Detalle cangrejil

Pues hoy me he fijado y valorado pero que muy mucho, de este dibujo que ha hecho El Cachorro con acuarelas sobre un sanguinario megalodón que ha hundido un barco pirata y se está comiendo a piratas, en un escenario en el que en el fondo marino hay un erizo de mar, el cangrejo que ha hecho sobre una roca.

madre 15 (1)

Me parece LO MÁS. O sea, cómo ha sabido captar con dos trazos chuscos, cómo es un cangrejo y cómo representarlo. Me parece la bomba.

madre 15 (2)

Y, nada, eso os quería comentar hoy.

Catador de galletas

Me regalaron el otro día una gran caja de surtido de galletas. Y, claro, a Don Bimbas no se le pasó desapercibida, menudo es. Hoy la he abierto y le he dado un par. Enseguida se ha posicionado al lado y, así como inocentemente, va señalando galletas y diciendo:

“¿Alé (a ver) si me gusta esta? ¿Puedo probá?”

madre 14 (1)

Jaa, ja, ja. Un poco como “no, si es mera curiosidad, no porque verdaderamente me apetezcan, solo por saber”.

Este crío, ¿dónde ha aprendido ese comportamiento que tiene?

Como me camela, porque con esa manera de ser me camela, trinca más galletas de las que debe, pero luego reacciono y le pongo freno. Pues luego, el muy granuja, me paga haciéndome rabiar.

Ya está diciendo que quiere ir con su papá a la finca. Yo hago el paripé (ejem) de que me molesta que quieran estar siempre con su papá, y saco mi labio inferior exageradamente, arqueo mis cejas hacia el centro de la frente y pongo una cara de extrema tristeza. Eso creo que le hace más gracia aún. Y remata:

“Tú triste, poque nos queremos ir con papá”, me dice. “Y tú te ríes de mamá”, le dice a El Cachorro… “y yo también”. Lo hacen conscientemente. Se regodean.

madre 14 (2)

Cuánta crueldad.

Me comeré las galletas que quedan, como justa venganza.

Acto de amor

– ¿Pero por qué me pones todas las pegatinitas, cariño?
Poque te quiero mucho.

madre 13 (1)

Le duran menos unas pegatinas que… Es que le regalan un porrón y el porrón cae en medio segundo. Yo luego, como soy una pava, ando todo el día con las pegatinas puestas, para hacerle aprecio.

madre 13 (2)

Aprecio que se la refanfinfla, porque bien que se ha deshecho de las pegatinas en un abrir y cerrar de ojos…

Toy Story

Encuentro una manualidad de Papá Noel de Don Bimbas, que ha hecho en el cole y trajo ayer, despegada.

madre 12 (1)

– ¿Ya has roto tu cosito? – le pregunto.
– Ha sido por la noche. Ha sido solo.

Este ya va avisando de cómo va a ser con lo de admitir culpas y tal. Lo suelta de primeras por si acaso. Cuco entero.

Y no le veo muy afectado, por lo demás. Tampoco se ve que se hubiera esforzado mucho firmando su creación. Le falta la a y el final de su nombre, que ahora ya sabemos que es Pablop, tampoco lo veo excesivamente cuidado…

Llevar la contraria

Fijaos en el aviso que dio ayer la profesora de El Cachorro en relación a su visita al Museo del Prado de hoy…

madre 11 (1)

Pues cojo yo y le pongo un táper cuadrado con dos kiwis partidos por la mitad y una cuchara. Más difícil imposible. Ningún día le complico tanto el almuerzo. Creo que no le he puesto kiwi en la vida. LLORO DE LA RISA.

madre 11 (2)

“Normal que el hijo sea así”, pensará la profe, “viendo cómo es la madre”.

Vi el mensaje de la profesora después, no os vayáis a creer. Sin embargo, reconozco que no me acordaba de que se iban de excursión, a pesar de que lo tenía apuntado en la agenda. Si no, no le hubiera puesto eso para que se llevara, que tampoco soy tan malvada… Pero justo hoy lo hago, ¡¡qué coincidencia!!

madre 11 (3)

No iban a llevar mochila y no sé cómo se habrá metido mi niño ese táper aparatoso y absurdo en el bolsillo de su cazadora…

Exigencias a deshoras

A la una de la mañana Don Bimbas se pone a protestar. Voy. “¡Que tengo hambreeeee!”, ahí, con toda su delicadeza. Con el “que” delante, en plan “has tardado mucho en venir a atenderme y no entiendes la urgencia de mis necesidades”. Le pregunto qué si quiere leche y dice que sí. Voy a por la taza que ha dejado en el desayuno. Queda un cuarto de leche.

