Usamos cookies propias de COSMOPOLITAN IBERIA S.L. y de terceros para conservar sus preferencias, finalidades analíticas y de publicidad comportamental para la elaboración de perfiles basado en sus datos de navegación. Al navegar por este Sitio Web, acepta su instalación y uso. Puedes aquí consultar nuestra Política de Cookies y, si quieres, cambiar tus preferencias.
Buscar en cosmopolitantv.es

Sexo

Así nos perjudican el porno y el cine romántico

Realidad contra ficción

Así nos perjudican el porno y el cine romántico

Solemos decir que las comedias románticas han distorsionado la idea de las mujeres de lo que debería ser una relación sentimental de la misma manera que el cine porno ha confundido la idea de lo que los hombres entienden por una relación sexual. Esto, que suena a broma, acaba de ser demostrado científicamente a través de un estudio.

Si preguntáramos a cualquier persona, hombre o mujer, si cree que el final feliz de Pretty Woman es realista o si lo mostrado en una atlética escena pornográfica de 45 minutos se ajusta a lo esperable en un acto sexual estamos seguros de que cada uno de los preguntados nos diría que no. Pero entonces, ¿cómo nos afectan estos géneros día a día si sabemos que son sólo ficción?

El estudio, encargado por la empresa de juguetes eróticos Bijoux Indiscrets, nos revela que el número de personas que ve en esta clase de películas un reflejo de la realidad es mayor de lo que podríamos pensar, o eso se desprende de los resultados conseguidos tras preguntar a más de 1500 personas.

porno, cine romántico, películas, sexo, perjudicial

Casi uno de cada tres hombres afirmó comparar sus acciones en la cama con aquello que ha visto en las películas para adultos, mientras que las mujeres, a las que se preguntaba si creían que las relaciones amorosas reflejadas en las películas románticas tenían cabida en la vida real, respondían que sí en un 22% de los casos.

En el caso de las mujeres, ahora sabemos que una película romántica dispara un 10% los niveles de progesterona, una hormona vinculada a la reducción de estrés que nos hace sentir paz interior cuando es segregada. Por defecto, nuestra mente suele buscar ese placer relajante en la vida real cuando proyectamos nuestros sueños en nuestra persona amada o en nuestro objeto de deseo.

Los expertos han concluido que este es un problema que comienza en la adolescencia. En el caso de los hombres, el cine porno es la puerta de entrada al mundo del sexo y durante sus primeros años siendo activamente sexuales, constituye el único contacto que tienen con el. Ni que decir tiene que sus inexpertas mentes quedan profundamente confundidas con lo que en estas películas se muestra.

Y lo que se muestra en el cine porno dista mucho de parecerse a la vida real. Por un lado, se muestra el coito como una competición olímpica en la que los cuerpos son llevados al límite por auténticos profesionales, lo que puede llevar a engaño y a la decepción de comparar nuestra vida sexual con lo visto en la pantalla, lo que puede desembocar en problemas de autoestima.

Por otro lado, en el cine porno, se muestra una visión engañosa de los roles del hombre y la mujer y la manera en que se relacionan entre ellos. Ellos aprenden erróneamente que el hombre ha de mostrarse dominante y que las mujeres son poco más que objetos sexuales de los que abusar a los que se puede degradar y tratar como mera mercancía. Cuando esto se aplica a la vida real, a sus relaciones sexuales, todo resulta en decepción. Tanto de ellos con su propio rendimiento sexual como de ellas por la frustración que supone tener delante (o encima) a una persona tan confundida con la idea de dar y recibir placer.

porno, cine romántico, películas, sexo, perjudicial

En el caso de las mujeres y las películas románticas, las altas expectativas amorosas son debidas a que la espectadora abandona a los protagonistas al final de la cinta, juntos y comiendo perdices, lo que nos da una idea de "felices para siempre" que se rompería si la película nos mostrara el futuro real de esos personajes a lo largo de los años.

Pero una relación sentimental es mucho más que la fase de enamoramiento, que es lo único que se suele mostrar en esta clase de cintas. Una relación real se basa en el trabajo de ambos por sacarla adelante no sólo en los momentos duros, sino a lo largo del tiempo cuando la costumbre y la rutina hacen acto de presencia.

La conclusión a la que llegan los expertos no puede ser más clara: el único problema real es no saber distinguir la realidad de la ficción. En el amor, como en el sexo y como en todos los factores que constituyen nuestras vidas, esta falta de distinción puede influirnos negativamente y puede llegar a moldear nuestra personalidad.

Nadie nos puede negar el placer de disfrutar de una buena cinta romántica o dejarnos llevar por una escena porno, pero siendo siempre conscientes de la línea que separa ficción de realidad.

Imagen Vía

Comentarios

Pablo, de Machu pichu: Hace 3 años

Jajajjaja genial el artículo la verdad es que el cine y el porno nos pone muy alto el listón a los hombres. Yo veo bastante porno peruano para documentarme no se crean y se ven hazañas increibles :D

 
Más noticias


¿Quieres recibir actualizaciones de NOTICIAS en tu dispositivo?
Ahora no ¡Vale, suscríbeme!
Tu dispositivo no puede recibir notificaciones, puede ser porque este sitio esté bloqueado.
¿Cómo desbloqueo?

Si ya está desbloqueado y sigue sin funcionar, entonces es porque tu navegador no es compatible para recibir este tipo de notificaciones