Usamos cookies propias de COSMOPOLITAN IBERIA S.L. y de terceros para conservar sus preferencias, finalidades analíticas y de publicidad comportamental para la elaboración de perfiles basado en sus datos de navegación. Al navegar por este Sitio Web, acepta su instalación y uso. Puedes aquí consultar nuestra Política de Cookies y, si quieres, cambiar tus preferencias.
Buscar en cosmopolitantv.es

Life Style

COSMOJurado: Rituales para la noche de San Juan

Nuestras chicas nos cuentan cómo viven esta noche mágica

COSMOJurado: Rituales para la noche de San Juan
Este viernes viviremos una noche mágica. La noche del 23 al 24 se celebra la Noche de San Juan. Cargada de rituales y buenos deseos, la noche más corta del año se celebra de formas diferentes según la zona geográfica y según cada persona. Nuestras chicas del #COSMOJurado nos cuentan cómo viven ellas esta noche de los deseos. ¿Compartís rituales? 




carmen-velarde-la-bruja-con-tacón-de-aguja



No recuerdo que en mi entorno haya habido nunca demasiada tradición por los ritos de la noche de San Juan, pero supongo que es debido a que las celebraciones de esta noche son más propios de ciudades costeras, y en Córdoba —que es la ciudad en la que crecí—, muy a nuestro pesar, andábamos un poco faltos de playas.

Pero lo que sí que recuerdo que hacíamos por estas fechas era una fiesta memorable para inaugurar oficialmente el verano en la urbanización en la que vivía. La urbanización la formaban cincuenta y dos casas que compartían dos piscinas y jardines en una inmensa zona común. La noche de la fiesta poníamos unas mesas muy largas y cada familia preparaba varios platos de comida casera. Además hacíamos una barbacoa —¿puedo convalidar esto por hoguera de San Juan?— y montábamos una barra con bebidas en plan chiringuito.

Durante el resto del año las reglas de la piscina prohibían terminantemente bañarse por la noche, pero en esa fiesta nos apropiábamos del lema de que las reglas están para saltárselas, y terminábamos todos bañándonos de madrugada, niños y mayores. ¡Los que intentaban escabullirse del baño nocturno terminaban en el agua con ropa! Incluso recuerdo algún caso de quien intentó aferrarse a la silla en la que estaba sentado para que no le tirasen, pero igualmente acabó en la piscina, silla incluida. Puede que no celebrásemos San Juan propiamente hablando, ¡pero sin duda le dábamos al verano la bienvenida que se merecía!

piscina-carmen-velarde





azucena-moda-blogger



San Juan, la noche mágica, la noche más corta del año, una de mis noches favoritas. Mi ritual mágico de San Juan es el mismo desde que era muy pequeña; es un ritual que se ha ido transmitiendo de generación en generación en mi familia, ya que mi abuela se lo inculcó a mi madre y mi madre me lo inculcó a mí. 


Desde que era bien pequeña el día de San Juan era especial. Cada año, la misma noche de San Juan a las 00:00 o el día de San Juan a las 12:00 del mediodía, mi madre y yo íbamos juntas a recoger 12 piedrecitas, simbolizando cada una de ellas uno de los 12 meses del año. Esas 12 piedrecitas cogidas esos días a esas horas (podías elegir la noche o el día) tenían un poder especial, fuerza de la madre tierra que guardábamos durante un año entero, fuerza que se proyectaba en energía para todo el año, positividad e incluso estabilidad económica. 


Las 12 piedrecitas las guardábamos en un pañuelo de color claro en algún cajón de la casa, y allí se quedaban hasta el día de San Juan del siguiente año. Cada año en el día de San Juan íbamos a liberar las piedras que nos habían estado aportando energía, agradeciéndoles la fuerza que nos habían dado, y a sustituirlas por otras piedras llenas de energía renovada de la tierra. Mi tía y mi abuela siempre compartían el ritual con nosotras. 


Si quieres disfrutar este ritual solo necesitas un lugar en el que haya piedras que puedas recoger, un pañuelo y un sitio para guardarlas. El lugar en el que las cojas es totalmente a tu elección, nosotras las cogíamos en el jardín trasero de mi abuela, y la verdad es que recuerdo que lo pasábamos muy bien y que cuando salíamos de casa para ir a casa de mi abuela íbamos con prisa y emoción, porque el ritual debe ser a las 12 en punto y no podíamos llegar tarde. Solíamos hacerlo a mediodía, con la luz del sol arriba del cielo uniendo fuego y tierra en un solo ritual. Así que sí, yo creo en la magia de San Juan y la utilizo. Os animo a que lo hagáis también y comprobéis que es algo que funciona. 


piedras-rito-san-juan





encarni-ortiz-estilo-a-pie-de-calle



He de confesar que no soy mucho de rituales. Los típicos para la cena de Nochevieja y poco más. Sin embargo, el tema de los sueños y los deseos siempre me ha llamado mucho la atención. Cuando era pequeña y quería algo solía apuntarlo siempre en una papel, pues siempre me ha parecido que teniéndolo escrito era más fácil de conseguir. De hecho, llegué a juntar una cajita con varios papeles y mis deseos de años y años apuntados ahí, aunque nunca hice nada con ellos. (Y, he de decir que, aunque escritos los veía algo más claros, no todos se llegaban a cumplir).

La primera noche que celebré San Juan fue exactamente en la playa de San Juan, en la que, al caer el sol, la arena se convierte en un hervidero de gente emocionada por crear sus hogueras y quemar en ellas los deseos para el siguiente año. Así que ahí estaba yo, rodeada de gente, de fuego, y contagiada por ese cúmulo de emociones contenidas con uno de mis pequeños papeles en la mano. Cuando llegó el momento de tirar nuestros papeles al fuego para que éste los engullera y consiguiéramos cumplirlos, lo lancé emocionada sabiendo que en ese ambiente cargado de sueños y deseos el mío se iba a cumplir antes de que terminara el año. Y no sé si fue por la magia del momento o la magia real pero, ¡se cumplió!

La noche que os cuento sucedió hace un par de años, así que, el año pasado, al ver cómo deseo del año anterior se había cumplido, la noche de San Juan, esta vez cambiando la playa por una papelera en el balcón de mi casa, apunté en uno de mis tradicionales papelitos uno de mis deseos y lo quemé rodeada del asfalto de mi pequeña ciudad. Debe ser sugestión o algo así, porque éste, ¡también se cumplió!

Así que, ya veis, para ser una persona que escasea en rituales, la noche de San Juan se ha convertido en algo casi sagrado y, cada año, voy con mi papel y mi deseo donde quiera que esté para echarlo al fuego y lanzar al universo el pensamiento de que ojalá se cumpla.

¡Feliz noche de San Juan cosmojurados! 













Comentarios

¡Anímate!, aquí se publicarán los comentarios sobre este contenido... sé el/la primer@ en participar!!
 
Más noticias


¿Quieres recibir actualizaciones de NOTICIAS en tu dispositivo?
Ahora no ¡Vale, suscríbeme!
Tu dispositivo no puede recibir notificaciones, puede ser porque este sitio esté bloqueado.
¿Cómo desbloqueo?

Si ya está desbloqueado y sigue sin funcionar, entonces es porque tu navegador no es compatible para recibir este tipo de notificaciones