DA NANG – HANOI

28 Hàng Buôm
Puerta Quan Chuong
Mercado de Dong Xuan

COSAS QUE SE APRENDEN EN VIETNAM.

Que, por si fuera poco el ritmo impuesto y no tenga ya a mi hijos machacados, no tanto como a su padre, me estoy acojonando por lo que está por venir, que, sí, son muy amables pero, cuando ven que no van a sacar nada de ti, te ignoran e incluso desprecian, que voy a llamar a mi nuevo calzado de viejuna, sandalias vintage, que, como cuando te mudas de una casa pequeña a una más grande y no te caben las cosas, cuantos más bolsos tenemos, menos podemos meter, que comen carne de humo de ciclomotor y calor húmedo de ciudad y no se mueren, que tener el pelo negro y liso te da carta blanca para cometerte atentados capilares, que aprovechan el espacio, que hemos venido a jugar y que nos gusta el riesgo, que tengo riada en el canalillo, que no se puede caminar por las aceras, que soy el Rey León, que se tunean sandalias pasadas de moda con la marca de lujo que quieras, que vender salchichas en la calle no está reñido con que te hagan a la vez pedicura y manicura, que tenemos que exportar lo de que te laven el pelo en la peluquería estando totalmente en horizontal, que todo es x 4, incluidos los homenajes, y que vivan los masajes de pies, que sí que pesa, que me acabo de dar cuenta de que llevo 12 días sin tomarme unas pastillas que debía administrarme a diario, que cuanto más cansados, más movidos, o qué narices es esto. De momento.

madre 29 (1)

¿Qué pasa también hoy?

Pasa que dice Don Bimbas.

– He visto un gordo.
– Ese es Buda – le aclara El Cachorro.

madre 29 (2)

Pasa que, curiosamente, en el medio de transporte que menos frecuentan, mis hijos son de lo más aplicados…

madre 29 (3)

Leen detenidamente las normas. Bueno, leer no, miran los dibujos, que también cuenta. Claro que aquí no hay tele en los asientos…

Pasa que una vendedora de plátanos le regala unos plátanos a Don Bimbas y, ya de paso, quiere que haga la turistada. Y yo no quería, que ya es raro en mí, pero no quería. Y el Señor de las Bestias enseguida me ha plantado el típico sombrero. Y entre el uno y la otra, zas.

madre 29 (4)

PLAYA DE AN BANG

Playa de An Bang
Casa de Quang Dong

https://www.instagram.com/p/B0duF42CDH3/

COSAS QUE SE APRENDEN EN VIETNAM.

Que también barajo la opción de que los cruasanes de Nutella que me trinco en el desayuno tengan asimismo algo que ver en lo de mi aumento de hechuras, que podemos morir electrocutados en cualquier momento, que para encantarles el karaoke, ya podían cantar un poco mejor, que hay vehículos que directamente no tienen calefacción, que esto es como Pamplona, que pasamos del sol más luminoso al oscuro Mordor en un santiamén, que he tomado consomés más fríos que el mar de esta playa, que se abrigan más para ir a la playa que yo para esquiar en Andorra, que tengo la teoría de que mantienen un rato a las que te engañan prometiéndote el oro y el moro y luego las retiran para que no tengas a quién reclamarle cuando no se cumplen las cosas ni por el forro, que menos mal que la cocina italiana se expandió por todo el mundo, que los vietnamitas salen a la luz a partir de las 16:30 de la tarde, que estamos en el ecuador del viaje, ¡que casi lo consigo!, que estoy preparada para anunciar compresas por televisión. De momento.

¿Qué pasa también hoy?

Pasa que mis hijos se vengan de mí, de las palizas que les doy, por la noche. Dormir con El Cachorro es un auténtico suplicio. Me clava todo lo que tiene en el cuerpo con punta: codos, rodillas… Se mueve que se debe levantar con agujetas.

Tiene toda una cama para él y se dedica a conquistar.

Es que es tremendo lo anguilas que son estos críos todo el rato. Lo de la noche de El Cachorro es un reflejo de cómo son durante el día, todos los días. No se están quietos ni dentro de un coche. Cómo es posible que se puedan mover tanto. Qué barbaridad.

madre 28

Si me sorprenden a mí, cómo no estarán los demás, aguantándolos viéndolos.

Pasa que somos los más chulitos de la playa.

madre 28 (1)

Pasa que digo: “Venga, salimos del agua, nos secamos y a comer”. Salimos y, dos minutos después, El Cachorro:

madre 28 (2)

Y diez minutos más tarde:

madre 28 (3)

Se me queda el pequeño fritanga.

Es que no hay manera. ¿Os extraña que tenga ganas constantes de tirarlos por la ventana?

madre 28 (4)

Pasa que el bimbés tiene versión inglesa.

– ¿Cómo se dice mariposa? – pregunto a El Cachorro.
– ¿En inglés? Bu…
– ¡No! ¡Lo digo yo! – se impone Don Bimbas.
– Venga, a ver.
– Hummm… Morifló.
– ¿¿Morifló?? Qué dices, cabestro, butterfly!!
– Es que tenía esa idea… – se excusa. Estaba TAN CONVENCIDO de que se decía morifló.

madre 28 (5)

Pasa que me he puesto a jugar al billar, diciéndoles a mis críos que iban a flipar con lo buena que era…

madre 28 (6)

… y, efectivamente, han flipado con lo buena que ERA. Antes, ya no. Madre mía qué zote.

