Madres modernas (que boicotean fiestas infantiles)

Mira, ¡mira!, esto ya es el acabose.

Mañana la clase de Don Bimbas celebra la Fiesta de la Primavera. Pueden ir vestidos de algún motivo relacionado con la estación: collar de flores, con temática flower power, de hippies, etc. Y para desayunar, dice la profe, algo para compartir.

¿Pues no va una madre, en el chat del cole, que dice que ha comprado unas galletas de dinosaurio, y va otra y dice lo siguiente?:

madre 6 (1)

¡Que pensaba en un “TAPER DE SANDÍA CORTADA”! ¿Sandía? ¿¿Hola?? Y que no sabe si va a tener mucho éxito al lado de las galletas.

Hombre, PUES NO.

Pienso en que puede que se trate de una broma.

Qué equivocada estoy…

Porque no acaba ahí la cosa. Salta otra: “Pues galletas y sandía me parece una combinación perfecta”. Mujer, sí. Aunque dudo que, si no va a haber alguien que amenace a los críos con que, si no comen sandía, no hay galletas, se lancen en plancha a por la sandía. Pero bueno. Mal, desde luego, no me parece. Como iniciativa es fantástica.

PERO, ahora es cuando se anima la madre de las galletas de dinosaurio…: “Si llevamos todos fruta, encantada, mi hijo solo desayuna eso, pero como la profesora en los cumples comentó que tenían que ser cosas envasadas, por eso”. Raudamente, acude al rescate otra madre con la solución: “Pero fruta sí se puede. Se refiere a nada cocinado o elaborado por nosotros”. Y la madre que ha renegado de sus galletas de dinosaurio determina: “Pues entonces llevo fruta, fresas por ejemplo”.

Eeeeeeh. A ver, que esto está adquiriendo tintes serios… Así que aporto mi granito de arena de #malamadre total para que esto no se desboque (soy la del bocadillo verde de la captura de pantalla).

madre 6 (2)

Pero hacen como que no me leen. Y siguen con lo de la fruta. La que había comprado galletas de dinosaurio ya se ha convertido del todo, despreciando y repudiando totalmente sus galletas de dinosaurio, y propone: “Si os parece bien a todos podíamos llevar mañana solo fruta”. TÓCATE LOS PIES.

Y el resto…

madre 6 (3)

¿¿De verdad a estas madrespluscoamperfectas les parece bien llevarles a los críos para su fiesta… FRUTA?? ¡Para su F-I-E-S-T-A!

De verdad.

Se me vienen todas arriba:

madre 6 (4)

Lo tengo claro: las madres modernas NO QUIEREN a sus hijos. Valoro intervenir para decir que yo aportaré un táper de acelgas y algo de pescado azul, que es muy sano, a ver si pillan el sarcasmo. Pero desecho la idea porque seguro que me aplauden.

Hay una madre que se atreve a decir que una fiesta con fruta, galletas y gusanitos es una buena fiesta. La madre apaciguadora que aúna criterios.

madre 6 (5)

Pero la arrepentida, que debe estar flagelándose con el látigo de siete colas en la espalda por habérsele ocurrido comprar galletas de dinosaurio, determina: “Si hay galletas, la fruta no la van a probar”.

Claro. CLA-RO.

Total, que continúa la cosa con fruta de todo tipo y condición. Y zumos para beber, por supuesto, qué batidos ni qué batidos.

Una del Team Zumos dice que ha comprado unos de manzana (DE MANZANA): “Eco y sin azúcar, para seguir por el buen camino”.

madre 6 (6)

¿¿SE-PUEDE-SER-MÁS-TRISTE??

Madre mía, pobres críos, ¡pobres críos! Vaya manera de echar por tierra una fiesta.

Y por fin una, ¡una! (además de yo), se atreve: “Pues yo pensaba llevar Boca Bits o mi hija me mata”.

