mi vida, unos me han marcado mucho y otros han sido de momentazo pasajero, pero con todos me he emocionado. Comienzo por mi infancia, mi entorno familiar y su ascendiente sobre mi pequeña persona.

foto


Mi gusto por los zapatos viene de mi abuela paterna que tenía adicción por ellos. Elegía su ropa a partir del calzado, era lo más importante de su outfit.


Podría pensar que esa pasión compartida es genética pero recuerdo oírla hablar sobre calidades y ver como se cambiaba de calzado para conducir. Cuando tuve cierta edad, me daba dinero por mi cumpleaños y me animaba a patearme las mejores zapaterías de la ciudad buscando algo que me entusiasmase y que me quedase como un guante. Me atrevo a decir que me dejé influir.
A ella le debo también el placer de cocinar con muchas especias o el preferir tomar el café en vaso, aunque no en cualquier vaso.
Mi otra abuela, la de Bilbao, con su bacalao al pil pil, su marmitako o su ‘importante que haga chup chup lentamente’ fue igual de responsable de mi gusto por liarme entre fogones.

foto


Mi afición a todo tipo de cremas y potingues se la voy a atribuir a mi madre. A mi madrina el descubrir que desde la calma y sin gritar se puede manejar un imperio, aunque sea pequeñito y no ocupe más que el espacio de tu casa. 
A mi hermano distinguir los coches por marcas, modelos y motores…. Y no sólo por colores. A la pequeña de la casa le debo haber alargado un poco más mi infancia jugando con muñecas a pesar de ser ya “mayor para eso”.

Convivir con una biblioteca abarrotada, pilas de novelas  al lado de cada cama o del sofá y hasta varios ejemplares en el baño, supongo que ayudó un poco a que me interesase por la lectura. Mi padre me compraba libros o me iba prestando los de su estantería según creía que iba teniendo edad para entenderlos y para disfrutarlos.

foto


Del colegio recuerdo a la guapa de la clase, a la simpática o a la que tenía pelazo. Yo quise tener flequillo, gafas y escayola, a los diez años ese kit me parecía lo más cool.

Con mis amigas del alma quise mimetizarme, a saber quien influía en quien en esa época en las que todas llevábamos los mismos rizos, la misma trenca y las mismas hombreras. No hubiese sabido cómo transmitirlo entonces pero sentirme parte de esa tribu fue muy importante para mi.

foto


Luego estaban las mayores, esas a las que todo les quedaba fascinante, el cantante de moda de turno, la hermana de mi vecina, la actriz que salía en la tele o cualquiera que me pareciese especial y se me cruzase por la calle.

Podría deciros que ya no me dejo influir pero mentiría como una bellaca. Disfruto con premeditación y alevosía de múltiples superficialidades.
Me dejo seducir por cualquier cosa que me produzca una emoción positiva. Lo mismo me enamoro de unas botas moteras, de una libreta fucsia o de un filósofo renombrado del que yo nunca había oido hablar.

foto


Me inspira una obra de arte, un cuadro abstracto en colores pastel, una pintura impresionista, una buena conversación, una persona con intereses distintos a los míos y otra con gustos parecidos.

Me encanta dejarme empapar por el entorno, lo que no significa que pierda mi esencia ni que me llame la atención cualquier cosa que surja a mi alrededor.
Me atraen objetos , personas e ideas que yo considero bonitas. Me declaro absolutamente influenciable y creo que eso es parte de la gracia de vivir en sociedad.

foto

 
Soy de naturaleza optimista pero también tengo de vez en cuando un día tonto, en ese momento soy más impresionable todavía, entonces hasta la lluvia o el frío me hacen vulnerable.
Conozco muchas de las cosas que contribuyen a mejorar mi estado de ánimo y me dejo influir por ellas. 

El deporte me sienta de maravilla, así que si alguien me sugiere salir a correr, dar un paseo o acompañarle a la piscina, soy fácil de convencer.
Juego a disfrazarme con la falda o el peinado tendencia, sólo por curiosidad de cómo me veo con ello.
Me cargan de energía las personas que trasmiten buen rollo, así que procuro impregnarme de su halo.

foto


Igual que me consiento entregarme de vez en cuando a cualquier placer superficial sólo por pasar un rato entretenido, me permito discrepar y obviar lo que no me produce ningún tipo de emoción.
Procuro no olvidarme nunca del sentido común, hasta cuando decido hacer una locura o me dejo llevar por la marea. 

Bienvenidos influencers e influencias, sin perder de vista que sólo son eso. Todo en su justa medida …. y cuál es esta es una decisión personal e intransferible.


Sobre la autora: 
Ingrid Pistono, licenciada en Psicología con Máster en Psicoterapia del Bienestar Emocional.

Ingrid Pistono
Ingrid Pistono, licenciada en Psicología con Máster en Psicoterapia del Bienestar Emocional.


Arco, de Madrid: Hace 10 meses

Me encanta tu articulo, me hizo reflexionar, podemos usar la palabra inglesa , pero es sencillo, el ser humano por su naturaleza social.y comunicativa se deja influir e influye en los demas en todos los aapectos de la vida Y eso siempre es bueno, la diversidad enriquece, solo como bien dices hay que saber donde esta el limite. Como siempre un gran articulo, siempre me sorprendes!

susana, de Madrid: Hace 10 meses

Es verdad q todas en algún momento hemos vivido situaciones o personas en la vida que han influido en nuestra trayectoria personal...m ha gustado tu articulo... y sí, yo sigo a alguna influencer para ver que se “ cuece por ahí “ que se lleva, que restaurantes merecen la pena, exposiciones,nuevas actividades...

Margarita, de Guitiriz: Hace 10 meses

Sorprendente este artículo, empecé a leerlo pensando que no me gustaba nada el tema y por el contrario, me ha encantado. Muy buen enfoque sobre un tema tan actual. Gracias por compartirlo.

Ana, de Gijon: Hace 10 meses

¡Que agradable me ha resultado leer tu artículo! Ha sido entrañable hacer memoria y recordar a las personas que me influenciaron

Silvia, de Madrid: Hace 10 meses

Que bonitas reflexiones Ingrid y que suerte tener esas influencias!! Esas sí que eran de verdad porque seguro que no pretendían serlo ni cobraban por ello 😉

Paola, de Madrid: Hace 10 meses

Que buen artículo. Recordar a los primeros influencers de nuestras vidas es hacer un viaje al pasado, volver a vivir aunque sea por unos instantes aquellos momentos y situaciones que nos marcaron.

Dunia, de Gijon: Hace 10 meses

Es divertido hacer un repaso de a quien debes tus aficiones, en el fondo todos nos dejamos influenciar, pero como en la moda, conscientes de nuestro gusto personal. Adaptamos tendencias a nuestro estilo,de lo contrario sería pura imitación que sí que es aburrída!!!

Consuelo, de Madrid: Hace 10 meses

Me encanta que recuerdes quien te ha influenciado en tu vida, yo también tengo los míos, los encuentro más auténticos que los influencers de hoy en día, por lo menos seguíamos a personas que conocíamos o que tenían alguna relación con nosotros, no perfectos desconocidos!

fernanda, de madrid: Hace 10 meses

Me ha encantado la lista de los influencers de tu vida Ingrid, personales e intransferibles, que a diferencia de los de hoy día y aunque llegan a más gente , influencian sin profundizar en lo que realmente necesita cada uno.Muchas gracias por recordarnos esas figuras familiares que tanto nos han ayudado a encontrar nuestro camino.

Ana Pozas Mariscal, de : Hace 10 meses

Muy original, ese tipo de influencers me gustan y no solo eso, creo que son positivas y necesarias. Enhorabuena por tu nuevo articulo.

 
Más noticias






¿Quieres recibir actualizaciones de NOTICIAS en tu dispositivo?
Ahora no ¡Vale, suscríbeme!
Tu dispositivo no puede recibir notificaciones, puede ser porque este sitio esté bloqueado.
¿Cómo desbloqueo?

Si ya está desbloqueado y sigue sin funcionar, entonces es porque tu navegador no es compatible para recibir este tipo de notificaciones