Usamos cookies propias de COSMOPOLITAN IBERIA S.L. y de terceros para conservar sus preferencias, finalidades analíticas y de publicidad comportamental para la elaboración de perfiles basado en sus datos de navegación. Al navegar por este Sitio Web, acepta su instalación y uso. Puedes aquí consultar nuestra Política de Cookies y, si quieres, cambiar tus preferencias.
Buscar en cosmopolitantv.es

Psicología

Pañuelos de colores

Siéntete guapa

Pañuelos de colores
Mientras tratas de asumir el diagnostico, te dejas guiar por el camino que te marcan y ante  el  que no te queda más alternativa que avanzar.
El cáncer de mama suele llevar asociado la extirpación parcial o total de la mama y algún tipo de  tratamiento de quimioterapia y radioterapia.

Es duro afrontar un aluvión de emociones con un cuerpo agotado y voluble. Un día no es igual a otro: se pasa por momentos de negación, desesperación, indiferencia, espíritu de lucha y optimismo.

Recuerdo las cicatrices de mi abuela, desde mis ojos de niña lo veía con naturalidad y creo que ella también lo llevaba bien. Comentaba las ventajas de llevar el dinero oculto bajo las prótesis, allí nadie lo iba a buscar. 

foto


A Pepa no le afectó quedarse sin un pecho, en cambio soltó unos buenos lagrimones al verse calva. Es una mujer altísima y tenía una melena rubia por la cintura, sintió que perdía su identidad.


Después del susto inicial, asumió que había perdido el pelo pero no el cerebro.
“Me preocupaba ponerme peluca por si se movía. Opté por comprarme pañuelos de colores, usar pendientes grandes y pintarme los labios”
“Nadie te explica cómo arreglarte, busqué por Internet”. No quería indagar sobre la enfermedad, para eso estaban los médicos, pero necesitaba verse guapa.

Mamen asumió el cáncer, verse mutilada no. “Volver a casa y quitarte el esparadrapo en la ducha es muy duro”. Quería seguir haciendo deporte pero no se imaginaba asistiendo calva al gimnasio o con una peluca saltando por los aires. Encontró la solución: una especie de flequillo y una banda para tapar el resto de la cabeza. 
“Verte sin pelo y sin un pecho te hace sentirte como si estuvieses en un campo de concentración. No me voy a hacer ninguna foto mientras dure el proceso, sé que pasará pero no necesito un documento gráfico que me recuerde estos momentos”

foto


Elena me habla de otros efectos secundarios del tratamiento menos conocidos: llagas y hongos en la boca, relaciones sexuales dolorosas o que al beber agua sientes un sabor a lata.

Eva tiene una farmacia, colaboran con un laboratorio catalán especializado en tratar las afecciones cutáneas resultantes de los tratamientos de quimio y radio. Hay que aliviar las quemaduras o regenerar la piel para que adquiera elasticidad y el implante expansor pueda hacer su función.

A Pepa se le cayeron las uñas de los pies, nadie le había mencionado que podía ocurrir. Eva, la farmacéutica me habla de otras consecuencias del tratamiento como el hormigueo y acartonamiento en manos y pies.

foto


Isa prefirió adelantarse a lo que sabía que iba a llegar y se compró la mejor peluca que pudo encontrar. “A esa me invitó mi madre”. Ni sus hijos ni su marido le vieron nunca sin pelo. Era muy importante para ella que le dijesen que la veían guapa.

Carolina me dice que el menor de los males es perder la melena, me habla de herpes, de caída de uñas y de infecciones de orina. Se compró una peluca y varios pañuelos, se pintaba las cejas y, ¡a la calle! Ha perdido hueso y también visión, aún así acaba de volver del Camino de Santiago. “Falta información, nadie te dice que puedes solicitar una minusvalía”.


