Un papi algo blandengue

Ayer le propuse a El Cachorro que hiciera algo con la plastilina. Hizo un truño que me intentó colar como un camión. Le dije que se esforzara, que eso no se parecía a un camión ni de lejos, y él me sacó como excusa que no disponía de tijeras ni rodillo. Yo le dije que no hacía falta y le hice una rapidísima demostración para salir del paso, elaborando un retrato de su padre.

madre 30 (1)

Ejem…

El Cachorro sí le ha sacado parecido y estaba encantado, y ahora llama «papi» al trozo de plastilina.

Hoy llega y me dice: «Mami, mira. Mira papi».

Y lo trae con unas piernas y los brazos que le ha hecho.

madre 30 (2)

“Mira papi”, dice, jajajajaja. Me mondo.

Yo creo que es su venganza. Porque el Señor de las Bestias muchas veces le dice a El Cachorro, en broma, que es feo. El Cachorro contraataca: «Papi es feo como un hombre lobo despeinado».

Me encanta. Es muy gráfico.

Y me pregunto si comparar humanos con bichos con distintos atributos lo habrá heredado de mí. Aún recuerdan en mi casa cuando, siendo solo algo mayor que El Cachorro, mi madre no sé qué atuendo me colocó que yo dije: «¡Parezco una mona gorda!» Todavía se están riendo.

Cabezón desamparado

Como de costumbre, le llevas la contraria a Don Bimbas con algo y ya no hay nada que hacer con él. O se bloquea quedándose con la mirada perdida, sin reaccionar (eso sobre todo cuando se gana a pulso una regañina) o se queda inmóvil en un lugar, llorando o no, y no te hace caso así le amenaces o le digas que ahí se queda y desaparezcas.

Hoy ha sucedido algo así en el campo. Harta de insistirle, le digo que nos largamos. Y me sale el abogado defensor, su hermano mayor.

– ¿Por qué dejáis a mi hermano solo? – se escandaliza.
– Que se espabile.
– ¡No voy a dejar a un niño solo! – determina con tono trágico, muy resuelto él, a la par que indignado.

Jajaja. “No voy a dejar a un niño solo”. Habla como si él tuviera treinta años. Pues nada, ha ido hacia él para convencerle de que se moviera.

madre 29 (1)

… Y lo ha conseguido.

madre 29 (2)

Con la satisfacción del trabajo bien hecho, luego ya se ha puesto cómodo.

madre 29 (3)

Esto de utilizarnos de asiento lo hace de siempre. O sea, lo de que los padres somos un apoyo, él lo ha entendido literalmente. Pero se lo ha ganado. Porque hoy (otro día más) el apoyo ha sido él para nosotros con su hermano. Me tiene que empezar a dar unas clases de psicología infantil. URGENTES.

Queridos higos…

Hoy El Cachorro ha escrito el nombre de un cantante de ópera:

madre 27 (1)

Y a mí me ha recordado la anécdota que contaban mis padres acerca de mi abuela por parte de madre. Como en aquellos tiempos no se tenía tanto acceso a los estudios, la gente con aprender a leer y a escribir iba que chutaba. No se podía pedir mucha más floritura. Así que cuando mi abuela mandaba cartas a mis padres cuando vivían en Barcelona, les escribía cosas como esta: “Queridos higos: Os mando estas narangas…”

Mi hijo, digno bisnieto de mi abuela.

Rey

Hoy ha tenido lugar una convocatoria que realizó hace un par de meses un primo segundo mío al que no conocía para que nos juntáramos la tercera y cuarta generación de los descendientes de mis bisabuelos por parte de padre, el matrimonio Rey Ciaurriz.

madre 31 (1)

Nos hemos juntado (y por supuesto no estábamos todos) más de cuarenta personas. Menos mis siete primos carnales, del resto no conocía a nadie. Y la verdad es que nos lo hemos pasado de lujo. Ha sido de esas comidas que terminan a las dos de la mañana. Se ve que lo de la juerga es genético.

