Vivan las toallitas

Mirad, casi me cargo al crío cuando se le ha caído yogur en la alfombra de piel de vaca del salón. Pero se me ha ocurrido limpiarlo con toallitas de bebé y… ¡se le ha arreglado hasta el desgaste! Tenía hasta un color más claro, diferente, en la zona de los pies. Y ha sido pasar una toallita e igualarse. Qué hallazgo. Como con todo, no hay mal que por bien no venga. Y estoy ahora, como poco, tan feliz como este:

bebe_pequeño

Creo que en su día ya hablé desde esta tribuna de las virtudes de las toallitas. Pero es que lo constato cada día. Gran invento.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios