Usamos cookies propias de COSMOPOLITAN IBERIA S.L. y de terceros para conservar sus preferencias, finalidades analíticas y de publicidad comportamental para la elaboración de perfiles basado en sus datos de navegación. Al navegar por este Sitio Web, acepta su instalación y uso. Puedes aquí consultar nuestra Política de Cookies y, si quieres, cambiar tus preferencias.
Buscar en cosmopolitantv.es

Sexo

Sexo de reconciliación: ¿positivo o dañino?

No te lleves la pelea a la cama

Sexo de reconciliación: ¿positivo o dañino?


Solemos afirmar que no hay sexo como el sexo de reconciliación. Tras una discusión en pareja, pasar del calentamiento en tu carácter a tu calentamiento en general suele ser bastante disfrutable. Del infierno al cielo en tan sólo unos minutos.

Ahora bien, tenemos que definir inmediatamente las dos clases de sexo de reconciliación.

La primera sería la que a todos nos parece más correcta: tras una disputa en el seno de la pareja, el tema en cuestión se habla y se debate hasta que se llega a una resolución satisfactoria para ambas partes. Una vez los dos miembros vuelven a estar en paz consigo mismos y con la persona amada, el sexo se convierte en algo maravilloso que nos termina de unir al otro.

La segunda correspondería a aquella discusión que no acaba de cerrarse realmente y es rematada por un encuentro sexual en el que ambos participantes se han dejado cosas en el tintero.

Sexualmente, ambos tipos de reconciliación pueden ser muy placenteros, pero el de la segunda clase va a deparar problemas a corto y medio plazo en el seno de la pareja. ¿Por qué?

Todos hemos participado en discusiones de pareja. Los ánimos se levantan y las emociones nos sacuden el cuerpo. Nuestra mente entonces divaga sobre el posible fin de nuestra relación y, aunque sigamos discutiendo activamente, comenzamos a temer que estemos sembrando la semilla de nuestra separación.

sexo, reconciliacion, pelea, pareja, discusion, como, bueno, malo, dañino, negativo

Durante la disputa sentimos que nos alejamos de nuestra pareja y es entonces cuando nos ataca una sensación de soledad y miedo que debemos compensar para dejar de sentir esta angustia. Y es por ello que sentimos la necesidad de pasar de una gélida discusión a las agradables llamas de la pasión.

No es sólo sexo, es una reafirmación de que realmente no queremos dejar de lado los sentimientos positivos hacia nuestro ser amado en un momento en el que los trapos sucios vuelan por toda la habitación.

Nuestro cerebro activa entonces un mecanismo de compensación, hacia nosotros mismos y hacia nuestra pareja: aplacar todo lo malo que ha salido a flote durante la discusión regando nuestra mente con químicos como la serotonina o la endorfina, que se liberan durante el acto sexual, como el que lanza agua a un incendio para aplacar las llamas.

Tras la separación mental de la discusión llega la reunión física del sexo. Lamentablemente, si tenemos este encuentro sexual sin haber resuelto realmente nuestro conflicto estaremos plantando semillas de futuros problemas. Una vez finalizado el acto sexual nos sentiremos libres y conformes gracias al placer liberado de nuestro cerebro, pero esos pequeños temas sin resolver se habrán clavado como esquirlas en nuestra mente y ahí seguirán hasta que aclaremos con nuestra pareja todo lo que se nos ha quedado fuera de la discusión previa.

Es una manera de convencernos a nosotros mismos de que no queremos discutir más, pero nos guste o no, las discusiones son necesarias en el seno de la pareja. O más que necesarias, inevitables, por lo que no habremos hecho otra cosa que acumular problemas internos que tarde o temprano acabarán por resurgir.

Y si estamos acostumbrados a acallar nuestras disputas con sexo de reconciliación sin que esta se haya producido realmente, no estaremos preparados para ninguna de las discusiones que nos esperan en nuestro futuro a corto plazo. Porque van a aparecer.

Es mejor por lo tanto llegar a la cama con la conciencia limpia.


Imagen Vía

Comentarios

¡Anímate!, aquí se publicarán los comentarios sobre este contenido... sé el/la primer@ en participar!!
 
Más noticias


¿Quieres recibir actualizaciones de NOTICIAS en tu dispositivo?
Ahora no ¡Vale, suscríbeme!
Tu dispositivo no puede recibir notificaciones, puede ser porque este sitio esté bloqueado.
¿Cómo desbloqueo?

Si ya está desbloqueado y sigue sin funcionar, entonces es porque tu navegador no es compatible para recibir este tipo de notificaciones