Trabajo high level… again

De nuevo hemos de elaborar en cada un trabajo para que El Cachorro lo exponga en clase. Yo hasta ahora me los he currado bastante. Ya sea haciendo algo sencillo pero original y divertido, o algo elaborado.

madre 4 (1)

Pero estoy viendo que la peña no se esfuerza demasiado. Un compañero de mi hijo tenía que hablar de los frutos secos y lo que hizo fue llevar frutos secos en el bolsillo. Y ancha es Castilla.

Para colmo, el último trabajo que hicimos en casa, que nos costó lo suyo y no pocos quebraderos de cabeza, en el que el Señor de las Bestias y servidora nos volcamos y dimos lo mejor de nosotros mismos, que estaba genial, pasó sin pena ni gloria. A El Cachorro le entró la vergüenza, no lo contó, y su maestra, en vez de aprovechar nuestro trabajo para explicar la materia o de hacerle algo de aprecio, arrinconó el mamotreto y estuvo decorando una esquina.

Pues esta vez he decidido liarme lo justito. Le toca hablar sobre utensilios de cocina y para qué sirven, y al final hemos apañado esto:

madre 4 (2)

Menos mal que, por fortuna, esta vez mi chiquillo ha sabido explicarlo. Qué instrumento de cocina es, para qué sirve y de qué está hecho.

(El color de las gomas con las que se unen los objetos y su función, corresponde al material con el que está hecho el utensilio: metal, plástico, madera…)

Y luego, muy ufano, me ha contado que a los compañeros de su clase les ha gustado y que una ha dicho: «Simón siempre trae muchas cosas chulas». Supongo que con una mezcla de admiración y una pizca de envidia. Y no sé a él, pero a mí este comentario con cierto carácter retroactivo me ha hecho MOGOLLÓN de ilusión.

Bieeeen. Esta vez ha merecido la pena.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios