¡Teta!

Si estoy desnuda y cerca del nene, mi teta se da por estrujada. Se me ocurrió decirle cómo se llamaba, “teta”, como hace una semana. Pensé que tal revelación había pasado sin pena ni gloria. Hasta que hoy me ha vuelto a ver desnuda y, señalándome los pechos, se ha puesto a decir “teta, teta, teta” como un descosido. Y así lleva todo el día. Esta noche se ha puesto a gritar “TETAAAAA” sin siquiera vérmela.

Niño

Creo que estamos criando a un completo heterosexual.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios