Usamos cookies propias de COSMOPOLITAN IBERIA S.L. y de terceros para conservar sus preferencias, finalidades analíticas y de publicidad comportamental para la elaboración de perfiles basado en sus datos de navegación. Al navegar por este Sitio Web, acepta su instalación y uso. Puedes aquí consultar nuestra Política de Cookies y, si quieres, cambiar tus preferencias.
Buscar en cosmopolitantv.es

Sexo

El porno feminista hace a los hombres mejores amantes

Más que una moda, una nueva realidad

El porno feminista hace a los hombres mejores amantes


El mundo del pono está cambiando, o así lo dicen las estadísticas. En el periodo que engloba los dos últimos años, la cantidad de mujeres que han accedido en algún momento a algún portal con contenido pornográfico ha aumentado un 350%, y así lo han comunicado gigantes del sector como Pornhub o Xhamster, dos de las páginas más visitadas.

Y no sólo ha cambiado por un mayor consumo de estos contenidos para adultos, sino porque de un tiempo a esta parte, las mujeres han empezado a ocupar otros puestos en la industria además del de actriz. 

Cada vez son más las mujeres que acaban por ocupar un puesto tradicionalmente desempeñado por un hombre en este sector, y así hoy día tenemos una gran variedad del llamado porno feminista en estos portales. Y la diferencia con el llamado porno tradicional va mucho más allá que un nombre en los títulos de crédito.

Por regla general, aunque siempre hay excepciones, el porno escrito por hombres, dirigido por hombres y consumido por hombres tiende a colocar a la mujer en un papel que es poco más que un objeto y sirve únicamente para contentar las fantasías masculinas. Y aunque el porno no tiene obligación de enseñar o formar a nadie, lo cierto es que en la realidad son muchos los hombres que acaban confundidos, por decirlo suavemente, acerca de la realidad de un encuentro sexual.

porno, feminista, mujeres, sexo

De la misma forma, el porno feminista tiene el objetivo de saciar las fantasías de ambos, pero paradójicamente también está encontrando una segunda utilidad que es muy bienvenida, educar sexualmente a nuestros compañeros masculinos.

El porno para hombres se muestra como una actividad mecánica, bruta e impersonal, en el que los hombres son recortados por la cámara a la altura de la cabeza porque lo que prima es mostrar a la mujer, debidamente preparada con todos los fetiches que corresponda.

Como declaraba en una entrevista la célebre directora y productora Erika Lust, en el porno hecho por mujeres " "hay orgasmos más realistas y mucha más conexión entre los sujetos. Ves más participación de los hombres en las escenas, ves su rostro y sus expresiones.  A mí me resultan atractivos los hombres, quiero ver sus cuerpos de igual forma que veo los femeninos, quiero ver sus expresiones, su piel, la sensación de un cuerpo tocando al otro.


La pornografía al uso no tiene este tipo de planteamientos, está tan centrada en el hombre que lo que vemos es el cuerpo femenino, y después al hombre penetrándolo. Es una imagen muy básica, como de máquina, y muy poco humana".

Así, mientras el porno para hombres se centra principalmente en la penetración, el de mujeres se centra en todos los aspectos que definen nuestra sexualidad. También la penetración, por supuesto, pero sumando caricias, expresiones, miradas, besos, abrazos... Una relación sexual más completa al fin y al cabo.

Como decíamos antes, el porno no tiene la obligación de educar a nadie, pero una de las consecuencias del consumo de este porno femenino es que los hombres que lo consumen acaban por convertirse en mejores amantes. Cuando tu único contacto con la sexualidad es a través de vídeos porno hechos por hombres, acabas por "entender" que esa debe ser la realidad de un encuentro sexual, por lo que no sólo muchos de estos hombres llegan a la cama con una idea muy equivocada de lo que excita a una mujer, sino que también se expone a una frustración producida por no poder alcanzar esa atmósfera malsana que impera en las producciones machistas.

porno, feminista, mujeres, sexo

Muchos de los hombres que se han pasado al consumo de este porno femenino han conseguido reconectar con su sexualidad y con la de su pareja debido al carácter más humano y por lo tanto real de un encuentro sexual. No se trata de copiar los mecanismos que vemos en la pantalla, sino de excitarse naturalmente, tal y como debe ser, por un sexo sin tanto artificio y abusos al cuerpo de la mujer.

Como afirma la actriz Lina Bembe, "el porno cumple una función muy importante para normalizar la sexualidad y el placer femeninos. No se trata de adoctrinar a las mujeres en feminismo o enseñarles cómo deberían disfrutar el sexo; lo importante es enriquecer el imaginario pornográfico para que cada quien decida de qué forma le sirve".

Algunos sitios webs y productoras para empezar en el sexo feminista: XConfessions, Bellesa, For Her Tube, Lady Cheeky y Sshh.

Imagen Vía

Comentarios

¡Anímate!, aquí se publicarán los comentarios sobre este contenido... sé el/la primer@ en participar!!
 
Más noticias


Publicidad





¿Quieres recibir actualizaciones de NOTICIAS en tu dispositivo?
Ahora no ¡Vale, suscríbeme!
Tu dispositivo no puede recibir notificaciones, puede ser porque este sitio esté bloqueado.
¿Cómo desbloqueo?

Si ya está desbloqueado y sigue sin funcionar, entonces es porque tu navegador no es compatible para recibir este tipo de notificaciones