Teniendo hijo, ¿quién quiere perro?

Mucha literatura hay, la cual respaldo, y por experiencia, al respecto de perros que reciben a sus dueños como si no los hubieran visto en un año aunque solo hayan pasado unas horas.

Pues bien, esto no es algo que tengan los perros en exclusiva. Tendríais que ver a El Cachorro. Cómo sale corriendo al hall en cuanto entro por la puerta, gritando: “¡MAMIIIIII!” y abrazándoseme a las piernas. Solo le falta la cola para darle unos buenos meneos.

Niño

Una auténtica gozada. Da gusto llegar a casa.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios