Usamos cookies propias de COSMOPOLITAN IBERIA S.L. y de terceros para conservar sus preferencias, finalidades analíticas y de publicidad comportamental para la elaboración de perfiles basado en sus datos de navegación. Al navegar por este Sitio Web, acepta su instalación y uso. Puedes aquí consultar nuestra Política de Cookies y, si quieres, cambiar tus preferencias.
Buscar en cosmopolitantv.es

Actualidad

La explosión de popularidad del fútbol femenino

Batiendo récords y derribando barreras

La explosión de popularidad del fútbol femenino



El fútbol siempre ha sido el refugio de los machistas recalcitrantes. Un club secreto y exclusivo en el que la presencia de las mujeres ha sido más anecdótica que otra cosa. Pero no nos engañemos, el fútbol no tiene culpa de nada. Es solo un deporte, tan sano y recomendable como cualquier otro.

Tradicionalmente, son ellos los que lo juegan, entrenan, arbitran, gestionan y consumen, pero con los números en la mano podemos afirmar que las tornas están cambiando.

En los últimos años, el fútbol profesional femenino ha ganado más popularidad que la que había conseguido desde su invención.
Los factores que han propiciado este cambio son muchos y variados, pero el más potente de todos es también el más simple: a las mujeres también le gusta el fútbol. Jugarlo, entrenarlo, arbitrarlo, gestionarlo y consumirlo.

Afortunadamente se están dando los factores para propiciar que el fútbol femenino alcance en popularidad al masculino. ¿Las responsables? Muchas. Las jugadoras y entrenadoras serían la punta de lanza, pero no hubieran podido alcanzar esta meta sin el apoyo de la afición, y de las muchas mujeres que por fin han conectado con el llamado deporte rey tras disfrutar de algún partido de estas jugadoras.

Nada de esto se ha impostado ni se está intentando imponer a nadie su consumo. El crecimiento del fútbol femenino lleva desarrollándose décadas, pero parece que ha sido en este 2019 donde vamos a ver su verdadero potencial.

La primera gran noticia nos llegaba a principios de este año. En una de las semifinales del torneo de la Copa de la Reina se enfrentaban los equipos femeninos del Athletic de Bilbao y el Atlético de Madrid. Nada menos que 48.121 aficionadas y aficionados llenaron las gradas de la llamada Catedral del fútbol, unos números hasta ahora exclusivos de su modalidad masculina y que establecieron un nuevo récord de asistencia en el balompié para mujeres.

Los expertos discutieron este hecho como un suceso aislado, pero quedaron sobrepasados cuando unas semanas después ese récord se superó en un partido de la Liga que enfrentaba en el Wanda Metropolitano a los equipos femeninos del Atlético y el FC Barcelona. Más de 60.000 almas apoyaron a sus equipos y disfrutaron de una gran jornada de deporte.


Imagen Vía

Con estos números, cualquier estrella masculina tendría garantizado su futuro profesional, pero aún no estamos ahí. De hecho, la lucha actual de jugadoras de fútbol de nuestro país es conseguir de una vez por todas el primer Convenio Colectivo de Fútbol Femenino en nuestro país.

Con esto en mente el principal obstáculo actualmente es la propia Federación Española de Fútbol, que no se niega a redactarlo pero sigue dando excusas. La actual es que todavía andan calculando el verdadero impacto del fútbol femenino en nuestro país, insinuando que podría tratarse de una moda y no de una realidad palpable.

Para muchas de estas mujeres, jugadoras, entrenadoras y demás, el fútbol es su pasión, pero los sueldos irrisorios y la falta de un convenio les impide lanzarse en cuerpo y alma, viéndose obligadas a conservar sus otros empleos pese a que cuando saltan al césped de un estadio son auténticas estrellas.

Este mismo mes de junio se está celebrando el Mundial femenino de Fútbol y, mientras escribimos este artículo, España prepara su partido en octavos de final, a cuatro de la soñada final. Hagan el papel que hagan sobre el campo, ellas ya han ganado. Nunca un evento de deporte femenino había acaparado tanta atención y, como decíamos antes, esto es algo que no se ha impostado, sino que responde a una auténtica demanda de aficionados de toda la vida y muchos otros que se están interesando por primera vez en este deporte gracias a la lucha de sus protagonistas.

Lógicamente, esta lucha no solo se reduce a España. Denuncias de igualdad salarial entre las jugadoras noruegas y estadounidenses, quejas en firme de las alemanas, primeras negociaciones con la federación de las argentinas... 

Vivimos una revolución global que va a cambiarle la cara al llamado deporte rey, que con el tiempo podría cambiar su denominación al de reina.

Imagen Vía

Comentarios

¡Anímate!, aquí se publicarán los comentarios sobre este contenido... sé el/la primer@ en participar!!
 
Más noticias


¿Quieres recibir actualizaciones de NOTICIAS en tu dispositivo?
Ahora no ¡Vale, suscríbeme!
Tu dispositivo no puede recibir notificaciones, puede ser porque este sitio esté bloqueado.
¿Cómo desbloqueo?

Si ya está desbloqueado y sigue sin funcionar, entonces es porque tu navegador no es compatible para recibir este tipo de notificaciones