Recibe un emoticono de pulgar para abajo (menos mal que no estamos en tiempo de los romanos, porque la lanzan a los leones), y yo ahí es donde veo la grieta donde poder contraatacar:

madre 6 (7)

Y entonces aparece, CHAN CHARACHÁN…:

madre 6 (8)

… ¡La bruja piruja cum laude!

¿¿Pero será posible?? Ojo a la mentalidad dictatorial: “Si no les damos esta opción”. Que, traducido, significa: “VAN A COMER FRUTA SE PONGAN COMO SE PONGAN”. Dice que “seguro que cada uno encuentra algo que le guste”. O NO. O igual hay alguno al que no le gusta la fruta, ¿se lo ha planteado alguien?

Me veo obligada a insistir:

madre 6 (9)

NO-ME-HACEN-CASO. Siguen a lo suyo, pensando en quién se encarga de comprar pajitas para beber esos zumos insípidos y deprimentes.

Veinte minutos de cháchara vegana después, aparece una madre (en respuesta a uno de mis mensajes) comunicando que su hijo seguramente no quiera nada porque la fruta no la quiere ni ver. TATE. Pero dice: “Pero me sumo a la mayoría y llevaré pera en trocitos”.

Joooooooooooopé. Lo que hace la turba. O sea, tu hijo no come fruta ¿¿y vas a llevar pera para su fiesta?? ANDAMAJABÁJATELAFAJA.

A todo esto, nadie, NA-DIE, le pregunta a esta madre qué alternativa se puede llevar para su pequeño.

Así que vuelvo a la carga:

madre 6 (10)

Otra madre, tímidamente, apunta: “Me parece bien también que alguien lleve gusanitos”. Y la madre del niño que no come fruta me dice entre risas: “Mi hijo te va a adorar, Amaya”. TOMA, NO. Claro que me va a adorar. Tu hijo, el mío y todos los niños de la clase. Pero vamos, NORMAL.

Que, oye, estoy TOTALMENTE A FAVOR de que se celebre un día el Día de la Fruta. Entonces, convenientemente aleccionados los críos, ya sabrán que ese día se hará una especie de Oda a la Fruta (aunque en el calendario de almuerzos ya se establece la fruta para los miércoles) y seguro que lo disfrutarán horrores.

Pero, en lo que a hoy se refiere… estoy hasta el píloro de tanto rollo zen, así os lo digo, de tanta vida sana, de tanto saludo al sol, de tanto sin azúcar, sin gluten, sin hidratos, verde, eco y hojas de parra en vinagre. Estoy indignacérrima. ¡Menudo despropósito! ¿Desde cuándo los niños asocian la alimentación de una fiesta, ¡una fiesta!, a la sandía? Es que me los estoy viendo en el recreo hablando con los de otras clases: “¿Que habéis comido Doritos y dónuts? Uff, qué insano y aburrido. Nosotros unas deliciosas uvas”. Venga, hombre, ¡dejad a los niños que se salten su aburridísima dieta de soja y quinoa por un día para comer unos ganchitos y unas gominolas, para que se relaman y disfruten de la vida un poco! Que seguro que vosotras os habéis atiborrado a garrotes de chocolate.

Cómo se puede tener tan mala idea, madre del amor hermoso. Qué madres más malvadas.

P.D. A ver, padres de la clase de mi hijo que me leéis, que sé que hay varios que lo hacéis… ¡¡no os sublevéis por este post!! No escribo esto para ofender a nadie. Los nombres los tapé en su día en las capturas hace un año (este blog, como estáis comprobando, va con un año de retraso exacto), así que ni sé quién dijo qué ni nada, ni me importa, y os guardo el mismo aprecio a todos. En este diario se intenta contar las cosas de esta manera. Al revés que en la vida real, que hay cosas que se piensan pero no se dicen, yo cuento sin filtro las cosas que pienso en el momento que suceden, o que pensamos muchos o algunos, pero que no se dicen. Ahí reside su originalidad. En la exageración está el humor.