Pasa que me voy a ir arrepintiéndome de no haberme hecho un vestido. Es lo típico de aquí. Más, sabiendo que a mi chiquitín le gustan.

madre 28 (7)

ISLA DE CHAM

Pues eso, a la isla de Cham. Hoy es día de premiar a los peques.

madre 27 (1)

Y eso implica que no vamos a visitar nada, sino que vamos a divertirnos, a hacer snorkel.

madre 27 (2)

COSAS QUE SE APRENDEN EN VIETNAM.

Que aquí se levantan muy pronto y nosotros nos acostamos muy tarde y vamos a morir, que el agua fría está caliente y el agua caliente te provoca quemaduras de primer grado, que me están apeteciendo unas lentejas y un bocata de jamón de bellota, que la marca de la máscara de buceo puede que me dure hasta Madrid, que no te merece la pena colgarte la botella y toda la pesca porque con el snorkel ves lo mismo, que hay que volverse a echar crema solar, que el box fish en español se llama pez cofre, que me han entrado ganas de adoptar a los de la lavandería, con setenta y pico años que deben tener por barba, que voy a ensuciar algo corriendo para llevárselo antes de irme, que no sé qué hago lavando cuando me he traído, sin querer, ropa de sobra, que el carpaccio tiene el grosor de un solomillo, que otra de las cosas buenas de viajar es la de conocer los caldos autóctonos, como el tinto de Chile o de Francia, que no puedo evitar fotografiar el puente japonés cada vez que lo veo, que ya tiene mérito pillarse una cagalera en el país del arroz, que puede ser, solo puede, que no sea la comida lo que me está poniendo tocina, sino las cervezas, que cuando pides un par de sandalias nuevas, no las de exposición, te cogen el pie, dibujan la silueta, calibran su grosor y te hacen el modelo a tu medida, ¡que me estoy comprando zapatos de vieja! De momento.

View this post on Instagram

COSAS QUE SE APRENDEN EN VIETNAM. Que aquí se levantan muy pronto y nosotros nos acostamos muy tarde y vamos a morir, que el agua fría está caliente y el agua caliente te provoca quemaduras de primer grado, que me están apeteciendo unas lentejas y un bocata de jamón de bellota, que la marca de la máscara de buceo puede que me dure hasta Madrid, que no te merece la pena colgarte la botella y toda la pesca porque con el snorkel ves lo mismo, que hay que volverse a echar crema solar, que el box fish en español se llama pez cofre, que me han entrado ganas de adoptar a los de la lavandería, con setenta y pico años que deben tener por barba, que voy a ensuciar algo corriendo para llevárselo antes de irme, que no sé qué hago lavando cuando me he traído, sin querer, ropa de sobra, que el carpaccio tiene el grosor de un solomillo, que otra de las cosas buenas de viajar es la de conocer los caldos autóctonos, como el tinto de Chile o de Francia, que no puedo evitar fotografiar el puente japonés cada vez que lo veo, que ya tiene mérito pillarse una cagalera en el país del arroz, que puede ser, solo puede, que no sea la comida lo que me está poniendo tocina, sino las cervezas, que cuando pides un par de sandalias nuevas, no las de exposición, te cogen el pie, dibujan la silueta, calibran su grosor y te hacen el modelo a tu medida, ¡que me estoy comprando zapatos de vieja! De momento. #IsladeCham #CuLaoCham #Vietnam #viajarconniños #Los4FantásticosEnVietnam #Día10

A post shared by Amaya (@amayareytv) on

¿Qué pasa también hoy?

Pasa que todos quieren lo que no tienen.

De buena mañana, en el desayuno del hotel, ya pasa un camarero a sonreírle a Don Bimbas y tocarlo (les encanta tocarlo. Yo no sé si es que se piensan que da suerte). Cuando se va, dice el pequeño: “Yo no quiera ser rubioooo”. Su padre:

– Porque no quieres que te hagan cosas, ¿no?

Y dice El Cachorro:

– Yo quería ser rubio para que todo el mundo me dijera cosas.

Nunca llueve a gusto de todos.

madre 27 (3)

Pasa que nos sentamos en una terraza donde, como tardes en elegir lo que quieres, que no lo sabes porque no lo entiendes, y como tardes en hacerlo desaparecer del plato, te meten prisa y te quieren echar. Y están los críos, que sospechan de todo lo que hemos elegido, como para darse prisa.

madre 27 (4)

Pasa que mi pequeño tiene una OBSESIÓN con la canción de los esqueletos. La ve en bucle.

madre 27 (5)

Pasa que no he tenido más remedio que aparcar a mis tres hombres e irme yo sola a seguir viendo cosas.

madre 27 (6)

Hay un mercado de farolillos que no puede ser más bonito. Me entran ganas de comprarme alguno, pero es que, en realidad, como quedan bien, es todos juntos. O el puesto entero o nada.

madre 27 (7)

Pasa que no me quiero ir de aquí. Que aún no nos vamos, de hecho, pero es que no me quiero ir.

madre 27 (8)

HOI AN

Puente japonés
Casa de Phung Hung
Casa de Tan Ky
Sala de asambleas de Phuc Kien
Restaurante Co Mai
Mercado

COSAS QUE SE APRENDEN EN VIETNAM.