Se la llevo.

– ¡Noooooo, quiero muchaaaa! – Está cabreado como una mona.
– Tómate esta y, si quieres más, te traigo más.
– ¡No!

Insisto. Me conozco el percal. Él ve que no voy a dar mi brazo a torcer, claudica y toma la taza. Bebe.

– Ah, ya no quiero más.

madre 10 (1)

No se la termina. Queda un culín. Pero él no muestra culpabilidad ni vergüenza alguna.

Cuadraos, tiene los cojonazos huevos cuadraos.

Unos monigotes de padres

“Mira, papá. Es muy guapo”, dice Don Bimbas. Monigotazo al canto. Lo ha dibujado con su dedico en mi pantalla del móvil.

madre 9 (1)

Luego me dibuja a mí de mi color favorito, el azul (es todo detalle). “Mira qué guapa”, dice todo ufano. Un bellezón, vamos.

madre 9 (2)

Y al dibujarme las patas, observa: “Te chocas los pies”. Con papá. No sé si es que le parece la mar de romántico o no le parece nada de nada y soy una flipada.

En fin, como dibujo esquemático, se lleva la palma.

madre 9 (3)

Y que viva el retrato familiar.

(Esto lo cuelgo en ARCO y nos forramos).

Intereses propios

Le digo a El Cachorro que jugará solo un ratito a los coches, porque está obsesionado, que solo le interesa eso. Y salta Don Bimbas, que está al lado: “A mí solo me interesan esqueletos”.

Jaaajaaja. Él ahí, metiendo baza con lo suyo.

Y razón no le falta. Es un flipado de Halloween. Lo tiene asumidísimo. El Cachorro, tiburones y coches. Don Bimbas, tiburones, por influencia de su hermano, y todas las criaturas de la oscuridad…

madre 8 (1)

Bueno, y los coches también le encantan…

En fin, todo lo que no sea hacer deberes. Ahí coinciden. Me lo van a poner difícil ambos.

Múltiples hogares

Don Bimbas lleva tres días enfermo y desde ayer pidiendo encarecidamente volver a casa. Tiene fiebre y, lógicamente, está incómodo.

madre 7 (1)

¿Pero sabéis cómo nos dice? “Quiero ir a la casa del sofá nengra” (continúa desligando, por género, el adjetivo del sustantivo).

El “sofá negro” no es tal, es marrón (además de disléxico, daltónico, ja, ja, ja), y es el que tenemos en casa. Pero así distingue él la que es nuestra casa de las demás. Porque, por lo visto, para Don Bimbas, los sitios donde estamos que no son nuestra casa, también son casas nuestras.

Pero está claro que, donde más a gusto se encuentra, es en la que pasa más tiempo, la casa del sofá negro.

Reportera gráfica

Me ve El Cachorro sacando otra de mis fotos ilustrativas a algo que están haciendo él y su hermano. Y resulta que es ahora cuando se da cuenta de que yo saco foto a TODO lo que ocurre. Llevo así toda su vida… ¿no os digo que es un despistado de tomo y lomo?

madre 6 (1)

– Mamá, ¿por qué sacas fotos a todo? – me pregunta.
– Cómo, a todo.
– Cuando Pablito se hizo sangre, cuando me quedé solo… – Hace dos días tuvimos el accidente este en el que el pequeño se dio una galleta con resultado de sangre y él se cayó resbalando por una pista solitaria.
– Por si lo cuento.
– ¿En serio vas a contar lo que me paso?
– ¿Qué te pasó?
– Que me quedé solo.
– Sí.
– Pues si eso no es gracioso ni divertido.
– No. ¡Pero no todo lo que cuento es gracioso!

A él este blog le resulta muy gracioso. Creo que es porque pongo voces y se lo leo con efectos. Y porque elijo qué entradas leerle, ya que no siempre es gracioso… ¡qué más quisiera! Pero bueno, igual hasta consigo que se eche unas risas cuando le lea, el año que viene, esta trepidante aventura…