Y, en realidad, me da envidia que alimentéis tan bien a vuestros pequeños, mientras yo… en fin, tengo días…

Os mando besos. Y unas cerezas, si queréis. 😀

Cumple: La exageración

Menos mal que de seis años de vida que cumple El Cachorro, este es el segundo cumpleaños que celebramos así en plan multitudinario. El año pasado me lo salté y a él, que suspiraba por un cumple como el de todos sus vecinos, le dije que se “conformara” con la supercelebración de haber ido unos días a una casa rural con sus primos. Pero este ya nos hemos liado la manta a la cabeza. Porque además no sé a quién le hace más ilusión celebrarlo, si a El Cachorro (Don Bimbas no tiene aún conocimiento del tema) o al Señor de las Bestias, que lleva días implicado en esto (no lo he visto tan dedicado a algo desde ni sé), en la parte que le toca. Y la parte que le toca es la principal; es decir, el cumple gira en torno a lo que él está organizando, que tiene que ver con animales navideños… La felicitación de los críos, sin embargo, dice que la temática del cumple es de Star Wars, aunque advierte de que habrá emisarios de los Reyes Magos y de Papá Noel. El mejunje entre Navidad y Darth Vader y sables láser va a ser mundial.

En fin, que me suena el despertador a las 8:28 de la mañana (yo soy de ponerme el despertador capicúa), y me pongo en marcha. Ventilar habitación, hacer desayuno a los críos, empezar a amenazar con que se porten bien y no me la líen, porque ya me la están liando, y a ver si se van a quedar sin cumple, hacer camas, duchar niños, vestir niños, endiñárselos a una vecina e ir al encuentro de la que me va a acompañar a hacer la compra.

madre 16 (1)

Mientras mi gurú del Makro y yo recorremos los pasillos eligiendo alimentación cumpleañera, mis hijos andan como patatas calientes. De una vecina a otra.

madre 16 (2)

madre 16 (3)

Mundial el mensaje de “sigue las conversaciones para localizar a tus hijos a vuelta”. Una gymkana auténtica.

Mientras tanto, en el súper, mi vecina me hace EL DESCUBRIMIENTO DEL SIGLO, el pan de molde Roberto.

madre 16 (4)

Unas planchas de pan de molde que las untas o les pones cosas encima y luego cortas y te salen, como poco, cinco sándwiches de tamaño normal del tirón. Madre mía, qué pasote.

La decoración con globos, encargada, ya está hecha para cuando llego.

madre 16 (5)

Y me pregunto… ¿qué habría sido de mí si la decoración de globos no la hubiera hecho alguien…

madre 16 (6)

… si mi vecina no me hubiera acompañado a hacer la compra, guiándome por Makro como si se tratara de su casa…

madre 16 (7)

… si mis vecinas no se hubieran hecho cargo de mis hijos…

madre 16 (8)

… si el marido de una de ellas no les hubiera dado de comer…

madre 16 (9)

… si no me hubieran ayudado a preparar los sándwiches?

Desde aquí os lo digo, ¡OS COMO LA CARA!

Sigo. Con la lengua fuera, voy a por las tartas.

madre 16 (10)

Cómo no, adjudico Vader a Don Bimbas y Yoda a El Cachorro.

madre 16 (11)

Preparo a los protagonistas…

madre 16 (12)

Hago que El Cachorro escriba su carta a los Reyes…

madre 16 (13)

En la que intenta colársela a Sus Majestades: Veo que escribe “mobil”. Pronto empieza. ¡Pues no le queda! Aún, legal como es él, me consulta: “¿Lo pongo?”

“Haz lo que quieras”, le digo. Al fin y al cabo, de ilusión también se vive. “Pero tú no quieres”, replica. “Ya, yo no te dejo, pero es tu carta. Los Reyes ya te traerán lo que estimen oportuno”. Y si es un poco listo, sabrá que Sus Majestades estimarán oportuno traerle cualquier otra cosa que no sea un móvil.

Superada esta situación, da comienzo el cumple.

madre 16 (14)

Al que vienen también amigas mías starguarizadas.

madre 16 (15)

Por supuesto, cuenta con su exhibición de animales:

madre 16 (16)

En la que, cómo no, actúa El Cachorro.

madre 16 (17)

Que está hecho un naturalista de cuidado.

madre 16 (18)

Y donde no falta de nada.

madre 16 (19)

Ni el tradicional vuelo de rapaces de los cumpleaños de la urba. Que ya es tradicional porque en varios cumples el Señor de las Bestias se ha tirado el rollo de traer aves como regalo a los distintos homenajeados.

madre 16 (20)

Después, se pide a todo el mundo que salga a la calle. Y, atención, ¿qué se ve en lontananza?

madre 16 (21)

¡Madre mía!

madre 16 (22)

¡Un paje de los Reyes Magos, con dos camellos y dos renos!

madre 16 (23)

Carmena, toma nota.

El Señor de las Bestias se lo ha curradísimo. Está todo pensado al detalle. Incluso ha comprado y colocado en la cornisa los focos que iluminan la calle. Y, claro, viendo cómo está siendo el resultado, no sé quién está más emocionado…

madre 16 (24)

Objetivamente, yo creo que está siendo un feliz, feliz cumpleaños.

madre 16 (25)

Llega el reparto de tarta y me encanta esta imagen.

madre 16 (26)

La de una marea de niños arremolinados alrededor de la mesa.

madre 16 (27)

Hay tarta como para alimentar a un país del Primer Mundo. Pero el Señor de las Bestias considera que aún podríamos cebar a unas cien personas más y se va a por chocolate con churros.

madre 16 (28)

Pero otra imagen que lucha por erigirse en la más entrañable del día es esta:

madre 16 (29)

La de los niños listos para entregar su carta al paje.

Yo no tenía carta, pero me he expresado de viva voz:

madre 16 (30)

“Diles a Sus Majestades que el año que viene quiero que al Señor de las Bestias no se le vaya la pinza. Con eso me conformo. Con eso y con la birra que sostengo en la mano ahora mismo”.

Hay tanta cosa en este cumpleaños, tanto evento, tanta emoción, tanta historia, que hasta se nos olvida el momento piñata.

madre 16 (31)

A ver quién supera esto. (No lo digo en plan reto o para entrar en una competición, me lo digo a mí misma). Porque, claro, la próxima vez vengo yo, por el contrario, con mis planes (mencionados ayer) de hacer un cumple antiguo/tradicional en casa, y los niños que ya habrán venido a este o habrán oído hablar de este (y sus padres, porque los cumples se hacen para los niños ¡¡y para sus padres!!), dirán “pero qué clase de tomadura de pelo es esta”, y no podrán ocultar la decepción de sus caras y ya verás qué plan.

Por otro lado, ya he tenido que oír alguna crítica (con respecto al derroche, la parafernalia y tal)… Y, oye, es que resulta que aquí el padre de las criaturas tiene camellos. Los hijos de Brad Pitt tienen a Brad Pitt por su cumple. Pues los míos, bichos y a un gran organizador de eventos en casa.

Me pregunto qué va a ser lo próximo. ¿Una ouija para que venga Marilyn a cantar el “Happy Birthday, Mr. President”?

Por lo pronto, este día, ha sido todo un éxito.

madre 16 (32)

Los globos, ahora, nos los comemos with potatoes.

madre 16 (33)

Por fin me acuesto, a las 2:00, sin haber tenido la oportunidad de sentarme en todo el día. Récord total.

Y feliz. Molida pero feliz.

Con cuernos y a lo loco en el pasaje del terror

¿Quién dijo que los cuernos no sientan bien? ¿Qué diríais, que dan miedo o que quedan de miedo?

madre 31 (1)

Tanto, que los tengo de todos los tamaños. Yeah.

madre 31 (2)

Detengámonos un momento en esta foto. ¿No son mundiales las caras de malvados/enfadados que ponen mis chiquillos? Cómo se meten en el papel. Me temo que gracias a la madre que les ha tocado. Soy gesticulera desde cría y siempre quise ser actriz (cómica). Creo que voy a hacer de ellos los próximos Jerry Lewis en Hollywood.

Pero, sigamos.

Pues no solo he dejado a los niños en el cole o he ido a hacer la compra al súper de esta guisa… Es que también he acudido así a una ENTREVISTA DE TRABAJO.

madre 31 (3)

Definitivamente, he madurado.

Dicen que, si no puedes con el enemigo, te unas a él. Pues ese es mi mantra de hoy. El Señor de las Bestias está desatado con Halloween. Se ha traído una mofeta, una lechuza, un cuervo, una boa, una falsa coral, un escorpión, una tarántula, una rata y unas cuantas cucarachas gigantes.

madre 31 (4)

Además, ha comprado dos cacharros tipo calavera que dan susto y gritan y se mueven, a razón de 30 euros cada uno, y más telas de araña, y un caldero (20 €) y unas luces rojas, y manos cortadas, y un cúbito y un radio con chupitos, y más atrezo, y ha comprado hielo seco para provocar humo, unos 7 kilos, a unos 50 euracos. (No lo digo por fardar del dineral que se ha dejado en esto, sino al revés, por que os hagáis cargo del gasto que es que a mí se me llevan los demonios).

madre 31 (5)

También ha traído chucherías como para provocar caries a todos los dientes de un tiburón blanco, que ni sé lo que se ha llegado a gastar. Es que me tiene ATERRORIZADA.

madre 31 (6)

Las chuches las conseguirá quien se atreva a meter la mano y cogerlas… con las cucarachas gigantes entre ellas.

En fin, que con tanta historia al final me ha contagiado. Han venido todos los críos de la urbanización a nuestra puerta (con sus respectivos padres) …

madre 31 (7)

… y me he embrujado.

madre 31 (8)

El susto que le he pegado al padre de una niña pequeña, cuando ha ido a meter la mano en la caja de las chuches con cucarachas, ha sido bonito. Grito con salto en el momento justo y ese hombre hoy no duerme a pierna suelta.

Luego he sido yo quien me he dado un susto cuando la rata que ha venido de invitada ha mordido a El Cachorro. No, si hemos estado de lo más entretenidos…

Y como yo me pico enseguida, pues ya no ha habido quien me parara. El Señor de las Bestias ha tenido que asumir que, en la noche de Halloween, ha acabado despertando al monstruo. He terminado saliendo a los mundos a enseñar mi disfraz, pero transformado. Me he puesto mona para asistir a una fiesta muy guay en un piso vintage con pinta de estar endemoniado.

madre 31 (9)

(Ojo a mi “bolso”).

No, si voy a estar deseando que llegue el 31 de octubre del año que viene…

Taller de calabazas

Pues nada, que tal y como vaticinaba, ha sucedido. El Señor de las Bestias ha improvisado un taller de calabazas. Lo que pasa es que con seis niños pequeños corriendo por toda la casa, yo disfrutar, lo que es disfrutar-disfrutar, pues… de aquella manera.

madre 30 (1)

Que si no corráis, no os subáis en el sofá, no os empujéis que luego acabáis llorando, cachis, qué os he dicho, ven que te dé agua oxigenada, no saquéis todos los juguetes del cajón (HORREURRRR) que hoy no es día de jugar con los juguetes del cajón sino el de hacer las calabazas, que es que no os dais cuenta, que yo estoy cansada, que todavía ando colocando todo lo planchado, que mañana hay cole, que luego hay que recoger todo lo de las calabazas como para ponerme a recoger todos los juguetes también, porque vosotros no lo vais a hacer, ¿a que no?, pues yo tampoco quiero, así que ahuecando de aquí.

madre 30 (2)

Yo no sé qué le ha dado al Señor de las Bestias con Halloween, que empezó el año pasado todo entregado y cada año que pasa (y ojo, este solo es el segundo) va a más. Se viene arriba y mirad qué pasillo ha fabricado en la terraza…

madre 30 (3)

Lo cierto es que mola todo. Claro que mañana tenemos que estar a la altura de las expectativas, que se va a pasar por mi casa todo el vecindario para recorrer el pasaje del terror. Fijaos si es serio el asunto que el Señor de las Bestias, esa persona a la que le dices que no se retrase viniendo del trabajo, que hay que hacer recados, da igual la importancia que tengan, como ir al súper, bajar un patinete al trastero o inscribir a sus hijos en el colegio so pena de quedarse sin escolarizar y que nos los arrebaten Servicios Sociales y le da por el Riau, mañana se va a escapar del trabajo para darlo todo. Ay, madre, mañana.