Que se suda sin olor, que el papel higiénico es muy suave, que mis pequeños pueden mear en los urinarios de la pared, que no creo que exista mayor guarrada que limpiarse el culo y tirar ese papel higiénico a una papelera, que me da más asco si cabe la papelera de los papeles higiénicos sucios que lo que hay dentro, que mis hijos cenan pizza cuatro quesos every night y me recuerdan a mí cuando aterricé en Madrid y llegué a pesar cuatro arrobas y media, que siempre tengo razón en España y ahora también en Vietnam, que desde aquí te veo trasnochar, que, fiel a mi naturaleza, que siempre que me voy de vacaciones me pongo enferma, actualmente paseo una curiosa cistitis por hoi an, que hay quien todavía no se aclara con los millones de billetes, que no imaginaba que me iba a comprar las mismas camisetas que me compré hace tres años en Huelva, que esto pasa muy rápido, que volveré con unas ideas para la piscina de la urba y su utilización nocturna, que el puente japonés bien vale una boda. De momento.

madre 26 (1)

View this post on Instagram

COSAS QUE SE APRENDEN EN VIETNAM. Que se suda sin olor, que el papel higiénico es muy suave, que mis pequeños pueden mear en los urinarios de la pared, que no creo que exista mayor guarrada que limpiarse el culo y tirar ese papel higiénico a una papelera, que me da más asco si cabe la papelera de los papeles higiénicos sucios que lo que hay dentro, que mis hijos cenan pizza cuatro quesos every night y me recuerdan a mí cuando aterricé en Madrid y llegué a pesar cuatro arrobas y media, que siempre tengo razón en España y ahora también en Vietnam, que desde aquí te veo trasnochar, que, fiel a mi naturaleza, que siempre que me voy de vacaciones me pongo enferma, actualmente paseo una curiosa cistitis por hoi an, que hay quien todavía no se aclara con los millones de billetes, que no imaginaba que me iba a comprar las mismas camisetas que me compré hace tres años en Huelva, que esto pasa muy rápido, que volveré con unas ideas para la piscina de la urba y su utilización nocturna, que el puente japonés bien vale una boda. De momento. #HoiAn #Vietnam #viajarconniños #Los4FantásticosEnVietnam #Día9

A post shared by Amaya (@amayareytv) on

¿Qué pasa también hoy?

Pasa que no puedo estar más contenta de lo mucho que he acertado con este viaje. Lo estoy disfrutando tanto que me asusta. Incluso lo estoy rememorando antes de haberlo terminado.

madre 26 (2)

Pasa que por fin toca (bueno, no es que toque, pero así lo he organizado yo) visitar esta ciudad donde estamos alojados, que a mí me apetecía mucho. Es un lugar, y mira que me molesta ponerme cursi, encantador.

madre 26 (3)

Pero tiene algo malo: está atestado de gente. Aunque, sorprendentemente, a veces se circula por calles solitarias, no sé si porque están más apartadas del “mogollón”, o porque caminamos a deshoras.

madre 26 (4)

Pasa que sé que, por muchos mercados que visitemos, no lograré convencer a estos cobardicas abonados al menú infantil de que comamos en uno de ellos.

madre 26 (5)

Pasa, además, que empiezo a encontrar una oposición frontal a la comida vietnamita por parte de Don Bimbas, que se niega a probar bocado:

madre 26 (6)

“Es que lo de los chinos no me bustaaa…”

Pues no nos queda viaje ni nada. Va a volver a España en los huesicos.

HUE – DA NANG – HOI AN

Playa de Lang Co
Paso de Hai Van

DANANG
Pagoda de Linh Ung
Playa de My Khe (la vimos desde el coche, porque al guía no le dio la santa gana de parar).
… en la península de Son Tra
Montañas de Mármol

HOI AN

madre 24 (1)

https://www.instagram.com/p/B0U7I3dCb_N/

COSAS QUE SE APRENDEN EN VIETNAM.

Que las chanclas azules nuevas destiñen y tengo los talones de Idris Elba, que empiezo a no ser nadie si no bebo un zumo de sandía cada mañana, que mi hijo mayor come espaguetis carbonera con fruta de dragón (a la vez) para desayunar, ergo Adriá es un aficionado, que para qué quieres intermitente si tienes claxon, que mi chico no es bajito, que la cabezonería de llevar zapato cerrado no puede durar para siempre, que se confirma que tengo la enorme tara mental de echar de menos justo las dos pichorradas que me dejo aposta porque cómo va a ser posible que no pueda viajar sin eso, que no lo uso ni en casa, que el esmalte permanente de las uñas de mis pies me ha durado exactamente siete días, que a las vietnamitas les debe gustar ir con la gotilla, que nos dicen que hoy es el festival de la luna y les digo que ni hablar, que se celebra con la luna llena, y rebaten que también en luna nueva, y les digo que hoy es cuarto menguante, y con todo tenemos una predisposición a ser timados y cogemos y picamos, sabiendo que mañana hay otro “festival” igual, porque aquí hemos venido a jugar, que, sin duda, la vida mejora si le colocas unos farolillos. De momento.

