¡Al ataque!

Estoy en el sofá del salón tan tranquila, y se produce por sorpresa una irrupción de fuerzas enemigas.

madre 15 (1)

A raíz de ahí, todo ha sido una sucesión de ataques.

madre 15 (2)

El Cachorro me ha pedido que fuera reportera gráfica de guerra.

madre 15 (3)

Sacándole fotos para ilustrar sus arriesgadas tácticas. Y hay que decir que el soldado de su unidad imponía también bastante con su arrojo.

madre 15 (4)

Pues nada, avance, retirada, avance, retirada.

madre 15 (5)

Para coger carrerilla en el pasillo y depurar la embestida.

madre 15 (6)

Así hemos pasado el rato.

madre 15 (7)

De verdad que yo esta actitud, este meterse en el papel, este vivirlo, no sé de dónde lo han sacado.

madre 15 (8)

Pero están para empezar a rodar una peli de lucha tal que ya.

Ah, y esta sesión ya ha cogido entidad. Mes y medio más tarde, me viene El Cachorro y me dice: “Mamá, ¿jugamos al juego de hacer saltos con las espadas y tú nos sacas fotos?”

Venga.

madre 15 (9)

Tipos de morros

La lía de par de mañana, le echa su padre la bronca y se cabrea.

madre 28 (1)

Mirad qué morros.

Por suerte, tiene un amplio surtido de ellos, según la ocasión. Por ejemplo, tiene el modelo “beso de las siete leguas”. Porque desde siete leguas atrás viene Don Bimbas con los morrillos preparados para darme el beso antes de irme a trabajar.

madre 28 (2)

No le vaya a coger el beso desprevenido, con los morros sin preparar ni nada. Madre mía, es que me lo como.

Y ojo que para morros… estos.

madre 28 (3)

Provienen de “Chuchelandia”, un juego que le regalamos por su cumple, ahí en los primeros diciembres, y lo estrenamos ahora. ¡Ahora! Y un ratito corto, que es hora de ir a la cama y el juego este supone mucho pifostio…

madre 28 (4)

Con la murga que dio, el pobre. Se lo vio a su mejor amigo y, claro, lo deseaba por encima de todo. Y eso que este no ha salido laminero como su hermano pequeño o como yo, que dice que le gustan las chuches porque se supone que les tienen que gustar a los niños, no porque realmente se vuelva loco por ellas.

madre 28 (5)

Hacerlas, es otra cosa. Pero el jueguecito se las trae. Hay que coger agua, echar polvos, mezclar… Y eso las gominolas fáciles. Las otras me han parecido una receta de cocina de esas con ingredientes tipo pimienta del Cáucaso y ajo morado de Las Pedroñeras. Vamos, una pereza que para qué.

El caso es que las hemos hecho y nos las hemos comido. Y ha sido entonces cuando le he encontrado la gracia al juego…

Mantener fuera del alcance de los niños

madre 8 (1)

¿Sabéis dónde encuentro esta advertencia? ¡¡En UN JUGUETE!! Un juguete para niños que ha de mantenerse fuera de su alcance. ¡Coooojonudo!

madre 8 (2)

Claro que yo de mil amores se lo quitaba a El Cachorro. Y no ya por haber leído esto (tarde, cuando el peque ya había abierto su regalo de cumple). Sino porque, sí, mola mucho la mano arácnida que lanza telas de araña…

madre 8 (3)

PERO…

madre 8 (4)

¡Mecachis!

madre 8 (5)

¡Meeeeecachis!

madre 8 (6)

¡¡¡ME CAGO EN TÓ!!!

Saturnino is back

¿Os acordáis? ¿Os acordáis de Saturnino?

 

Ha estado aparcado mucho, pero que mucho tiempo. Es un aspirador robot de esos con el que El Cachorro ha protagonizado muchos posts. Pero se le fastidió no sé qué y ha estado muerto de la risa. Solo que el Señor de las Bestias lo ha arreglado recientemente y hoy lo he sacado de nuevo a pasear.

 

¡Bueno! Don Bimbas, que siempre lo ha visto “aparcado” y por eso mismo jamás habría reparado en él, flipándolo a tope. “¡Ah!”, gritaba señalándolo.

madre 25 (1)

Me ha agarrado de la mano, y hale, a perseguirlo por toda la casa.

madre 25 (2)

“¡Ah!”, me volvía a mirar en plan: “¿No te das cuenta, tía, que hay una cosa extraña que se mueve sola por el suelo haciendo ruido? ¿Cómo puede ser que estés tan pancha?”. “¡Ah!”. Y así hemos pasado el rato.

 

Otra gran amistad se está fraguando.

madre 25 (3)

Lucha a muerte

Se ponen El Cachorro y su abuela a luchar con espadas.

madre 18 (1)

– Uy, vaya cara de malo – observa la abuela.

– No soy malo, soy bueno pero enfadao – le aclara el nieto.

 

El Cachorro decide que él y su hermano son los buenos y mi madre y yo las malas.

 

Por la noche, uno de los buenos, de lo bueno que es, recibe una reprimenda.

madre 18 (2)

¡Por fin le pillo uno de sus pucheros, que son mundiales! Nunca me da tiempo, duran tan poco… Pero en esta ocasión tenía el móvil en la mano y el canijo lo ha mantenido el tiempo suficiente…

madre 18 (3)

Ay, qué rico, por favor. Dan ganas de hacerle llorar sin parar.

 

Pero su secuaz, en clara venganza, coge su espada y ataca al causante del puchero de su hermano… y lo mata.

madre 18 (4)

El abuelo casi no lo ha visto venir. Es que El Cachorro es un gran espadachín.

 

 

 

 

El general Cachorro

Se acomoda encima del caballo de juguete, coge la espada, adopta una postura marcial y asegura que hace de estatua de caballero.

madre 12 (1)

Escultores del mundo, vayan tomando medidas, encuadres, fotos y demás, que este muchachito está destinado a hacer algo grande.

 

(Grande y espectacular, porque estar encima del caballo de pie… es una especie de héroe acróbata).

Papá deja y mamá no

El Cachorro reclama la presencia de su padre:

 

– Papá, papaaaaá.

– ¿Qué quieres? – le pregunto.

– No, le digo a papá.

– Pero qué quieres.

– Es que tú no me dejas.

 

Quería la clave de la tablet.

madre 22 (1)

No erraba en exigir que se personara su señor padre. Se la ha dado.

 

Y no os creáis que le ha costado esfuerzo alguno. No le ha comido la cabeza ni ha dirigido su voluntad como hacen los jedis.

madre 22 (2)

Se la ha pedido y el otro se la ha dado. Así, sin más.

 

Se está rifando una colleja y no entre los infantes de la casa…