Haciendo amigos

Meto a Don Bimbas en un parque con niños y él encuentra a un mejor amigo.

madre 10 (1)

Qué tierno abrazándolo. Nadie diría que es un pequeño diablo. Son las estratagemas del diablo, parecer un ser angelical. Y le funciona, porque no soy la única que lo mira arrobada. Y siento que me va a dar uno de mis ataques, uno de esos en los que lo miro y me deshago y muero de amor por él y no me explico cómo es tan bonito, porque es el niño más bonito que he visto en mi vida, y entonces me abalanzo hacia él y lo agarro y lo espachurro y lo acribillo a besitos por toda la cara que le hace una gracia tremenda, y se deja hacer, pero porque no tiene escapatoria ninguna, y además se ríe con esa risita de bebé que ahí sí que ya lo acabas de escachuflar y estás desatada perdida.  Y todo esto que sucede sospecho que es, repito, cosa del diablo, porque tanto amor tiene que ser pecado.

 

Total, que en casa hay como ochocientos peluches (casi todos en una bolsa dentro de un armario, todo hay que decirlo), y aquí el pingüino se enamora de un peluche desconocido, un peluche cualquiera. Está claro, uno quiere lo que no tiene.

 

Yo lo que quiero es ser ese oso panda.

Bebé araña

Se acaba de subir solo a la silla. Delante de mis narices. Lo juro.

madre 31

Tiene a todo quisqui epatado. Lo ven encaramarse a la valla de la piscina. Lo ven colgarse de una barra. Lo ven trepar solito sin problema las escaleras del tobogán. Lo ven saltar.

Lo ven que no hace pie en el balancín, pero escala él solito para montarse, y no contento con eso, se pone de pie en el asiento. Una vez arriba empieza a moverse para darle emoción al asunto.

madre 31 (2)

Tengo a todos los vecinos entre horripilados y alucinados, mientras admiran el “más difícil todavía” de Don Bimbas y esperan su toñazo para lanzarme la famosa mirada Ves-te-lo-dije. Que me conozco el percal.

Y Don Bimbas parece que lo sabe, porque no hace sino provocar. Ahora en lo más alto del tobogán…

madre 31 (3)

Ahora en la barandilla:

madre 31 (4)

Desafiando la gravedad.

Newton, que mal te hubiera ido si te hubieses topado con mi hijo colgado del árbol en vez de una manzana…