Lucha a muerte

Se ponen El Cachorro y su abuela a luchar con espadas.

madre 18 (1)

– Uy, vaya cara de malo – observa la abuela.

– No soy malo, soy bueno pero enfadao – le aclara el nieto.

 

El Cachorro decide que él y su hermano son los buenos y mi madre y yo las malas.

 

Por la noche, uno de los buenos, de lo bueno que es, recibe una reprimenda.

madre 18 (2)

¡Por fin le pillo uno de sus pucheros, que son mundiales! Nunca me da tiempo, duran tan poco… Pero en esta ocasión tenía el móvil en la mano y el canijo lo ha mantenido el tiempo suficiente…

madre 18 (3)

Ay, qué rico, por favor. Dan ganas de hacerle llorar sin parar.

 

Pero su secuaz, en clara venganza, coge su espada y ataca al causante del puchero de su hermano… y lo mata.

madre 18 (4)

El abuelo casi no lo ha visto venir. Es que El Cachorro es un gran espadachín.

 

 

 

 

El general Cachorro

Se acomoda encima del caballo de juguete, coge la espada, adopta una postura marcial y asegura que hace de estatua de caballero.

madre 12 (1)

Escultores del mundo, vayan tomando medidas, encuadres, fotos y demás, que este muchachito está destinado a hacer algo grande.

 

(Grande y espectacular, porque estar encima del caballo de pie… es una especie de héroe acróbata).

Foqueo con mayúsculas

Me manda el Señor de las Bestias ayer unas fotos de mis hijos, a los que se había llevado a merendar por ahí mientras yo estaba trabajando:

madre 11 (1)

Y si uno se pone gocho…

madre 11 (2)

… el otro MÁS.

Las mesas vecinas flipando. Y yo me indigno, claro. Alimentarlos así, con bien de chocolate y toneladas de calorías y de colesterol… ¡¡y no llevarme a mí!!

 

Así que le obligo a ir hoy a desayunar fuera de casa.

madre 11 (3)

Y a mis hijos aún les queda munición para dar la nota, porque su desayuno ha consistido en Cola Cao con porras… y patatas fritas. Las mesas vecinas flipándolo (again). En esta casa nos superamos.

Halloween, segunda parte

No he visto disfraz/accesorios que le vayan mejor a un ser humano.

madre 29 (1)

Es que es un papel que está hecho para él. Los cuernos y el tridente le sientan como un guante a esa cara de pillo.

madre 29 (2)

En su justa medida. Lo veo muy cómodo haciendo de malvado. Pero muuyyy cómodo. Demasiado cómodo…

 

Él y su hermano están encantados con las iniciativas de su padre. El Señor de las Bestias ya no sabe qué inventar para escaquearse de hacer el trabajo sobre los aparatos reproductores y la gestación que tiene que presentar El Cachorro en unos días, ese marrón que aún lo tenemos pendiente y que a mí no me deja ni vivir.

madre 29 (3)

Prefiere liar a todos con el atrezzo “halloweeniano” de la casa, que ni el pasaje del terror de la Warner…

madre 29 (4)

Ha quedado muy chulo, sí. Pero yo, que nací siendo práctica, veo que es demasiado esfuerzo para nada… Halloween es cosa de un día, o de un fin de semana. Si aún me dices Navidad…

madre 29 (5)

En fin, temblemos mientras podamos.

Decoración U.S.A. style

Vuelvo a casa de una cena y me la encuentro…

madre 28 (1)

… TERRORÍFICA.

madre 28 (2)

Me reciben mis dos canijos.

madre 28 (3)

No sé muy bien si me dan más risa que susto, pero están mundiales.

madre 28 (4)

Al Señor de las Bestias le ha dado por decorarlo todo por Halloween. A lo grande, en su línea.

madre 28 (5)

Es que no le falta detalle.

madre 28 (6)

Hasta tumbas. La de nuestra familia y la de los vecinos, que han sido invitados a participar y se lo han pasado, sí, de miedo.

madre 28 (7)

Parece una casa de Oklahoma.

madre 28 (8)

He aquí el satisfecho autor de la obra:

madre 28 (9)

No sé por qué le ha dado por ahí. Pero cuando le da, le da. Que no lo nombren alcalde porque lo del soterramiento de la M30 va a parecer un flan de arena en la playa comparado con lo que sería capaz de llevar él a cabo.

