Usamos cookies propias de COSMOPOLITAN IBERIA S.L. y de terceros para conservar sus preferencias, finalidades analíticas y de publicidad comportamental para la elaboración de perfiles basado en sus datos de navegación. Al navegar por este Sitio Web, acepta su instalación y uso. Puedes aquí consultar nuestra Política de Cookies y, si quieres, cambiar tus preferencias.
Buscar en cosmopolitantv.es

Psicología

Me encantaría pero estoy muy ocupada

No olvides ser tu misma

 Me encantaría pero estoy muy ocupada
Cada vez que comento que me gusta leer y que le dedico tiempo, la misma respuesta. Si digo que hago deporte, una sonrisa de suficiencia quitará mérito a mi esfuerzo. Si hablo de mis momentos disfrutando entre fogones en la cocina, más de lo mismo. Está mal visto tener tiempo disponible y pararte a disfrutarlo. Si queremos formar parte de esta sociedad y ser `normales´ tenemos que estar muy atareadas, o por lo menos fingirlo. Si deseamos ser admitidas en cualquier ambiente, debemos esforzarnos en formar parte de la masa, procurar no destacar y acercarnos lo más posible al estereotipo imperante.

agenda

Foto víaunsplash-logoEstée Janssens

En todas las culturas hay tendencias bien vistas, unas más útiles que otras pero que mientras están vigentes nadie se las cuestiona. ¿Os acordáis de lo modernas que resultaban nuestras madres o abuelas si fumaban en público? Expulsar el humo mirando hacia arriba con cierta arrogancia las convertía en mujeres interesantes, con mucho mundo.

Hace algún siglo más, cualquier mujer como Dios manda llevaba la cabeza cubierta, sobre todo si ya estaba casada. Esa costumbre tenía una utilidad aparte del estatus que confería, permitía mantener los piojos en su sitio y evitar dar cobijo a los ajenos.

Hoy en día convivimos con tendencias que nos benefician, como preocuparnos por lo que comemos, hacer algún tipo de actividad física, cuidar entre ambos progenitores de los retoños o mantener una higiene diaria. 
Otras, en cambio, no son tan positivas pero hasta que alguien se plantee su utilidad y sean desterradas nos las tenemos que tragar como dogmas de fe. 

ocupada

Foto vía: unsplash-logoWilliam Iven

En nuestra cultura actual hay exceso de materialismo y dependemos muchísimo de nuestro aspecto. Queremos encajar y necesitamos dar una imagen impecable, aparentar felicidad y publicar unas fotos magníficas para mostrar al resto del mundo lo integradas que estamos y lo felices que somos.
El querer parecer en ocasiones nos hace olvidar cómo ser, y eso puede llevarnos a perder el sentido de nuestra vida y a que nos sintamos vacías.

La gran mayoría de las veces no nos paramos a pensar, no elegimos, solo nos dejamos arrastrar como ovejitas por las tendencias del momento.
No me refiero exclusivamente a ponernos el pantalón de moda, el bolso más cool o el corte de pelo más in. Esto manejado en su justa medida puede ser un juego y un motivo de satisfacción. Vestirse de mujer segura, marchosa, moderna o ejecutiva puede ser beneficioso  siempre que no nos creamos demasiado al personaje. 

Las tendencias abarcan mucho más, por ejemplo, algo tan arraigado como no disponer de tiempo lo tenemos tan interiorizado que ni nos lo cuestionamos. Hemos permitido que nos hagan creer que tenemos que tener prisa, que debemos terminar el día agotadas y que mantener una lista de tareas interminables es chic.
Asociamos que ir por la vida como pollo sin cabeza es ser importantes, por el contrario, disponer de tiempo implica estar ociosa y eso no es algo de lo que debamos vanagloriarnos.
Hay que estar muy atareadas, transmitirlo y decir también que nos encantaría disponer de tiempo pero que no nos lo podemos permitir. Todo este discurso dicho desde el altar de persona ocupada que mira por encima del hombro al pobre que ha elegido tener tiempo y disfrutar de su ocio, o sea, el vago.

relax

Foto vía: unsplash-logoKatarzyna Grabowska

Si tienes cosas importantes que hacer no puedes permitirte quedar con una amiga, darte un masaje, tumbarte a la bartola, leer un libro o, mejor todavía, escribirlo.
Nos han hecho creer que la ociosidad es la madre de todos los vicios, así que tenemos que trabajar y estar altamente ocupadas para llenar nuestro tiempo.

Agrupamos las vacaciones para no dispersarnos, está socialmente admitido pasar veinte días tiradas en la playa o echando horas en el chiringuito de turno. Así que mostramos con orgullo el descanso conseguido gracias a tanto esfuerzo.
Soñamos y nos regodeamos pensando lo que nos permitiremos hacer cuando nos jubilemos porque la creencia generalizada es que entonces sí nos habremos ganado el tiempo para disfrutar.

El hecho de que te hayas creído este discurso hasta ahora no significa que no puedas empezar a cuestionarte su validez, quizás podamos plantearnos producir un poco menos y disfrutar un poco más.

columpio


Tal vez si aprendemos a ocuparnos de nuestro ocio no nos aburramos cuando tengamos la suerte de disponer de nuestro tiempo.
El culto a la eficacia ha inhibido nuestra capacidad de jugar y de divertirnos, somos absurdas cuando pensamos que ganar dinero es bueno y gastarlo en cambio no. Elevamos esto a la enésima potencia cuando creemos que si compramos algo caro vamos a conseguir más placer que con cualquier cosa que resulte más sencillo obtener.

No importa lo que hayamos vivido hasta ahora, analizar cómo nos sentimos, pararnos a valorar cuánto de nosotras hay de aparentar y cuánto de verdad y decidir si la tendencia de no disponer de tiempo nos beneficia o nos perjudica puede ayudarnos a enfocar el resto de nuestra vida de  una manera diferente.

agenda mujer

Foto vía: Ana Tavares

Bertrand Russell consideraba que en toda persona hay tres dimensiones complementarias: la del deseo o instintiva, la mental o racional y la espiritual. 
En nuestra mano está conseguir que estos aspectos se integren y nos permitan un desarrollo positivo o que se obstaculicen y conseguir el efecto contrario.

Actualmente, tendemos a inhibir el deseo y las emociones, por miedo o por pose. A la parte espiritual apenas le dejamos espacio, hay otras cosas más urgentes de las que ocuparnos. Nuestra parte racional se lleva toda la dedicación, está muy preocupada y atareada resolviendo la larga lista de los quehaceres diarios.

Mujer

Foto vía: unsplash-logoSTIL

Según Russell el modelo ideal estaría en trabajar estas tres partes
para aspirar a ser personas interesantes, valientes y generosas. ¿Es posible
que las tendencias actuales y lo que nos venden como ideal nos lleve m
ás a ser estúpidas, cobardes y egoístas?


Foto de portada vía: unsplash-logoAndrew Neel


Sobre la autora:
Ingrid Pistono, licenciada en Psicología con Máster en Psicoterapia del Bienestar Emocional.

Comentarios

MARÍA, de Madrid/Alcobendas: Hace 3 semanas

Cada artículo que leo tuyo me gusta más. Hay que ser como uno es. Y disfrutar de cada minuto, porque esta vida pasa volando.

Arco, de Madrid: Hace 4 semanas

Cuanta razon tienes! Nos preocupamos mas del aparentar que del ser y disfrutar. Y nuestras vidas a veces parecen un escaparate, pendientes de la opinion de los demas. Yo aplaudo tu consejo, disfrutemos de nuestro ocio y de nosotros mismos.. Sigue escribiendo me encantan tus articulos y me ayudan muchisimo!!!

Camino, de Valencia: Hace 4 semanas

Me ha encantado el artículo. Soy de tu "club" de disfrutar de mi tiempo como quiero. Y es verdad que, muchas veces, nos cuesta mostrar al mundo nuestro tiempo libre, elegido (no obligado y justificado por vacaciones o enfermedad o por "merecerlo" tras tanto esfuerzo). Tiempo libre para tirarnos en el sofá (aunque haya cosas "que hacer") ;).

ingrid Pistono, de madrid: Hace 1 mes

Muchas gracias a todas por vuestros comentarios. Pararse a pensar ya es un paso hacia adelante. Cuanto más conscientes seamos, más fácil será que podamos mejorar.

1

Ana Pozas Mariscal, de : Hace 1 mes

Genial. Lo cierto es que aunque con no demasiado tiempo, intento sacar un ratito para mi a diario. Unos dias un masaje, otros un café con una amiga y la mayoría un paseo con mis perras antes de cenar. Me encantan todas tus publicaciones, no pares. Bssssss

Dunia, de Gijon: Hace 1 mes

Nunca es tarde para replantearse los hábitos diarios!! Y sobre todo tomar la vida con más calma

Margarita, de Guitiriz: Hace 1 mes

Me ha encantado leer este artículo, me ha dado mucho que pensar, tengo que replantearme mi ajetreado estilo de vida, no puedo seguir asi

Ana, de Gijon: Hace 1 mes

Después de una semana horrible de trabajo, con lios y más lios, leo este artículo y me siento totalmente ridícula, es como un ataque de realidad. Gracias por publicarlo, creo que ha llegado el momento de pararme y pensar que estoy haciendo con mi vida.

1

 
Más noticias


¿Quieres recibir actualizaciones de NOTICIAS en tu dispositivo?
Ahora no ¡Vale, suscríbeme!
Tu dispositivo no puede recibir notificaciones, puede ser porque este sitio esté bloqueado.
¿Cómo desbloqueo?

Si ya está desbloqueado y sigue sin funcionar, entonces es porque tu navegador no es compatible para recibir este tipo de notificaciones