Monigote con tentáculos

Nuevo episodio de El Cachorro dibujando.

madre 25 (1)

El monigote de hoy tiene tentáculos, pero su hacedor de repente se pone a tacharlos… para cortarlos. Porque eso parece que significan para él los tachones. Tachar = cortar. “Si no lo cortamos siempre estará con tentáculos”, y luego añade “pero se ha ido corriendo para que no le toquen los tentáculos”. Me cuenta historias que me marea viva y no me entero. Vamos, que mientras dibuja se hace él mismo una película.

 

Y no sé si abstracto es el dibujo o su explicación.

 

Mi retrato y el de uno de fuera

Bueno, pues resulta que esta soy yo.

madre 9 (1)

Me veo muy favorecida.

Estaban El Cachorro y el Señor de las Bestias jugando con un vaso, haciendo círculos. El padre ha hecho el ojo de la derecha. El resto, mi hijo. (¿O ha sido al revés? No os creáis, se me generan serias dudas…)

Tres días más tarde, le pido que dibuje a la familia en una barbacoa. Y aquí estamos.

madre 9 (2)

Y me fascina lo bien que se nos diferencia a mamá y a papá. Papá tiene barba y yo pestañas.

Lo que nos ve en común a todos son unos soplillos bien majos.

 

Le ha entrado la vena creativa. De repente, aparte de las casas, los soles, los corazones, las flores y los árboles, se ha lanzado y ha dibujado un coche en la carretera…

madre 9 (2) madre 9 (3)

… un avión (que no le ha gustado y ha borrado)…

madre 9 (4)

… y lo que a mí me ha vuelto loca, un alienígena. Dicho así por él: alienígena. (Muchos adultos no saben pronunciar semejante palabra).

madre 9 (5)

Mirad qué cantidad de ojos. Y me explica El Cachorro: “Con ruedas y una tele para que alguien le salve”. Lo ha dicho tan convencido que no he querido ni mostrarle mi extrañeza.

Lo único que me pregunto es cuál de los dos dibujos tienen más pinta de extraterrestre, si este de aquí o… mi retrato.