Tetas envidiosas

Si le doy la izquierda al bebé, la otra protesta. En serio, duele con un hormigueo apremiante. Es que es lo que faltaba. Tengo un cuerpo caprichoso, consentido, demasiado mimado, y celoso.

madre

Voy a tener que decirle a Don Bimbas que me haga el favor de hacer el mismo caso a las dos, como hago yo con él y con su hermano.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios