Nuestro sitio web utiliza cookies [propias y de terceros] para facilitar sus ulteriores visitas al sitio web y para computar el número de usuarios que acceden a él. Si continúa navegando, acepta el uso de cookies.
 

Sexo

Squirt: aprende los secretos de la eyaculación femenina

¿Te apuntas al placer máximo?

Squirt: aprende los secretos de la eyaculación femenina


Seguramente has oído hablar de el. Quizás lo hayas visto en alguna película para adultos o quizás una amiga te haya recomendado su práctica. Quizás eres tú la que domina la materia. Hablamos del squirt o eyaculación femenina, un término que se acuñó en el cine pornográfico pero cuya existencia es tan antigua como el sexo mismo.

Antigua como los manuscritos de miles de años de edad que describen su práctica en países orientales como La India o China. Para hablar de la eyaculación femenina o squirt tenemos que empezar con su definición.

La gran mayoría de las mujeres en edad sexual eyaculan al llegar al orgasmo. De un modo no tan evidente como lo hacen nuestros compañeros de cama masculinos pero eyaculación al fin y al cabo. Esta eyaculación, de una sustancia más densa y viscosa que el agua y que normalmente no sale al exterior de nuestro cuerpo no se cataloga como squirt.

Una eyaculación squirt se definiría como la expulsión de un líquido que surge de la uretra cuando estimulamos las llamadas glándulas de Skene, situadas a ambos lados de la vagina. Al contrario que la eyaculación normal, el squirt (que en español tendría la burda traducción de "chorro") es la expulsión de ese líquido de manera abundante, lo que conlleva también para nosotras un torrente de placer similar a un orgasmo.

squiert, como, eyaculacion, orgasmo

De hecho, son muchas las mujeres que han añadido esta práctica a su dieta sexual, pues reporta placeres indescriptibles. La pregunta que ahora te ronda la cabeza es ¿pueden todas las mujeres disfrutar del squirt? No hay consenso entre los sexólogos pero parece que una gran mayoría de mujeres es capaz. Ahora bien, si lo que quieres es intentarlo por ti misma te recomendamos que sigas leyendo y "te empapes" de los consejos que estos expertos nos dan para disfrutar de squirt, ya sea con tu pareja o tú sola en tu húmeda intimidad.

Obligatoriamente, como debería pasar al principio de cada relación sexual, le daremos importancia a la limpieza y la higiene. Y aquí actuaremos también de manera preventiva: una toalla bajo nuestro cuerpo nunca está de más si no quieres volver a cambiar las sábanas.

Seguidamente, lo ideal es acostarnos mirando hacia arriba y comenzar a estimularnos de manera tradicional como al inicio de cualquier relación sexual. La idea es estar excitadas y lubricadas para cuando empecemos con esta nueva práctica.

Mientras nos estimulamos, introduciremos los dedos índice y anular en nuestro interior con la palma de la mano hacia arriba y buscaremos nuestro punto G. Una vez encontrado, lo estimularemos con el ya clásico movimiento de los dedos de "ven aquí" que alteraremos con movimientos circulares. Si todo va bien, notaremos nuestra próstata cada vez más palpable.

Ahora es cuando daremos el paso que diferencia a un simple orgasmo de un orgasmo con squirt. Y es que, llegados a un punto, tendremos una sensación muy parecida a las ganas de orinar, momento en el que muchas de nosotras decidimos dejar de estimularnos por temor a vivir un momento vergonzoso en la cama. Y es aquí donde te tienes que fiar de nuestra palabra: no te detengas.

squiert, como, eyaculacion, orgasmo

Lo ideal es que localicemos mentalmente los músculos que nos ayudan a retener y liberar la orina y juguemos a contraerlos intermitentemente. Llegados a este punto, si lo estamos haciendo bien, nuestra lubricación interna habrá alcanzado a las mencionadas glándulas de Skene.

En este momento la próstata ya será palpable y distinguible al tacto, por lo que procederemos a seguir estimulándola con movimientos circulares. Si nos hemos liberado mental y físicamente, estaremos listas para el squirt, que normalmente viene acompañado de un torrente de placer que puede o no puede ser un orgasmo, pero del que te garantizamos que te llevará al Nirvana. Veremos como un potente chorro sale de nuestro interior de manera potente pero intermitente y hasta es posible tener placenteras convulsiones. 

No importa si nosotras o nuestro compañero deja en ese momento de acariciarnos, este torrente no hay quien lo pare ya. Las sacudidas de placer te llevaran a otros mundos mientras paulatinamente van perdiendo fuerza dejándote momentáneamente vulnerable tras tremenda montaña rusa. Esperamos que hayas disfrutado de la experiencia.

Imagen Vía

Comentarios

¡Anímate!, aquí se publicarán los comentarios sobre este contenido... sé el/la primer@ en participar!!
 
Más noticias


Publicidad