Flower Power

Hoy, no sé por qué razón, que están más de jarana que de otra cosa en ese cole, celebran la llegada de la primavera. Sí, ese lugar donde El Cachorro va a formarse a diario con una profesora que escribe “fuimos ha hacer”, utiliza infinitivo como imperativo y dice “estuvistes”. Estoy con el temita que trino, precisamente cual gorriona primaveral.

Bueno, pues en vez de fomentar que los profesores se hagan un cursito de ortografía y gramática, hale, venga el festival. En fin, si no puedes con ellos…

Así que estuve viendo qué tenía de Flower Power tamaño 5 años por casa. Hallé poco, pero algo había.

Pero… ¿adivináis quién NO iba a llevar puesta esta peluca?

madre 26 (1)

Mira que me esfuerzo por colocársela a alguno de los dos o por Carnaval o por Flower Power o porque hoy es hoy. Pues no hay manera. Qué lastíma.

El mail de la “Fiesta Happy Flower”, asimismo, decía lo siguiente:

“Puede venir disfrazado con la temática de hippy o con motivos florales, primaverales, complementos…, algo divertido que no os complique, para el almuerzo cada uno puede traer una bolsa de patatas, cortezas, gusanitos no muy grande… que compartirá con los compañer@s e individualmente se traerá la bebida que más les guste”.

Pues bien, yo por lo visto después de los últimos puntos suspensivos dejé de leer. Así que esta mañana, justo antes de salir para el cole, le doy la bolsa de gusanitos que tenía por ahí guardada, que pensaba que era solo para consumo propio.

madre 26 (2)

No puede ser más pequeña. No le llega ni para un diente… ¡mucho menos para compartir!

El Señor de las Bestias ha tenido que parar en un chino para comprarle unos gusanitos en condiciones y la bebida, que yo tampoco tenía.

Minipunto negativo para mí.

Y otro, ya de paso, para la profesora. A sumar. ¿Qué es esa arroba? ¿Qué puñetera manía es esa de hacer ver que se incluyen los dos géneros con la @ de las narices? Eso y lo de “compañeros y compañeras” es que me está provocando una urticaria.

Cumple de mayores

Ayer os contaba que me animé a irme con mis hijos al cumple de un amigo que lo celebraba en un bar. Pero me quedé en el trayecto, que se las trajo… ¿El cumple qué tal? Pues bastante bien. Era un cumple “children friendly”, o sea, que por ahí convivían bien cantantes de flamenco, adultos bailongos, borrachuzos sujetabarras, peques chafarderos y un cumpleañero feliz.

madre 6 (1)

Hay que decir que a la hora en la que aparecí yo con mi séquito, los niños ya se habían recogido, así que los míos eran los únicos que pululaban por el garito.

 

Así que eran los míos los únicos protagonistas de las imágenes más curiosas y simpáticas de la noche. Por ejemplo, no sé si en la foto anterior os habéis fijado en el chiquitico que se asoma con curiosidad detrás del cristal…

 

Y en que en una barra con copas y jarras de cerveza y copas de vino, de repente hay dos tazas con leche y un camarero acudiendo presto con dos sobres de Cola Cao…

madre 6 (2)

Y no sé si mis hijos es que pidieron ahí, en plan duro, Cola Caos dobles, o es que el camarero les echó algún tipo de sustancia, que al volver a casa a medianoche tenía a El Cachorro en el metro de esta guisa…:

madre 6 (3)

Os imagináis la vuelta, ¿verdad? Flamenca, como el cumple.