Nuestro sitio web utiliza cookies [propias y de terceros] para facilitar sus ulteriores visitas al sitio web y para computar el número de usuarios que acceden a él. Si continúa navegando, acepta el uso de cookies.
 

Actualidad

Las mayores locuras de la Historia hechas por amor

Historia Romántica

Las mayores locuras de la Historia hechas por amor


San Valentín ya está aquí y si hacemos caso a las películas y los anuncios de colonia estamos obligados a hacer un gesto bonito por nuestra pareja.

Tranquilo todo el mundo porque no abogamos por el consumismo. No tienes que hipotecarte para conseguir la sonrisa de tu media naranja. En ocasiones, un pequeño detalle puede hacer el truco. En otras ocasiones, tendrás que conquistar algún que otro país y ordenar a tus ciudadanos que construyan un palacio para tu pareja.

Visto así a lo mejor es más sencillo regalar un bote de colonia. No queremos que el detalle que tienes preparado para el Día de los Enamorados se quede pequeño en comparación a estas grandes gestas de la Historia hechas por amor, pero si lo que quieres es hacer saltar la banca, te dejamos con algunos ejemplos para que te inspiren.


Mark Twain y la avalancha de cartas. No tienes que ser el célebre escritor de Tom Sawyer o Las aventuras de Huckleberry Finn para realizar esta proeza, pero ayuda. Cuando Twain conoció a la que sería en un futuro su esposa, Livy, el autor quedó prendado pero ni mucho menos se quedó sin palabras. De hecho, mandó una carta de amor a Livy cada día durante dos años, lo que hacen unas 700 cartas, hasta que la buena dama aceptó la propuesta de matrimonio.

Viajar al infierno. Que nadie se asuste, lo decimos metafóricamente. Hablamos del poeta Dante Alighieri, que en el SXIV narraba su propio y literal descenso a los infiernos en busca de su amada, Beatriz Portinari, atravesando todos los círculos del averno y describiéndonoslo de paso, obra que se conoce como la Divina Comedia. Solo un problema en esta historia de amor: Beatriz nunca se fijó amorosamente en el poeta. Bueno, al menos Dante hizo turismo de calidad.

Renunciar a la corona. Y ahora, una historia que bien podría ser el argumento de una película Disney. Edward Albert Christian George Andrew Patrick David era el interminable nombre del futuro monarca de Inglaterra allá por el principio del SXX. Y no podemos acusar al hombre de no sentir los colores de su bandera, pues llegó a luchar personalmente en la Primera Guerra Mundial, pero muchos de sus ciudadanos lo acusó de traidor cuando en 1936 decidió rechazar la corona de su recién fallecido padre para ser rey de Inglaterra. ¿La razón? Edward se había enamorado de una plebeya estadounidense que además era divorciada. Como la ley no le permitía desposar a alguien del pueblo, decidió abdicar en favor de su hermano.


Construir una escalera con las manos. Nuestro siguiente protagonista no es poeta ni rey, pero la hazaña de amor que consiguió merece ser recordada. Hablamos de Lui Goujiang, un campesino chino que, durante los años 40, vivió una historia de amor prohibida por la sociedad cuando se enamoró de una chica ya prometida de su pueblo. Ambos decidieron huir y esconderse en una cueva de una cercana montaña, pero el ascenso no fue nada fácil. Tanto que su amada veía imposible volver a bajar sin despeñarse. Para solucionarlo, Lui construyó una escalera con sus propias manos escavando en la montaña, lo que le llevó años. 6000 escalones ni más ni menos. Hoy día parejas enamoradas de todo el mundo viajan a ver su escalera del amor.

Esta es sólo una pequeña lista de grandes locuras hechas por amor. ¿Te atreves tú a ampliara?

Y recuerda que COSMO tiene una programación especial para la semana del amor.

Imagen Vía

Comentarios

¡Anímate!, aquí se publicarán los comentarios sobre este contenido... sé el/la primer@ en participar!!
 


Publicidad