View this post on Instagram

COSAS QUE SE APRENDEN EN VIETNAM. Que las chanclas azules nuevas destiñen y tengo los talones de Idris Elba, que empiezo a no ser nadie si no bebo un zumo de sandía cada mañana, que mi hijo mayor come espaguetis carbonera con fruta de dragón (a la vez) para desayunar, ergo Adriá es un aficionado, que para qué quieres intermitente si tienes claxon, que mi chico no es bajito, que la cabezonería de llevar zapato cerrado no puede durar para siempre, que se confirma que tengo la enorme tara mental de echar de menos justo las dos pichorradas que me dejo aposta porque cómo va a ser posible que no pueda viajar sin eso, que no lo uso ni en casa, que el esmalte permanente de las uñas de mis pies me ha durado exactamente siete días, que a las vietnamitas les debe gustar ir con la gotilla, que nos dicen que hoy es el festival de la luna y les digo que ni hablar, que se celebra con la luna llena, y rebaten que también en luna nueva, y les digo que hoy es cuarto menguante, y con todo tenemos una predisposición a ser timados y cogemos y picamos, sabiendo que mañana hay otro “festival” igual, porque aquí hemos venido a jugar, que, sin duda, la vida mejora si le colocas unos farolillos. De momento. #LangCo #Danang #HoiAn #Vietnam #viajarconniños #Los4FantásticosEnVietnam #Día7

A post shared by Amaya (@amayareytv) on

madre 24 (2)

¿Qué pasa también hoy?

Pasa que están los críos en la furgoneta dando lo que viene siendo un poquito por saco, jugando a tirar cosas. Ya voy y les digo que no puede ser, que basta. Y dice Don Bimbas: “Es que mi chancla quiere que la tireeee”. ¿Pero vosotros os creéis? No sé en qué momento mi niño piensa que va a colar eso de que objetos inanimados cobren vida. Pero, en el caso de que lo hicieran, lo que ya es absolutamente increíble es que lo fueran a someter a sus órdenes. ¡A mi pequeño! ¡Bien y tú!

madre 24 (3)

Pasa que, una vez en el hotel, bajo a cenar más tarde que los chicos, y descubro que el Señor de las Bestias ha pedido sendos platos de espaguetis carbonara a los críos. Si llego a estar yo, digo que uno para los dos. Pero él ha pedido dos. Y cada uno tiene una montaña de espaguetis con una tonelada de bacon. ¡Y como no estamos en España, no puedo pedir la “doggy bag”, con la que me ahorraría un par de comidas y cenas por lo menos, tal es la cantidad que les han puesto!

¿Por qué en este tipo de cosas solo caemos las mujeres? La previsión, el cálculo, la lógica… ¿son solo atributos femeninos? Porque este es un mal generalizado entre los tíos, me temo. ¿Qué me decís de tener la sensación, fundada, constante, de que, si no estoy yo vigilante, la van a liar? Qué cruz.

madre 24 (4)

Como es natural, cuando van por la mitad, y mucho me parece, El Cachorro dice que ya no puede más. Yo creo que está al borde del empacho.

– Esto no se lo come ni el más flaco de todos – dice.
– Será el más gordo – puntualizo.
– No, el más flaco, porque tendrá mucha hambre.

¡Pues es verdad! ¿Quién comerá más, un gordo atiborrado o un flaco muerto de hambre? Los niños aplican la evidencia más aplastante.

Pasa que, sin duda, es todo un acierto coger hoteles con piscina…

madre 24 (5)

… y, a poder ser, con farolillos.

HUE

Arena Real (una especie de plaza de toros o anfiteatro romano construido para diversión de los emperadores Nguyen, donde se producían peleas entre elefantes y tigres).
Templo de los elefantes (a los tigres se los comían).
Tumba de Minh Mang.
Tumba de Khai Dinh.
Playa de Thuan An (norte, mar de la China Meridional).

View this post on Instagram

COSAS QUE SE APRENDEN EN VIETNAM. Que la Coca-Cola light es un jarabe infecto y van a conseguir que me desenganche, que van como van pero porque van a dos por hora, que todo es mini, las personas, las sillas, las motos, los camiones…, que no coger los chubasqueros cuando siempre lo haces es el equivalente a ir a la peluquería en España en verano, que nunca llueve… y jarrea, que Drácula podría salir de día tapado hasta las cejas, con guantes y todo, a 40 grados, y no levantaría ninguna sospecha, que dormirse en un ciclomotor es posible, que un enfado cobra más entidad si se produce en una infinita y solitaria playa vietnamita, que ducharse a cazos te retrotrae a la época de tus abuelos, que para qué hacer baños separados cuando puedes poner un meadero de tíos y un váter juntos y sanseacabó, que con dos millones no vamos a ningún lado. De momento. #Vietnam #viajarconniños #Los4FantásticosEnVietnam #Día6

A post shared by Amaya (@amayareytv) on

COSAS QUE SE APRENDEN EN VIETNAM.

Que la Coca-Cola light aquí es un jarabe infecto y van a conseguir que me desenganche, que van como van pero porque van a dos por hora, que todo es mini, las personas, las sillas, las motos, los camiones…, que no coger los chubasqueros cuando siempre lo haces es el equivalente a ir a la peluquería en España en verano, que nunca llueve… y jarrea, que Drácula podría salir de día tapado hasta las cejas, con guantes y todo, a 40 grados, y no levantaría ninguna sospecha, que dormirse en un ciclomotor es posible, que un enfado cobra más entidad si se produce en una infinita y solitaria playa vietnamita, que ducharse a cazos te retrotrae a la época de tus abuelos, que para qué hacer baños separados cuando puedes poner un meadero de tíos y un váter juntos y sanseacabó, que con dos millones no vamos a ningún lado. De momento.

madre 23 (1)

¿Qué pasa también hoy?

Pasa que se suceden un porrón de reflexiones, problemáticas y dudas bimbaineras. Por ejemplo, al ver una gallina. Me dice: “¿A que la gallinita juega a la gallinita ciega?” Jaaja. Claro, la metagallina

madre 23 (2)

Más tarde, para beber: “No quería pajitas pero sin querer la he pedido”.

madre 23 (3)

Desenfundo el móvil para mis habituales propósitos. Él:

– ¡No me hagas una foto!
– ¿Por qué no?
– ¡Porque no!
– ¿Por qué?
– Porque soy el rey del mundo.

madre 23 (4)

Pero no por ser rey del mundo deja de ser un tipo conformista… Me pregunta:

– ¿Cuándo nos vamos a la playa?
– Vemos una tumba más y nos vamos.
– ¡Vale!

“Vale”, dice. Llevamos ya siete monumentos de hercúleas proporciones. Cuatro añitos tiene.

madre 23 (5)

No le debe convencer mucho lo de ir en moto por Vietnam, cuando realmente es una experienciaca, por poder ir sin casco y por poder ir tres en una, y se interesa: “¿Por qué los ricos son ricos?” Yo le digo que por muchas razones, pues porque sus papás y abuelos eran ricos, porque han sabido ahorrar o porque, miento, han estudiado mucho y han podido elegir el trabajo con el que se gana dinero. Y él me pregunta qué cuántos tienen un Bugatti Veyron. Le digo que pocos. Él opina que es guay tener un Bugatti Veyron. Todo esto, yendo en moto por Vietnam.

madre 23 (6)

– Pues te advierto una cosa – le digo – yo prefiero estar como estamos, viajando en estas motajas, de modo auténtico, viéndolo todo con tranquilidad, oliendo el mundo, sintiendo el airecito en la cara… que ir en un Bugatti Veyron.
– Pero el Bugatti Veyron va más rápido – replica.
– Me da igual, yo no quiero ir más rápido, yo quiero ir como vamos. Para rato lo cambiaba…
– Pues yo sí que lo cambiaba…

SI ES QUE CON UN SOLO DÍA CON ÉL PODRÍA ESCRIBIR UN MES ENTERO DE BLOG.

Pasa que, sí, en España hay playas a cascoporro, y mejores, pero yo viajo con dos niños que han visto ya siete millones de pagodas con un calor sofocante y aún no me han enviado al cuerno.

madre 23 (7)

Lo que no tienen las playas españolas es el agua a la temperatura del caldo de cocido.

madre 23 (8)

Y no están desiertas, como esta.

madre 23 (9)

Ni tampoco, en el chiringuito que hemos tomado como base, tienen una especie de bañera de agua llena de agua dulce que es la que se utiliza para, por medio de unos cazos de plástico, pegarse uno una “ducha” después de playear.

madre 23 (10)

Alguno le coge el tino enseguida.

madre 23 (11)

Pasa que viene Don Bimbas a nuestra cama porque no se halla en la suya. Nuestra cama es kilométrica y le digo que se coloque en medio, bien lejos.

Poco a poco va ganando posiciones hasta que llega a mí. Y me toca, porque lo que quiere es estar en contacto.

madre 23 (12)

Y ME CHIFLA.

HUE

Ciudad imperial.
Tumba de Tu Duc.
Pagoda de Thien Mu, uno de los símbolos de Hue.

madre 22 (1)

COSAS QUE SE APRENDEN EN VIETNAM.

Que se puede dar de comer a todos los peces de todos los estanques de la Ciudad Imperial de Hue, que sí se puede sudar más, mucho más, que cuesta más conseguir ser blanco que ponerte moreno, que más vale pedir perdón que pedir permiso, que cambio mi Harley por un ventilador, que saben que los guiris nos acercamos a la luz como mosquitos y vamos y se pierde todo el brillo, que merece la pena dejar que los críos se mojen vestidos, que las ensaladas de tomate son capaces de provocarte angustia, que el Real Madrid seguro que fichaba a unos cuantos monjes budistas, que los monjes budistas juegan al bádminton con los pies, que cambiando solo una letra serían monjes nudistas y quizá por eso tienen la cabeza desnuda (jarajá) y que en el 63 no debieron dejarles jugar con mecheros, que como el personal siga mirando así a mi rubio, me lo van a desgastar, que somos la versión vietnamita de quienes en España le echan ketchup a la paella, que siempre es Navidad, que tengo unos hijos que son unos jabatos. De momento.

View this post on Instagram

COSAS QUE SE APRENDEN EN VIETNAM. Que se puede dar de comer a todos los peces de todos los estanques de la Ciudad Imperial de Hue, que sí se puede sudar más, mucho más, que cuesta más conseguir ser blanco que ponerte moreno, que mas vale pedir perdón que pedir permiso, que cambio mi Harley por un ventilador, que saben que los guiris nos acercamos a la luz como mosquitos y vamos y se pierde todo el brillo, que merece la pena dejar que los críos se mojen vestidos, que las ensaladas de tomate son capaces de provocarte angustia, que el Real Madrid seguro que fichaba a unos cuantos monjes budistas, que los monjes budistas juegan al bádminton con los pies, que cambiando solo una letra serían monjes nudistas y quizá por eso tienen la cabeza desnuda (jarajá) y que en el 63 no debieron dejarles jugar con mecheros, que como el personal siga mirando así a mi rubio, me lo van a desgastar, que somos la versión vietnamita de quienes en España le echan ketchup a la paella, que siempre es Navidad, que tengo unos hijos que son unos jabatos. De momento. #Huê #Vietnam #viajarconniños #Los4FantásticosEnVietnam #Día5

A post shared by Amaya (@amayareytv) on

madre 22 (2)

¿Qué pasa también hoy?

Pasa que se nos ha ocurrido ponernos a visitar la Ciudad Imperial a mediodía, en pleno verano vietnamita, bajo un bochorno sideral, y como había mucho que ver y soy de las que no quiere perderse nada, el Señor de las Bestias se ha enfadado.

madre 22 (3)

Que no se me enfadan mis pequeños, que sudan como pollos (Don Bimbas parece un guiri en Benidorm), y se me enfada el mayor, que dice que no aguanta. Es más falso…

madre 22 (4)

Bueno, igual algo de razón tiene. Esto es enormeus y el sol cae a plomo. El ambiente es de sauna. Pero es que lo que estamos viendo bien merece morir ahogados de calor entre estertores, supurando sudor de la resaca de hace una década.

madre 22 (5)

Supongo que cuando el Señor de las Bestias se vea en todas estas estampas, se le olvidará lo mal que lo estaba pasando…

madre 22 (6)

Pasa que, por suerte, los guías y los conductores de moto vietnamitas que pillas casualmente por la calle son muy así, y nos obligan a limar asperezas para la foto. No nos habíamos besado tanto en la vida.

madre 22 (7)

Pasa que, sí, yo soy esa madre que deja que sus hijos se monten en moto sin casco…

madre 22 (8)

… y que se metan vestidos en la fuente del hotel que nos dijeron que tenía piscina pero resulta que al final era una pequeña en un spa restringido a menores de 16 años.

madre 22 (9)

Porque cuando una es malamadre, lo es también internacionalmente. Cuando una es malamadre de corazón, auténtica, el malamadrismo se manifiesta de manera inevitable.

Pasa que un restaurante vietnamita convierte a mis hijos en una banda de rock. Don Bimbas es la voz y El Cachorro se hace cargo de la batería. (No se puede negar que los cubiertos orientales dan más juego para estas cosas que los tenedores y cuchillos tradicionales…)

madre 22 (10)

Pasa que, si Don Bimbas tiene carisma en su casa, aquí tiene el cuádruple. Imaginad.

¿Recordáis que os conté que la gente le regala cosas porque sí, sin venir a cuento? Pues esta señora le ha dado un huevo duro de codorniz, y se lo ha pelado.

madre 22 (11)

Un rubiales bien mono suelto por países donde todos son morenos… Demasiado. Le llaman la atención, le tiran de la camiseta, le tocan, le sacan fotos… Ni Justin Bieber tendría tanto éxito.

Pasa que tengo la suerte de que el rubito esté por mí. Ya lo comenté aquí. Pero mi pequeñito, cuando le entra la cariñada conmigo, normalmente a punto de caer en los brazos de Morfeo, me dice: “Eres la reina”. DE VERDAD QUE ME MUERO. Y luego, como se pega todo el día picándome, diciéndome cosas como “¿por qué eres fea?” o “el culete es de papá”, parece que al final del día quiere compensarme y añade: “Eres muy guapa. Te quiero”.

madre 22 (12)

Y hoy, además, que me he quejado porque él y su hermano se querían sentar con su padre en el restaurante, de propina concluye: “Y me voy a sentar siempre contigo”. ME-LO-CO-MO. Lo estoy avisando, ¿eh?

Pero lo de “eres la reina”… ¿QUÉ ME DECÍS? <3

HO CHI MINH. Barrio de Cholon

Templo hindú de Mariamman.
Chùa (pagoda, pues tiene Buda, si no sería templo) de Giac Vien.
Pagoda Hoi Quan Ha Chuong.
Pagoda de Ông Bôn.
Mercado de Binh Tay.
Comemos en el restaurante Five Oysters en Bui Vien (calle de mochileros).
Golden Dragon Water Puppet Theater.

madre 19 (1)

COSAS QUE SE APRENDEN EN VIETNAM.

Que es ridículo (y de zopencas) venir con el pelo liso si lo tienes rizado, que para un taxista de moto es más valioso el cráneo de un adulto que el de un niño, que antes de decir “no sé dónde está eso”, te mandan al quinto pino así vayas acompañada de dos niños pequeños, el hombre de hojalata y todos los miembros de la Asociación Española de Cojos, que rascarse con la manicura recién hecha sobre una piel impregnada en antimosquitos te pone de muy, muy mala gaita, que no hace falta bajarse de la moto para absolutamente nada, que aquí un niño rubio es más raro de ver que un unicornio y, ahora que veo la foto, que he estado a punto de perder un brazo entre la riada de motos por saludar a cámara.

View this post on Instagram

COSAS QUE SE APRENDEN EN VIETNAM. Que es ridículo (y de zopencas) venir con el pelo liso si lo tienes rizado, que para un taxista de moto es más valioso el cráneo de un adulto que el de un niño, que antes de decir “no sé dónde está eso”, te mandan al quinto pino así vayas acompañada de dos niños pequeños, el hombre de hojalata y todos los miembros de la Asociación Española de Cojos, que rascarse con la manicura recién hecha sobre una piel impregnada en antimosquitos te pone de muy, muy mala gaita, que no hace falta bajarse de la moto para absolutamente nada, que aquí un niño rubio es más raro de ver que un unicornio y, ahora que veo la foto, que he estado a punto de perder un brazo entre la riada de motos por saludar a cámara. De momento. #Saigón #HoChiMinh #Vietnam #viajarconniños #Los4FantásticosEnVietnam #Día2

A post shared by Amaya (@amayareytv) on

madre 19 (2)

¿Qué pasa también hoy?

madre 19 (3)

Pasa que vemos que venden pato.

madre 19 (4)

– No quiero comer pato vivo – dice El Cachorro.
– Hijo, los matan antes de que te los comas.
– Si los matas son filetes – afirma. Y parece que cree que ya no tienen que ver con un animal…

madre 19 (5)

Pasa que los niños le encuentran el encanto a los templos.

madre 19 (6)

Pasa que se extrañan de que los oriundos les presten tanta atención.

madre 19 (7)

Y pasa que no se entendían nada con los niños vietnamitas que nos rodean y quieren interactuar con nosotros, hasta que se han empezado a tirar eructos…

madre 19 (8)

Pasa que el Señor de las Bestias me saca una foto en la que, por fin, se aprecia que mis ojos son también verdes. Yeah. Vale, están a años luz de los suyos, pero se tiene que tragar sus risitas y sus palabras.

madre 19 (9)

Pasa que yo pretendo que la ropa se mantenga limpia el mayor rato posible para no llevar la maleta con todo guarreado…

madre 19 (10)

… pero esto es más Misión Imposible que todas las pelis de Tom Cruise juntas.

madre 19 (11)

Pasa que al Señor de las Bestias le encanta tomar el pelo al personal, especialmente si se trata de sus hijos. Va y les dice… “Id a ver a las ardillas que hay ahí en el parque, venga”, y salen los críos disparados gritando con emoción “¡ay, la ardilla, la ardilla!”…

madre 19 (12)

… y resulta que eran ratas del tamaño de mamuts.

(* Un consejo: nunca te fíes del Señor de las Bestias).

Pasa que hay un montón de chuminadas que comprar y pasa que estos vietnamitas les ponen luces a todo. Así que los críos se acercan a las tiendas como moscas. Y empiezan a pedir. Don Bimbas:

– Gonzalo tiene un reloj y yo nooooooo –. Gonzalo es un compañero suyo de clase.
– ¿Gonzalo tiene un tigre? – indago.
– No.
– Pues tú sí. Cada uno tiene lo que tiene. Hale, andando.

Fuera envidias.

madre 19 (13)

Pasa que se le olvida pronto y, como es un teatrero, le da por caminar a dos por hora para hacerse el viejito.

madre 19 (14)

Pero pasa que, hablando de teatro, tenemos prisa para llegar a una representación de las famosas marionetas del agua. Ciertamente, son muy especiales. Pero Don Bimbas se muestra algo decepcionado…

– Mamá, yo quería que sea de zombis… – dice.

madre 19 (15)

Solo soy yo quien aguanta toda la obra despierta.

madre 19 (16)

El jet lag hace de las suyas.

Pasa que en el hotel el Señor de las Bestias duerme con El Cachorro y yo con Don Bimbas… que no tiene sueño.

– Mira, mamá, eres tú, ¿a qué estás muy mona?

madre 19 (17)

Y aquí anda, retratándome. Y mañana moriremos, los dos.

¡¡Empezamos bien!!

¿¿No me pego tres días haciendo maletas, yendo a hacer recados, dejando la casa lista y en orden, poniendo siete lavadoras, echando a lavar todas las toallas y cambiando todas las camas para tener las sábanas limpias y todo en orden para nuestra vuelta…?? ¿¿No es verdad que mi hijo el pequeño, el que no se meó de vacaciones con mi vecina NI UN DÍA, se meó ayer y se le sobró el pis del pañal, y hubo que lavar sábanas y edredón…?? ¿¿NO VA EL TÍO Y SE VIENE HOY A MI CAMA, CON UNA NOCHE QUE ME HA HECHO PASAR DE CULO, CON SUS DOLORES DE RODILLA, LOS DOLORES QUE DE VACACIONES LE DESAPARECIERON, CUANDO ME HE ACOSTADO A LAS TRES Y MEDIA PARA DORMIR DOS HORAS Y TRES CUARTOS, PUES HAY QUE LEVANTARSE PRONTÍSIMO PARA IR AL AEROPUERTO… Y SE QUITA EL PAÑAL… SE-QUITA-EL-PAÑAL ADREDE, PORQUE LE DA POR AHÍ ¿¡¿¡¿Y SE MEA?!?!???

¡¡¡¡SE MEA EN MI CAMA PORQUE SE HA QUITADO EL PAÑAL!!! ¡¡¡SE MEA EN MI CAMA A LAS CINCO Y MEDIA DE LA MAÑANA, QUE NOS HEMOS PUESTO EL DESPERTADOR A LAS SEIS PARA COGER UN TAXI A LAS SEIS Y CUARENTA Y CINCO MINUTOS!!!! ¡¡¡¡¡¡SE MEAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!

madre 17 (1)

¿¡¿¡PERO DE QUÉ NARICES VA MI HIJO!?!? ¡¡UN PARRICIDIO AHORA MISMO ESTARÍA MÁS QUE JUSTIFICADO!!

Bueno, Amaya, respiiiiiiiira.

Respira porque… here we go!

madre 17 (2)

Tras pasar más momentos de tensión en el taxi, que hemos cogido más tarde de lo previsto, y habernos tragado un atasco mañanero con el que no contábamos, y haber sudado de lo lindo, pensando en que perdíamos el avión… ¡Ya hemos comenzado nuestras vacaciones! Señores y señoras, ¡¡nos vamos a Vietnam!! Sí, me he animado. Muchos intentaron quitarme la idea de la cabeza: “Igual es mejor vosotros solos, no lo vais a disfrutar”, “los niños de estas edades no se acuerdan luego, es más inteligente esperar unos años”, “es complicado viajar con niños pequeños”… etc. Pero a mí me encanta viajar. ME ENCANTA. Y no quería irme sola con el Señor de las Bestias. No por nada, sino porque quería disfrutar de un viaje en familia, compartirlo con mis hijos. Me gusta mucho hacer cosas con mis niños. Y además, creo que viajar es siempre positivo, se tenga la edad que se tenga. Por no hablar de que yo me he quedado en paro hace cinco días y quién sabe, con la profesión que tengo, si el verano que viene y/o el siguiente, me tocará dar el callo y no tendremos vacaciones. Y el Señor de las Bestias… me regaló un viaje por mi 45 cumpleaños, que será el 20 de agosto. Así que todo jugaba a favor de que pudiéramos hacer ese viaje. Ahora.

madre 17 (3)

Así que, eso, ya estamos de camino a la aventura. A ver cómo sale. De momento, se tienen que chupar como 20 horas de viaje, entre aeropuertos, escala y tal. Son dos vuelos de unas siete y siete horas y media cada uno. Pero volamos con Qatar Airways y ahí sabes que al menos tienes ciertas garantías, tanto de atención como de entretenimiento.

View this post on Instagram

Here we go. #Los4FantásticosEnVietnam

A post shared by Amaya (@amayareytv) on

La azafata trae unos juegos para los críos. La “Explorer case” está fenomenal. Un superboli de colores y un montón de pasatiempos.

madre 17 (4)

Pero, claro, ellos ya han descubierto la pantalla con juegos del asiento…

madre 17 (5)

¿Que qué tal viajan Don Bimbas y El Cachorro, sobre todo El Cachorro, que ve una pantalla y se queda atrapado, que ni duerme ni nada? ¿A limpia peli y venga de juegos? Pues ideal. Pronto descubriré que mejor siete horas y media así, que hora y media en un vuelo regular que ni televisión ni nada…

Pero no todo es un remanso de paz. Enseguida los críos descubren motivos para pelear. Últimamente Don Bimbas se dedica a chinchar todo lo que puede y El Cachorro a contraatacar. Además, se lo toma muy a pecho.

“¡Mentiroso!” le dice El Cachorro a su hermano. “¡Y traicionero!” Está muy enfadado. “Como me toques el dedo te arranco la cabeza y te parto los ojos”. El Cachorro, amenazando, no se anda con remilgos. Como lo oiga algún productor de telenovelas que viaje con nosotros, lo ficha fijo.

En cualquier caso, discusiones y pantallas aparte, el sueño vence y los niños caen.

Don Bimbas demuestra que existen otras formas de dormir en el avión.

madre 17 (6)

Y El Cachorro me da el mismo tormento en la cama que en un avión. Su cabeza encima de mí, me clava los codos trescientas veces…

madre 17 (7)

No obstante todo sueño, para los tres, es insuficiente. Dormimos muuuuuy poco. Yo también prefiero ver pelis que dormir. Además, si lo intento, solo oigo el ruido del avión volando y me empiezo a emparanoiar con que nos vamos a estrellar y me entra ansiedad y casi como que prefiero estar insomne.

Y digo que las horas de sueño son insuficientes para los tres porque El Señor de las Bestias vive otro tipo de viaje.

madre 17 (8)

Separado de nosotros, su existencia transcurre como la de un maharajá. Ve sin interrupciones todas las pelis que quiere, come su comidita en su bandejita con tranquilidad, sin estar pendiente de abrir platos ardiendo a dos niños, procurar que no se tiren nada encima, etc., se soba las veces que hace falta… estupendamente, oiga.

Y, así las cosas, entre pitos y flautas, y una escala en Doha, al final aterrizamos en Saigón…

Montar en tren cargada hasta las cejas

Ese maravilloso momento en el que llegas a Atendo de Renfe con dos niños que no paran quietos…

madre 22 (1)

… dos maletones que pesan cada uno más que los dos hijos juntos, un carrito, un bolso, y te dicen que no hay personal disponible y que te apañes.

 

Lo malo es cuando la tipa quiere ir más allá y hacerme sentir a MÍ culpable por SU falta de personal, que me ve con dos maletas que ocupan como Falete y me dice: «De todas formas son 25 Kg por persona». Hale, a tocar las narices encima. Casi me la como: «Sí, y somos tres personas. Y llevo un carrito además. Y dos niños pequeños. ¿Adónde quiere ir usted a parar?» Venga, hombre.

 

Suerte que compré cuatro billetes, aunque necesitara tres, porque así me hacía con la mesa del vagón para nosotros solos, y el Señor de las Bestias pudo entrar hasta el andén mismo para ayudarme. Si no, jamás lo habría conseguido.

madre 22 (2)

El método de transporte que eligen los pequeños para llegar al tren es muy cómodo.

madre 22 (3)

Y una vez a bordo, compruebo que lo de comprar los cuatro asientos de la mesa es un acierto. Mis peques pueden pintar cómodamente…

madre 22 (4)

Y dormir en dos asientos.

madre 22 (5)

Claro que no a la vez, que si no a ver dónde me siento yo.