Titanic

Hemos decidido ver “Titanic”. A El Cachorro no sé qué le ha dado últimamente con el barco, que lleva días preguntando por él. Que cómo era de grande, que cómo fue lo del iceberg, que cuántos murieron… La peli es genial para despejar dudas.

Yo no las tenía todas conmigo. Se lo digo: “No sé yo si esa película es para ti”. Pero estamos con una vecina que nos dice que la vio su hijo, que tiene dos años menos que El Cachorro. “Se volvió loco con la escena del retrato de ella desnuda. Como tenía la peli grabada, se la puso varias veces. Le pirran las tetas”.

El Cachorro estaba ilusionado, y él opinaba que sí que era, entonces, una peli para él. No había nada más que hablar.

La cinta es larga, así que a mi chico se le hace eterno el pre-choque. Pero se mete en la historia y va comentando. En lo que Rose baja las escaleras del restaurante ataviada para la cena, con su vestidazo, exclama: “¡Hala, cómo se ha puesto!” Y observa: “Las mujeres se pueden poner lo que quieren y los hombres solo blanco y negro”. Es verdad. Por eso es tan fácil regalarnos cosas en cumples o en Navidad y a ellos nos es un puñetero suplicio.

madre 17 (1)

El momento retrato sí que lo ve. Este niño ve mis tetas absolutamente todos los días. No ya porque están él y su hermano en el baño mientras me ducho, sino porque tiendo a pasearme por toda la casa como Dios me trajo al mundo. Pero aprovecho a llevármelo a lavarse los dientes en la escena del coche en la bodega, donde los protas tienen más que palabras.

Lo que ocurre acto seguido es que la cosa se empieza a poner chunga…

madre 17 (2)

Tras el impacto con el iceberg, se suceden secuencias dramáticas y algunas de miedito total. El Cachorro se tapa los ojos, el pobre. Y veo que hasta se le ponen los ojos llorosos. Y me dice: “Tienes razón, esta peli no es para mí”.

madre 17 (3)

Ja, ja, ja. Qué mono.

Le digo que no hay necesidad de sufrir, que la quito y santas pascuas. Y dice que no. Y remonta el ánimo. Ya no le da tanto miedo…

Una vez terminada la peli, se compadece de ese bebé que ha visto muerto con su madre muerta en el mar. “Pobrecito, no ha vivido casi nada”. Pues porque la peli la he visto unas cuantas veces, pero si no estaría yo llorando a moco tendido, que me conozco…


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios