Usamos cookies propias de COSMOPOLITAN IBERIA S.L. y de terceros para conservar sus preferencias, finalidades analíticas y de publicidad comportamental para la elaboración de perfiles basado en sus datos de navegación. Al navegar por este Sitio Web, acepta su instalación y uso. Puedes aquí consultar nuestra Política de Cookies y, si quieres, cambiar tus preferencias.
Buscar en cosmopolitantv.es

Psicología

¿Tener autoestima es ser egoísta?

Algo tan fácil como el amor propio

¿Tener autoestima es ser egoísta?
Asociamos la palabra egoísta con algo negativo y no necesariamente debe ser así, de todos los amores que podemos tener, el amor propio probablemente sea el que más satisfacciones nos va a dar. Si somos capaces de querernos de verdad, vamos a estar más serenas, más a gusto en nuestro cuerpo y más receptivas para apreciar todo lo bueno que nos rodea.

Escuchar nuestros deseos y darnos algún capricho porque nos lo merecemos resulta extraño,  fomentar nuestro propio bienestar no está bien visto. Tal y como hemos sido educadas, cuidarnos nos hace sentirnos culpables.

Para poder compartir cariño primero necesitamos querernos a nosotras mismas. Muchas veces no hacemos cosas porque no sabemos, por falta de seguridad o por la creencia de que pasarlo bien en soledad no está bien.

Mujer

Foto vía: unsplash-logoDenys Nevozhai

Cuestiónate si quizás es que no sabes lo que quieres o tal vez te da miedo compartir tiempo contigo, ¿puede ser que nunca te has parado a escucharte?
Prueba a hacer algo por ti misma y observa cómo te sientes, es la mejor forma de irte conociendo.

No puede ser que dejes de hacer cosas que te gustan por falta de compañía, que no lo hayas intentado hasta ahora no significa que no puedas empezar hoy.


Prueba a ir a ese restaurante de comida exótica, a ver ese musical al que nadie te quiere acompañar o vete a pasar el día fuera disfrutando de tu propia compañía.

Es bueno cuestionarnos nuestras creencias por muy arraigadas que las tengamos. Si vamos a algún sitio solas no nos va a mirar todo el mundo ni van a pensar que no tenemos amigos o familia.

risa

Foto vía: Brooke Cagle

No ocurre nada si decidimos aprovechar la tarde libre para sentarnos en el sofá leyendo aunque haya que pasar la aspiradora. Entretenernos y deleitarnos en el baño antes de acostarnos echándonos potingues en la cara mientras escuchamos nuestra música preferida no es pecado. Dedicar un rato a elegir los pendientes a juego del vestido que llevamos, tampoco.

Todo lo que nos haga encontrarnos mejor, redunda de forma positiva en los que nos rodean. Desterremos la idea de que necesitamos estar en compañía para disfrutar y de que mimarnos no está bien.

Cuando pasamos una mala racha descuidamos nuestro entorno, estamos tan centradas en nuestro sufrimiento que no podemos apreciar todo lo bueno que nos rodea. Si no nos sentimos bien es cuando realmente resultamos egoístas. Nadie disfruta con alguien triste, agobiado o molesto al lado.

Cuanto peor nos encontramos, más nos cuesta hacer un ejercicio de introspección y escucharnos. Si no nos oímos, difícilmente podemos atender nuestras necesidades.
Pensar que si nos cuidamos a nosotras descuidamos a los demás es un error, nuestro bienestar redunda en los demás, la sonrisa es contagiosa y el buen rollo también.

madre

Foto vía:
unsplash-logoRustic Vegan

Nos preocupamos en exceso por detalles que no son relevantes y eso nos lleva tanto tiempo que nos impide centramos en lo que realmente necesitamos. Tenemos tantas obligaciones que solventar que pensar en dedicarnos un poco de espacio nos parece superfluo y banal.
En casa prefieren una comida más sencilla y una compañía más amena, tus hijos quieren que pases tiempo con ellos y no les preocupa si el suelo está pulido, eso solo lo ves tú.

Podemos buscar nuestro propio bienestar sin ignorar al prójimo y perseguir nuestros sueños sin necesidad de pasar por encima de nadie ni de olvidarnos de los que nos rodean.

La energía positiva se contagia y cuando irradiamos buenas vibraciones, las personas se acercan. El buen rollo se transmite a la misma velocidad que el malo, así que depende de nosotras decidir en qué bando queremos estar.

¿Cómo podemos saber si nos queremos lo suficiente?, pues partiendo de la premisa de que cada pequeño detalle suma y de que no hay un tope de mimos que nos podamos conceder.

espejo

Foto vía: Humphrey Muleba


Cuidar tu cuerpo y preocuparte por tu aspecto va a hacer que te encuentres más a gusto. Preocuparte por lo que comes, dedicar tiempo a moverte y a cultivar tu mente también. Hay miles de formas de mimarse que no requieren un gran esfuerzo ni en tiempo ni en economía, al contrario, los grandes placeres normalmente están en los pequeños detalles. Un café recién hecho bebido con calma, media hora con los pies en alto pensando en tus cosas, un libro entretenido, un paseo sin rumbo, unos toques de esa colonia que tanto te gusta…

Si te descubres en una autocrítica continua, algo no estás haciendo bien. Si no te atreves a dar tu opinión, si envidias la vida de los que te rodean y si tiendes a ver el vaso medio vacío, es momento de pararse y reflexionar.

Mujer

Foto vía: unsplash-logoCaleb George

Tener la autoestima de capa caída es algo que a casi todas nos sucede en algún momento de nuestra vida. La buena noticia es que podemos modificar esa percepción porque, por suerte, no es algo estático.

Poner el foco en nuestro bienestar, descubrir habilidades y dejarnos sorprender requiere entrenamiento. Para poder querer a los demás, primero necesitas quererte tú.

Foto de portada vía: unsplash-logobruce mars

Sobre la autora: 
Ingrid Pistono, licenciada en Psicología con Máster en Psicoterapia del Bienestar Emocional.

Comentarios

MARÍA, de Madrid/Alcobendas: Hace 5 meses

Qué razón tienes! Cuando vas a escribir un libro?

Margarita, de Guitiriz: Hace 5 meses

Me ha encantado este artículo, no puedo estar más de acuerdo. Yo llegué a enfermar de tanto estrés, desde entonces me obligo cada día a tener un tiempo cada día solo para mi y , tanto mi vida como la de mi familia a mejorado muchisimo.

Ana, de Gijon: Hace 5 meses

Tienes toda la razón, el problema es el tiempo, hago mil cosas al día y acabo tan cansada que, para mis cosas, siempre llego agotada y lo pospongo para otro momento. Tu artículo me ha dado mucho que pensar, ¡gracias por compartirlo!

Noemi, de Madrid: Hace 5 meses

Ir sola al cine a ver esa película que tanto te apetece no es egoísmo . Obligar a alguien a quien no le apetece a ir contigo sí es egoísmo . Estoy de acuerdo contigo , hacer más cosas para nosotras y querernos más repercute positivamente en nuestro entorno. Gracias Ingrid por explicarlo tan claro.

Helen, de Madrid: Hace 5 meses

Me encanta el post! Hay que mimarse más

 
Más noticias


Publicidad





¿Quieres recibir actualizaciones de NOTICIAS en tu dispositivo?
Ahora no ¡Vale, suscríbeme!
Tu dispositivo no puede recibir notificaciones, puede ser porque este sitio esté bloqueado.
¿Cómo desbloqueo?

Si ya está desbloqueado y sigue sin funcionar, entonces es porque tu navegador no es compatible para recibir este tipo de notificaciones