Usamos cookies propias de COSMOPOLITAN IBERIA S.L. y de terceros para conservar sus preferencias, finalidades analíticas y de publicidad comportamental para la elaboración de perfiles basado en sus datos de navegación. Al navegar por este Sitio Web, acepta su instalación y uso. Puedes aquí consultar nuestra Política de Cookies y, si quieres, cambiar tus preferencias.
Buscar en cosmopolitantv.es

Cine

Will Ferrell y el arte de ser el payaso de la clase

Cosmo emite "Más extraño que la ficción"

Will Ferrell y el arte de ser el payaso de la clase


¿Alguna vez te has preguntado cómo trató la vida al payaso de tu clase? Y que quede claro que usamos la palabra "payaso" sin connotaciones negativas, refiriéndonos únicamente a la voluntad y capacidad de una persona de hacer reír a todo el mundo.

Will Ferrell era el payaso de la suya. No lo decimos nosotros, sino él mismo, sus compañeros y profesores, que guardan buen recuerdo de las locuras del ahora actor cómico en sus años de adolescente. Solo hay que echarle un vistazo a la vida y obra del actor nacido en California para entender que, si quieres hacer reír a los que te rodean, tienes que ver la vida con un enfoque totalmente distinto.

Cuando Will solo tenía 8 años sus padres se divorciaron, pero lejos de deprimirse enfocó el asunto buscando siempre la parte positiva: "Yo era el tipo de chico que decía: '¡Oye, mira el lado bueno! Vamos a tener dos navidades.'". Y así acabó aplicando esta filosofía a todos los aspectos de su vida.

Una mañana, mientras asistía al instituto, Will tropezó y acabó chocando su cabeza contra una pared, acto que produjo la inmediata carcajada entre sus compañeros. El actor cataloga ese momento de definitorio en su vida. Tanto le gustó ser el motivo de las risas de sus amigos que decidió ahí mismo, todavía mareado, que su vocación en esta vida sería la comedia.

Comenzó dominando el arte del slapstick, o lo que es lo mismo, la comedia física. Tropezones, caídas, coscorrones, choques... todo lo que pudiera sacarle una sonrisa a alguien. Más tarde comenzaría con las imitaciones. En un descuido de la secretaría del instituto acaparó el micrófono de anuncios y soltaría ante todo el centro sus primer monólogo, en el que también imitaba a alguno de los profesores. Su director, lejos de castigarle, supo entender que había encontrado un filón en Will y acabó contratándolo para hacer los anuncios oficiales a través de ese mismo micrófono. Su primer programa de humor, con una audiencia que se limitaba a los asistentes de aquel instituto.

Sus días de Universidad no fueron muy distintos. Desde disfrazarse de conserje para dar terribles consejos a los recién llegados a recorrer el campo de futbol americano desnudo cada vez que se celebraba un partido.


Como él mismo afirma, nunca fue su intención convertirse en el payaso de la clase, pero se le daba tan bien hacer reír a los demás que no tuvo más remedio que dedicarse a ello. Tras pasar con más pena que gloria por varios empleos, decidió liarse la manta a la cabeza y pedir dinero para trasladarse a Hollywood en busca de una carrera como actor cómico.

Tras algunas actuaciones en clubes y alguna que otra aparición en series televisivas, el productor del mítico programa de humor Saturday Night Live (SNL) le dio una oportunidad para crear algunos números para el programa y Will acabó bordándolo de tal forma que acabó convirtiéndose en el cómico mejor pagado que nuca haya tenido ese longevo programa.

Y como muchos cómicos del SNL, Will tuvo la oportunidad de llevar a uno de los personajes que había creado para el programa a la gran pantalla. En su caso, fue Steve Butabi, uno de los hermanos protagonistas de "Movida en el Roxbury" ("A Night at the Roxbury"), un fiestero pasado de vueltas y con pocas luces.

Aquí comenzó la verdadera escalada hacia el éxito. Primero como secundario de lujo en cintas protagonizadas por otros cómicos ("Austin Powers", "Zoolander") y más tarde como protagonista absoluto ("Elf", "Anchorman, la leyenda de Ron Burgundy"). Tras aquello, quince años incansables de comedia tras comedia.

Cosmo te propone pasar un gran rato con Will Ferrell en "Más extraño que la ficción", la historia de un hombre aburrido que descubre, gracias a una voz en off que retumba en su cabeza, que es el protagonista de una novela y que no tiene el control de sus acciones. Le acompañan los míticos  Dustin Hoffman y Emma Thompson.

Puedes verla en las siguientes emisiones.

Domingo 6 de Octubre a las 15:30
Martes 8 de Octubre a las 23:00
Jueves 10 de Octubre a las 08:00
Lunes 11 de Noviembre a las 15:45
Viernes 15 de Noviembre a las 08:15

Imágenes Vía







Comentarios

¡Anímate!, aquí se publicarán los comentarios sobre este contenido... sé el/la primer@ en participar!!
 
Más noticias


Publicidad





¿Quieres recibir actualizaciones de NOTICIAS en tu dispositivo?
Ahora no ¡Vale, suscríbeme!
Tu dispositivo no puede recibir notificaciones, puede ser porque este sitio esté bloqueado.
¿Cómo desbloqueo?

Si ya está desbloqueado y sigue sin funcionar, entonces es porque tu navegador no es compatible para recibir este tipo de notificaciones