Monigote con tentáculos

Nuevo episodio de El Cachorro dibujando.

madre 25 (1)

El monigote de hoy tiene tentáculos, pero su hacedor de repente se pone a tacharlos… para cortarlos. Porque eso parece que significan para él los tachones. Tachar = cortar. «Si no lo cortamos siempre estará con tentáculos», y luego añade «pero se ha ido corriendo para que no le toquen los tentáculos». Me cuenta historias que me marea viva y no me entero. Vamos, que mientras dibuja se hace él mismo una película.

 

Y no sé si abstracto es el dibujo o su explicación.

 

Pelillos a la mar

Aquí el padre probando nuevos peinados a sus pequeños.

madre 23 (1)

Que digo yo que con tal de no aspirar lo que debe…

madre 23 (2)

 

… inventa lo que sea. Se convierte en el Peluquero Locuelo.

 

Y ahora que utilizo el término “loco”, me doy cuenta de que tener hijos resulta ser el mejor testimonio de cómo eres tú. En este caso, de cómo me expreso habitualmente sin darme cuenta. Debo utilizar mucho la locura en todas sus variantes. Hoy mismo, más tarde, le digo a El Cachorro: “Cariño, te dejas las luces encendidas”. Y me contesta: “Oh, qué loco estoy”. Eso lo ha sacado de mí, que digo lo de loco cada dos por tres.

 

Y loco estará, pero por otras razones que también tienen que ver con la peluquería… Parece que le va. Ya me deja caer al día siguiente que si necesito cortarle el pelo, que puedo utilizar sus tijeras. Basta que le diga que ni hablar del peluquín, nunca mejor dicho, que ni se le ocurra utilizar sus tijeras para cortarse el pelo, para que…

madre 23 (3)

Sí, eso son pelos. Sí, lo ha hecho.

madre 23 (4)

Pues nada, trasquilón al canto. Hace un año se lo hizo un compañero de clase con alma de estilista. Ahora ha querido él hacerse el apaño. Ese flequillo no gana para disgustos.

 

 

El último superviviente

Hay cumple en la urbanización con el castillo hinchable de costumbre. Los padres de niños que tienen la edad de Don Bimbas se abstienen de meterlos ahí dentro porque hay niños mayores que saltan como auténticos esquizofrénicos y puede ocurrir una desgracia.

 

Pero eso no es obstáculo para Don Bimbas.

madre 21 (1)

Se mete de cabeza (prohíbeselo tú si tienes huevos) y ahí anda, saltando, corriendo… Chocándose con los demás y defendiéndose que da gusto verlo. Los padres de los niños de su edad, que observan todo desde la barrera, mientras retienen a sus infantes, se asombran bastante. Pero yo diría que son más bien los padres de los niños de más edad, de los que andan compartiendo espacio con Don Bimbas, los que tienen que estar preocupados.

 

Luego me cuentan en la guarde (ver post de hace tres días) que se tira encima de la gente… Claaaaaro.

 

Soy «Maya»

Me parece que voy a ser una de esas madres a las que no llaman mamá, sino por su nombre. Ahora Don Bimbas, que no sabe hablar y solo dice mamá y tatatá, me llama Maya.

madre 20 (1)

Como la abeja. El típico chiste que he tenido que oír tooooda mi vida. (Os juro que incluso lo oí hace poco: “¿Amaya, como la abeja?” Me dio tanta lastimica que incluso le hice aprecio y sonreí).

 

Maya. Tu quoque fili?