Vaivén

A los siete meses ya se lograba poner de pie él solito. Lleva andando ni sé la de tiempo, y como dos meses que recorre metro y medio dando unos pasitos si un adulto lo agarra de salida y otro lo espera. Pero hoy, ¡¡¡hoy espontáneamente se ha puesto de pie desde el suelo y ha echado a andar hacia mí!!!

Mirad, aquí viniendo…

Niño corriendo

… Y aquí, yendo.

Niño corriendo

Así contado, el avance es muy sutil, sí. Soy consciente de que se trata de cambios con pequeños matices, que pasan desapercibidos para los no iniciados (los sin hijos), pero resultan claros y evidentes signos de que mi niño se está haciendo todo un mozo. ¡¡Nnnnnooooooooooooo, frenaaaaaaaaaaaaaaaaa!!


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios