Teatro

El Cachorro hoy se luce. En la obra que han preparado en el cole, representa a un abuelo. Por supuesto, vamos a verlo.

madre 4 (1)

Y, menos que se pega todo el rato moviendo las piernas que no para (su papel transcurre en una silla), que está con el baile de San Vito en punto álgido, lo hace genial.

madre 4 (2)

Cuando termina todo lo vamos a felicitar, y lo veo tristón.

– ¿Qué pasa, cariño?
– Que se acaba el teatro.

Este es el niño que ayer decía que no le gustaba.

madre 4 (3)

– Bueno, pues ya irás el año que viene.
– Pero yo quiero con la misma profesora y con los mismos compañeros.
– Ah, pues esto no se sabe, cielo. No sabemos si estará esta profesora o si os tocará.
– ¡Pues yo quiero con la misma profesora!

Ya está, sufriendo no solo porque se acaba, sino porque sabe que es más que probable que no coincidan el año que viene.

Sufriendo ya en mayo por algo que se verá cómo va a ir en octubre.

Es esa manía que tiene de anticiparse al futuro, de pasarlo mal por adelantado, ¿de dónde la habrá sacado?

Ah, y ya sé, en octubre, a quién apuntar también a teatro…

madre 4 (4)

Lo estoy viendo. Serán unas estrellas. Irán al cole así:

madre 4 (5)

Voy a ir mirando parcelas en Hollywood.