Pero me he percatado de la cantidad, de entre todos los primos que tengo, que han perdido el apellido Rey de primero. Mi hermano y yo éramos de los pocos de la cuarta generación que lo conservábamos. Y andaba toda orgullosa de ello cuando he caído en que… ¡después de mí también se pierde!

madre 31 (2)

Ay, ¡me ha dado una rabia! Espero que mis sobrinos (hijos de mi hermano Rey) tengan hijos varones porque si no estamos perdidos.

De padres desastre está el mundo lleno

Me congratula ver que no somos los únicos que dan de comer a sus niños a la hora de la merienda.

madre 19 (1)

A la mesa de al lado acaba de llegar una familia con un par de menores y se han sentado. Mis hijos llevan comiendo solo un rato, pero deben ser las cuatro y media de la tarde. Esa familia vecina de mesa me hace sentir bien…

Claro que igual lo que ha hecho esta familia es precisamente venir a merendar…

Ay, vaya par de dos estamos hechos. Y esta ejemplaridad de padres… ¡en pleno Día del Padre! Como nos vean los de Servicios Sociales, verás las risas.

Por cierto, como todavía tenemos hijos a nuestro cargo, o precisamente por si nos los arrebatan, para tener un recuerdo de ellos, hoy, para el regalo del Señor de las Bestias, ME LO HE CURRADO.

madre 19 (2)

Escogerlas, editarlas, llevarlas a imprimir, enmarcarlas… Cuesta lo suyo. Me ENCANTAN estas fotos.

Tipos de morros

La lía de par de mañana, le echa su padre la bronca y se cabrea.

madre 28 (1)

Mirad qué morros.

Por suerte, tiene un amplio surtido de ellos, según la ocasión. Por ejemplo, tiene el modelo “beso de las siete leguas”. Porque desde siete leguas atrás viene Don Bimbas con los morrillos preparados para darme el beso antes de irme a trabajar.

madre 28 (2)

No le vaya a coger el beso desprevenido, con los morros sin preparar ni nada. Madre mía, es que me lo como.

Y ojo que para morros… estos.

madre 28 (3)

Provienen de “Chuchelandia”, un juego que le regalamos por su cumple, ahí en los primeros diciembres, y lo estrenamos ahora. ¡Ahora! Y un ratito corto, que es hora de ir a la cama y el juego este supone mucho pifostio…

madre 28 (4)

Con la murga que dio, el pobre. Se lo vio a su mejor amigo y, claro, lo deseaba por encima de todo. Y eso que este no ha salido laminero como su hermano pequeño o como yo, que dice que le gustan las chuches porque se supone que les tienen que gustar a los niños, no porque realmente se vuelva loco por ellas.

madre 28 (5)

Hacerlas, es otra cosa. Pero el jueguecito se las trae. Hay que coger agua, echar polvos, mezclar… Y eso las gominolas fáciles. Las otras me han parecido una receta de cocina de esas con ingredientes tipo pimienta del Cáucaso y ajo morado de Las Pedroñeras. Vamos, una pereza que para qué.

El caso es que las hemos hecho y nos las hemos comido. Y ha sido entonces cuando le he encontrado la gracia al juego…

Compartir es vivir (cómo, es otra historia)

Desayunando, El Cachorro se está metiendo un cruasán entre pecho y espalda y Don Bimbas le mira con cara de perrillo abandonado. Le pregunta su padre si quiere un poco, y dice «¡Ti!» Y le dice a El Cachorro: «¿Le das un poquito a tu hermano?” Da su consentimiento, porque es generoso y un cielazo. Total que se pone su padre a cortar y dice El Cachorro, indignado: «¡Pues vaya poquito que es!»

madre 27 (1)

A mí también me ha parecido un muchito.

Menos mal que, más tarde, es el pequeño el que le da a su hermano parte de su postre.

madre 27 (2)

Claro que no lo hace por pura generosidad. Lo hace porque El Cachorro, cada vez que le planta un trozo de pera en los morros, hace una succión exagerada con la que el peque se troncha vivo. Lo hace en beneficio propio, para procurarse su propia diversión. Lo que uno comparte por altruismo, otro lo hace por egoísmo. (Bueno, en esta ocasión. A Don Bimbas le pides un cacho de algo y también te lo da <3).

