Una cachorra de cuatro meses

Los críos se las han visto con esta cachorra de cuatro meses.

madre 22 (1)

Jo, la verdad es que me molaría todo que tuvieran un perro.

madre 22 (2)

Maldita sea, ¿por qué necesitarán tantos cuidados?

He tenido perro. Sé lo que supone. Y no seré tan irresponsable. Hoy por hoy no me lo puedo permitir. Una vida demasiado liada como para rascar tiempo para pasear a un perro. ¡Imposible! Y tampoco me gusta la idea de dejarlo todos los días un porrón de horas solo en casa.

Pero en un futuro… La pena es que mis niños ya no serán niños. Jo.

Quiero un perro

Yo siempre cuento que antes dije perro que papá. Menuda obsesión la mía. Me encantaban (y encantan). Me costó conseguirlo 17 años. Y bajo una promesa que rompí como a la semana de tenerlo. Mi perro se llamaba Nicotina porque me lo compraron por dejar de fumar.

madre 21 (1)

Mirad qué preciosidad, mi samoyedo, vestido de San Fermín (era fácil… ;-))

Total, que me preguntaba cuándo me lo pedirían los niños. Obviamente, aunque adore a los perros, no va a entrar uno en casa NI POR ASOMO. Por lo menos en unos años, que bastante tengo encima. Sé qué implica tener un perro. Y para que esté el pobre bicho todo el santo día solo en casa, mejor no lo tengo. Porque cuando a mí me lo compraron, aunque estudiara, mi madre trabajaba como ama de casa y Nico estaba la mayor parte del día acompañado. Ah, y lo sacaba yo (casi) siempre; ese fue el trato.

Yo ahora no tengo tiempo ni de estar con él ni de sacarlo. Me cuesta mucho reservar tiempo para estar con mis niños, que son mi prioridad, con que para un perro…

Bueno, el caso es que hoy ha llegado la pregunta. Oigo a El Cachorro: “¿Podemos comprar un perro?” Yo ya le iba a soltar la perorata de que, aparte de que es mejor adoptar que comprar, ahora mismo ni de coña, porque da mucho trabajo, iba a estar solito en casa, él es demasiado pequeño para cuidarlo… cuando escucho al padre preguntarle que para qué lo quiere, y dice: “Para que cogiera esta pelota”.

madre 21 (2)

Ha encontrado una pelota de tenis y resulta que el complemento que le falta para sacarle partido ¡es un perro! JAAAJAJAJAJAAJAJA.

¡Pónganse a salvo, perros, hay lluvia de besitos!

A esta perra la ha pillado Don Bimbas desprevenida y se ha llevado más besitos que en toda su vida…

madre 18 (1)

Chuick, chuick, chuick. Ya sabéis que el Señor de las Bestias ha acostumbrado a mis pequeños a dar besos a todo bicho viviente. Pero literal. Puede ser un suave y mullido conejito o un sapo viscoso y maloliente. “Dale un besito”, les dice a mis hijos. Y cogen los otros y se lo dan.

Total, que estaba la perra tan campante, y la ha agarrado por banda el pequeño para cubrirla de besos.

Otro perro, viendo la jugada, se ha puesto a salvo…

madre 18 (2)

Bueno, no sé si se ha puesto a salvo o ya estaba ahí. Pero se libra porque aún mi funambulista…

madre 18 (3)

… está en prácticas. Pero cuando lo borde, que poco le falta, ese perro tampoco se libra… Porque besucones son los dos, por igual.

Marisco lover post banquete

Hace poco, en un viaje al norte, comiendo notamos que Don Bimbas se inclinaba por las gambas. Vamos, se inclinaba literal, lanzándose en plancha.

 

Ayer le tuve que pelar todas las gambas del arroz que hizo mi madre.

 

Esta noche la paso separada de mis hijos. Están en Madrid con el Señor de las Bestias, quien me cuenta que el pequeñito se ha puesto morado de bígaros, cigalas y gambas. Más tarde me manda esta foto:

madre 31 (1)

Está como una boa, haciendo la digestión.

 

Don Bimbas y esta perra se han hecho grandes amigos.

madre 31 (2)

Me temo que se va a levantar con el bracico izquierdo dormido.

In fraganti

A Don Bimbas no le dejamos atosigar a Sila, que está mayor y, si se le pilla sin esperarlo, tiende a revolverse y puede pegar un traskao. Le pedimos sin parar al peque que no se acerque y que lo deje tranquilo, ¡sobre todo si está dormido!

 

Pero Don Bimbas es mucho Don Bimbas, es decir, de ideas fijas.

 

Don Bimbas ingenia nuevas maneras de acercarse a él y acariciarlo.

madre 29 (1)

Y ahí lo tenéis. Intenta burlar nuestra vigilancia y seguir cogiéndolo de improviso, que es lo verdaderamente gracioso, ver cómo el Sila da respingos.

 

Vaya cruz le ha caído al bicho…