Aroa se rapó en su peluquería de confianza, le ofrecieron hacerlo fuera del horario de apertura y se negó. Ante el resto de clientes dijo en voz alta: “Mariví, ¿qué has hecho? Te dije que sólo las puntas”. 
“Hay que desdramatizar, no es tan importante cómo te ves, lo que es realmente relevante es tener la suerte de poder recibir un tratamiento que te permita salir adelante. En otros países no tienen nuestras oportunidades”. 
”Estoy muy contenta con mis nuevas tetitas. Es peor saber que no puedes donar, que no te dejan adoptar o que ninguna compañía te va a hacer un seguro de vida, al menos de momento”.

foto


Amaya conserva su pecho y perder el pelo no le preocupó lo más mínimo. Se vio muy favorecida, nunca usó peluca sólo algún pañuelo por el frío. Me comenta que no le gusta su cicatriz ni que su cuerpo haya cambiado, ahora retenga líquidos y tenga más celulitis. Le encanta que le digan que está guapa, si no le dicen nada piensa que está mal.

A Rita le falta medio pecho y no se ha hecho reconstrucción, está cómoda con su prótesis de silicona y no le apetece pasar por quirófano otra vez. Con la peluca se encontró divinamente, ahora sólo echa en falta estar delgada otra vez.

foto


Ana tenía claro que igual que se quitaba un pecho se lo iba a volver a poner, mientras se apañó bien con una prótesis. No le gustaba el trago de llevar la peluca a lavar y peinar, así que delegó en otros esa tarea esperando tranquilamente en su sofá.

Amelia no lleva bien los cambios físicos. Tuvo un linfedema que le ha dado mucha lata aunque ahora por fin ha encontrado un fisioterapeuta que le sabe tratar. “Es agotador, cuando llega la radio llueve sobre mojado, llegas de la quimio machacada”. Su cirugía de reconstrucción fue complicada, pasó por varias operaciones y todavía tiene pendiente una más. No le gusta que la vean ni que la etiqueten por sus cicatrices, así que prefiere no mostrarse desnuda en público.

foto


Hagamos frente a los miedos, preguntemos y dejémonos aconsejar por el especialista de nuestra confianza: peluquero, médico de cabecera, oncólogo, cirujano, enfermero, psicólogo o fisioterapeuta.

Hablar de pelos, pañuelos, cremas hidratantes, barras de labios y tetas simétricas no es superficial. Es terapéutico.

Me encantaría poder ayudaros a surfear este maremoto tanto a las que estáis pasando por ello como a los que acompañáis. Os animo a plantear aquí vuestras dudas respecto a aspectos psicológicos relacionados con la enfermedad o el tratamiento. 

Os leo en los comentarios.


Sobre la autora: 
Ingrid Pistono, licenciada en Psicología con Máster en Psicoterapia del Bienestar Emocional.




Comentarios

Raquel, de Madrid: Hace 4 semanas

Un buen artículo, que describe perfectamente la sensación de despersonalización que sufren paulatinamente. Dolores, miedos e inseguridades, enfermedades colaterales provocadas por los medicamentos, kilos extra que vienen acompañados de éstos mismos, gusto distorsionado muy desagradable. Rechazo a lo que se está viviendo, sufrimiento, minimización y finalmente aceptación....a días o a horas, no existe constancia, es todo intenso mientras que lo es, porque el cansancio del tratamiento también se sube a esta montaña rusa de emociones. La mejor terapia sin duda viene dada del amor de los tuyos... Lecciones de vida

Margarita, de Guitiriz: Hace 4 semanas

Es muy gratificante leer artículos como este que reflejen una actitud tan positiva, se trata de afrontar el problema e ir capeando los inconvenientes que surgen en el camino organizándose bien y dándole importancia a lo que de verdad la tiene, eso si, sin olvidar nunca el lema... " DE ESTO SE SALE"

Ana, de Gijon: Hace 4 semanas

Muy buena idea relatar tantos ejemplos, te ha quedado un artículo lleno de realidad y positivismo, esa es justo la mejor manera de pasar por esto.

 
Más noticias


Publicidad





¿Quieres recibir actualizaciones de NOTICIAS en tu dispositivo?
Ahora no ¡Vale, suscríbeme!
Tu dispositivo no puede recibir notificaciones, puede ser porque este sitio esté bloqueado.
¿Cómo desbloqueo?

Si ya está desbloqueado y sigue sin funcionar, entonces es porque tu navegador no es compatible para recibir este tipo de notificaciones