Ratos sangrientos

Han pillado mis dos morrosquitos dos pares de botas iguales de su padre y se las han plantado.

madre 21 (1)

No pueden estar más salaos.

Primero, con ponérselas, ya tenían bastante. Pero enseguida cogen confianza y empiezan a hacer el canelo con ellas, a correr y tal. El Cachorro se ha tirado a propósito de frente al suelo. Golpetazo controlado para hacer gracia. Y como Don Bimbas hace EXACTAMENTE lo mismo que lo que hace su hermano, se ha lanzado igual y… se ha partido el morro.

Cuántas veces los juegos más divertidos acaban así, ¿eh, padres?

Venga el grito, el lloro, la sangre y todo el kit.

Menos mal que el peque ya tiene la escandalosa costumbre de ponerse a sangrar por la nariz así, de manera espontánea.

madre 21 (2)

No es extraño encontrármelo como esta vez, encima de la cama, sentado con la cara y las manos rojas, entre extrañado y tranquilo.

madre 21 (3)

Vamos, que tengo la versión masculina y moderna de Carrie en casa.

El miedo da sueño

Nos situamos en lo que viene siendo la tarde de después de comer. Ya llevaban los dos petardeando en su habitación una hora. Ni siesta ni nada. Bueno, vista gorda. Ah, pero cuando me he asomado y he descubierto que se habían cargado uno de los libros que tienen prohibido cargarse, he entrado en cólera.

Porque ya tienen unos cuantos que destrozaron y son «los permitidos», los que pueden manosear y tirárselos a la cabeza si quieren. Están a su alcance en una estantería del salón.

madre 18 (1)

Pero estos son sagrados.

madre 18 (2)

Así que les echo la correspondiente bronca y decido separarlos para que duerman la siesta. Me llevo al pequeño a la cuna que aún está en mi habitación. Sí, esa cuna en la que a veces le castigo y de la que se escapa con una facilidad pasmosa.

Por supuesto lo hace. Lo de escaparse. Mientras llora protestando porque no quiere dormir. Llega hasta la puerta de mi habitación con intención de seguir por el pasillo y yo me asomo desde el salón y le echo un bufido para que no se le ocurra salir.

Le debo de imponer un poco (creía que nada de nada, en serio), porque a los tres minutos, desde el sofá, dejo de oírle llorar. Y cuando echo un vistazo, me encuentro con este panorama…:

madre 18 (3)

Dormido en el suelo porque no se atrevía a venir hasta el salón (a sabiendas de que me iba a enfadar y lo iba a volver a colocar rauda en la cuna, con el agravante de cerrarle la puerta de la habitación).

Por qué será TAN TERRRRRRCO, me pregunto.

Para mamá

Acuesto a los niños y al rato viene su padre a casa. Se ha llevado a El Cachorro a comer con él. Me da una servilleta de papel con un par de bombones.

madre 17 (1)

«Los ha guardado para ti». Y me cuenta que en el restaurante donde han comido ambos, la camarera le ha dado los bombones. Y que él le ha dicho que se los comiera, o que uno para él y otro para él. Y el pequeño ha dicho: «No, son para mamá».

madre 17 (2)

Ni bombones ni leches. Me lo como a él.

Pero eso no es todo, apenas dos días después, vuelvo a casa tarde del trabajo y no llego a ver a mis niños. Cuando reparo en la bolsa de gominolas empezada que hay en el sofá (como para escapárseme el detalle, ya me conocéis), me cuenta el Señor de las Bestias que cuando ha cogido El Cachorro la nube (jamón, le llamamos en Navarra) y le ha pegado un par de mordiscos, le dice él (él, el padre): “Hala, la favorita de mamá”.

madre 17 (3)

Al rato, se fija en que el crío seguía con un trozo en la mano. «¿Qué haces, cariño, por qué no te la comes?», y él le contesta: «No. Es para mamá».

Y… ¿qué digo o qué hago yo ahora que esté a su altura?