Watch your step

Abro la puerta a las once menos cuarto de la noche, volviendo del trabajo, y me encuentro con…

madre 18 (1)

O sea, no hay que bajar la guardia y dejar de mirar por dónde piso ni en mi propia casa.

Me asomo al salón y están el Señor de las Bestias y El Cachorro viendo la tele.

– ¿Se puede saber qué hace Don Bimbas ahí tirado?
– Nada, que se ha ido ahí y ahí se ha quedado.

¿Pero esta querencia de mi rubio por el suelo?

Bueno, no sé si por el suelo o por dormir raro. Otro día cualquiera, hago mi rueda de reconocimiento, esto es, echar un ojo al cuarto de mis hijos cuando yo me voy a dormir, y me encuentro esta estampita:

madre 18 (2)

¿Es esta una manera normal de dormir? Pregunto.

Luego dice que le duelen las rodillas. Lo que no sé es cómo no le duelen los tobillos, el espinazo, el coxis, los hombros y el píloro.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios