In fraganti

A Don Bimbas no le dejamos atosigar a Sila, que está mayor y, si se le pilla sin esperarlo, tiende a revolverse y puede pegar un traskao. Le pedimos sin parar al peque que no se acerque y que lo deje tranquilo, ¡sobre todo si está dormido!

 

Pero Don Bimbas es mucho Don Bimbas, es decir, de ideas fijas.

 

Don Bimbas ingenia nuevas maneras de acercarse a él y acariciarlo.

madre 29 (1)

Y ahí lo tenéis. Intenta burlar nuestra vigilancia y seguir cogiéndolo de improviso, que es lo verdaderamente gracioso, ver cómo el Sila da respingos.

 

Vaya cruz le ha caído al bicho…