Yo para ser feliz quiero un camión

Se despierta El Cachorro en mitad de la noche y le propongo meterme en su cama para dormir un ratito con él. Retiro el camión con el que había decidido dormir y me acomodo a su lado. Porque resulta que él no se duerme si no es con algún vehículo. Dice que le cuidan. Normalmente es con un par de coches que le caben en sendas manos. Pero a veces, como esta noche, le da por meterse con el camionaco.

– Nooooo. ¡Mi camión! Quiero el camión – me salta.
– Pero, cariño, si con el camión no quepo. Ya te cuido yo, mi vida.
– No, quiero el “jubete”.
– ¿Prefieres el camión a mamá?
– ¡Zí!

Pues no se hable más. Me he bajado de su cama y le he metido el camión.

niño

Diosss, a ver cómo encajo ahora esto.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios