Broum, broum

Hoy es mi cumpleaños, que es algo que sucede todos los 20 de agosto.

madre 20 (1)

Todo el mundo sabe que, para mí, mi cumpleaños es superimportante. Quién lo diría, habiéndolo vivido siempre sin caramelos y sin fiestas. Pleno verano. En clase en el cole yo en el tema cumpleañero directamente no existía. Y normalmente siempre me pillaba fuera. Yo he cumplido años, cuando era pequeña, en Mallorca, Túnez, Pittsburgh, Peñíscola… De mayor, en Sancti Petri, Bali, Namibia (tampoco está mal, ¿no?)… También en Pamplona y en Madrid, claro que sí. En Madrid toca también este año. Llevo varios consecutivos. En esta ocasión, hemos estado de vacances en Ibiza y Denia y acabamos el periplo en el Algarve portugués (sí, son las MEGAVACACIONES. Pero ha sido un año con DEMASIADO estrés y me las he ganado). Pero antes de la última parte, cuatro días en casa. Que coinciden con mi cumpleaños. Así lo he querido. Con la edad, una se vuelve práctica. Que me digo: “Mejor en casa para poder dejar todos los regalazos que me van a caer, y además doy la oportunidad de poder estar al lado de un Corte Inglés o de mil tiendas para olvidos de última hora”. ¿Sí o qué? Una no cumple años en balde. La sabiduría se abre paso en mí.

Retomo. Decía que mi cumple es mi gran acontecimiento anual. Aunque lo viva con cuatro gatos. Ni fiestón me hace falta. (Aunque los he tenido, y sorpresa, y me han chiflado). El Señor de las Bestias lo sabe. Esto se lo he grabado a fuego. Y la verdad es que, meterá mucho la pata y dejará bastante que desear en varias ocasiones. Pero en mis cumples, se luce.

Hace dos años me organizó una gymkana fabulosa y acabamos en un hotel rural maravilloso, y el año pasado nos lo montamos de escándalo. Yo muchas veces pienso… ¿qué narices hará este año para superarse?

Me despierto y me lo encuentro vestido. A él y a El Cachorro.

madre 20 (2)

“Nos tenemos que ir. Para las once, estate preparada”. Don Bimbas también se despierta y se apunta al plan. Cuando estoy lista, llamo. Están en el portal: “Vamos a desayunar”.

Así que bajamos y nos vamos a un Viena Capellanes. De dentro, mis niños salen con dos paquetes.

madre 20 (3)

Sé que uno es un casco. Hace poco un amigo cerró su mítica tienda de accesorios de moto y le dije al Señor de las Bestias que había visto uno abierto amarillo todo molón. Y un día lo pillé mirando cascos por internet.

Abro el otro paquete y resulta que es una cazadora motera de Harley Davidson.

madre 20 (4)

Que digo, pues bueno, es una marca que a mí siempre me ha gustado. Aunque me verán en mi Suzuki 250cc y dirán “qué salada, con su casco de Harley en su motaja”.

madre 20 (5)

Al abrir el paquete que sé que es un casco, ya me empiezo a mosquear. Porque, équili, he acertado. Es un casco. Pero… de Harley Davidson.

madre 20 (6)

Y es cuando el artífice de todo esto me dice: “¿A ver cómo te queda todo si te colocas al lado de esa moto que hay aparcada?”.

NO.

Noooooooooooooooooo.

¡No puede ser!

madre 20 (7)

Se me saltan las lágrimas.

¡¡Pero es que no puede ser!!

No me quiero emocionar mucho porque estoy asustada. Porque se ha pasado. Porque ni la he pedido ni la necesito ni nada. Porque no me lo acabo de creer. Porque no puede ser.

Voy y la miro. Es preciosa.

Vuelvo a la mesa. Me siento. Estoy sin palabras.

El Señor de las Bestias pide la cuenta. Y aparece la camarera y me la trae… Las llaves están en el platillo.

La mujer no da crédito a que yo no dé muestras más fehacientes de alegría, que no demuestre sorpresa. Pero estoy demasiado sorprendida como para mostrar sorpresa. Y digiriendo.

Maaaadre mía.

Es real. Esta moto es mía.

madre 20 (8)

Una Harley Davidson.

Maaaaaaaaaaaadre mía.

“¿No te has dado cuenta de cuando la han traído y la han aparcado?”

madre 20 (9)

NO-ME-HE-DADO-CUENTA.

madre 20 (10)

Increíble. Ha sucedido delante de mis narices.

madre 20 (11)

Y sin enterarme.

El Señor de las Bestias se ha pasado. Es un BESTIA.

Feliz, feliz en tu día

Hoy cumple años una vecinita, a la sazón, la “novia” de Don Bimbas. Por tanto, tenemos que estar a la altura y agasajarla como merece. Y esto es, trayendo animales en su honor.

madre 20 (1)

Y, POR SUPUESTO, Don Bimbas tiene que ser el encargado de llevar uno de ellos.

madre 20 (2)

Ayudado por su señor hermano, quien, a la postre, es el cuñado de la cumpleañera.

madre 20 (3)

Están encantados con mostrar sus animales, así que no sé muy bien para quién es el regalo, si para la cría, o para mis hijos… 😉

Organizadores de eventos

Están en casa la vecina, que tiene la misma edad que El Cachorro, y su hermano dos años menor. Fue el cumple del crío en diciembre y, como no lo celebró en la urbanización, su hermana mayor y mi hijo, van y le organizan uno aquí, con guirnaldas y todo.

madre 12 (1)

Si así está la puerta de entrada al cuarto de El Cachorro, imaginad por dentro. Me pego una semana quitando trocitos de cello de puertas de armario y cajones.

Todo sea por la felicidad de ese niño.

Cumple: La exageración

Menos mal que de seis años de vida que cumple El Cachorro, este es el segundo cumpleaños que celebramos así en plan multitudinario. El año pasado me lo salté y a él, que suspiraba por un cumple como el de todos sus vecinos, le dije que se «conformara» con la supercelebración de haber ido unos días a una casa rural con sus primos. Pero este ya nos hemos liado la manta a la cabeza. Porque además no sé a quién le hace más ilusión celebrarlo, si a El Cachorro (Don Bimbas no tiene aún conocimiento del tema) o al Señor de las Bestias, que lleva días implicado en esto (no lo he visto tan dedicado a algo desde ni sé), en la parte que le toca. Y la parte que le toca es la principal; es decir, el cumple gira en torno a lo que él está organizando, que tiene que ver con animales navideños… La felicitación de los críos, sin embargo, dice que la temática del cumple es de Star Wars, aunque advierte de que habrá emisarios de los Reyes Magos y de Papá Noel. El mejunje entre Navidad y Darth Vader y sables láser va a ser mundial.

En fin, que me suena el despertador a las 8:28 de la mañana (yo soy de ponerme el despertador capicúa), y me pongo en marcha. Ventilar habitación, hacer desayuno a los críos, empezar a amenazar con que se porten bien y no me la líen, porque ya me la están liando, y a ver si se van a quedar sin cumple, hacer camas, duchar niños, vestir niños, endiñárselos a una vecina e ir al encuentro de la que me va a acompañar a hacer la compra.

madre 16 (1)

Mientras mi gurú del Makro y yo recorremos los pasillos eligiendo alimentación cumpleañera, mis hijos andan como patatas calientes. De una vecina a otra.

madre 16 (2)

madre 16 (3)

Mundial el mensaje de «sigue las conversaciones para localizar a tus hijos a vuelta». Una gymkana auténtica.

Mientras tanto, en el súper, mi vecina me hace EL DESCUBRIMIENTO DEL SIGLO, el pan de molde Roberto.

madre 16 (4)

Unas planchas de pan de molde que las untas o les pones cosas encima y luego cortas y te salen, como poco, cinco sándwiches de tamaño normal del tirón. Madre mía, qué pasote.

La decoración con globos, encargada, ya está hecha para cuando llego.

madre 16 (5)

Y me pregunto… ¿qué habría sido de mí si la decoración de globos no la hubiera hecho alguien…

madre 16 (6)

… si mi vecina no me hubiera acompañado a hacer la compra, guiándome por Makro como si se tratara de su casa…

madre 16 (7)

… si mis vecinas no se hubieran hecho cargo de mis hijos…

madre 16 (8)

… si el marido de una de ellas no les hubiera dado de comer…

madre 16 (9)

… si no me hubieran ayudado a preparar los sándwiches?

Desde aquí os lo digo, ¡OS COMO LA CARA!

Sigo. Con la lengua fuera, voy a por las tartas.

madre 16 (10)

Cómo no, adjudico Vader a Don Bimbas y Yoda a El Cachorro.

madre 16 (11)

Preparo a los protagonistas…

madre 16 (12)

Hago que El Cachorro escriba su carta a los Reyes…

madre 16 (13)

En la que intenta colársela a Sus Majestades: Veo que escribe “mobil”. Pronto empieza. ¡Pues no le queda! Aún, legal como es él, me consulta: “¿Lo pongo?”

“Haz lo que quieras”, le digo. Al fin y al cabo, de ilusión también se vive. “Pero tú no quieres”, replica. “Ya, yo no te dejo, pero es tu carta. Los Reyes ya te traerán lo que estimen oportuno”. Y si es un poco listo, sabrá que Sus Majestades estimarán oportuno traerle cualquier otra cosa que no sea un móvil.

Superada esta situación, da comienzo el cumple.

madre 16 (14)

Al que vienen también amigas mías starguarizadas.

madre 16 (15)

Por supuesto, cuenta con su exhibición de animales:

madre 16 (16)

En la que, cómo no, actúa El Cachorro.

madre 16 (17)

Que está hecho un naturalista de cuidado.

madre 16 (18)

Y donde no falta de nada.

madre 16 (19)

Ni el tradicional vuelo de rapaces de los cumpleaños de la urba. Que ya es tradicional porque en varios cumples el Señor de las Bestias se ha tirado el rollo de traer aves como regalo a los distintos homenajeados.

madre 16 (20)

Después, se pide a todo el mundo que salga a la calle. Y, atención, ¿qué se ve en lontananza?

madre 16 (21)

¡Madre mía!

madre 16 (22)

¡Un paje de los Reyes Magos, con dos camellos y dos renos!

madre 16 (23)

Carmena, toma nota.

El Señor de las Bestias se lo ha curradísimo. Está todo pensado al detalle. Incluso ha comprado y colocado en la cornisa los focos que iluminan la calle. Y, claro, viendo cómo está siendo el resultado, no sé quién está más emocionado…

madre 16 (24)

Objetivamente, yo creo que está siendo un feliz, feliz cumpleaños.

madre 16 (25)

Llega el reparto de tarta y me encanta esta imagen.

madre 16 (26)

La de una marea de niños arremolinados alrededor de la mesa.

madre 16 (27)

Hay tarta como para alimentar a un país del Primer Mundo. Pero el Señor de las Bestias considera que aún podríamos cebar a unas cien personas más y se va a por chocolate con churros.

madre 16 (28)

Pero otra imagen que lucha por erigirse en la más entrañable del día es esta:

madre 16 (29)

La de los niños listos para entregar su carta al paje.

Yo no tenía carta, pero me he expresado de viva voz:

madre 16 (30)

“Diles a Sus Majestades que el año que viene quiero que al Señor de las Bestias no se le vaya la pinza. Con eso me conformo. Con eso y con la birra que sostengo en la mano ahora mismo”.

Hay tanta cosa en este cumpleaños, tanto evento, tanta emoción, tanta historia, que hasta se nos olvida el momento piñata.

madre 16 (31)

A ver quién supera esto. (No lo digo en plan reto o para entrar en una competición, me lo digo a mí misma). Porque, claro, la próxima vez vengo yo, por el contrario, con mis planes (mencionados ayer) de hacer un cumple antiguo/tradicional en casa, y los niños que ya habrán venido a este o habrán oído hablar de este (y sus padres, porque los cumples se hacen para los niños ¡¡y para sus padres!!), dirán «pero qué clase de tomadura de pelo es esta», y no podrán ocultar la decepción de sus caras y ya verás qué plan.

Por otro lado, ya he tenido que oír alguna crítica (con respecto al derroche, la parafernalia y tal)… Y, oye, es que resulta que aquí el padre de las criaturas tiene camellos. Los hijos de Brad Pitt tienen a Brad Pitt por su cumple. Pues los míos, bichos y a un gran organizador de eventos en casa.

Me pregunto qué va a ser lo próximo. ¿Una ouija para que venga Marilyn a cantar el “Happy Birthday, Mr. President”?

Por lo pronto, este día, ha sido todo un éxito.

madre 16 (32)

Los globos, ahora, nos los comemos with potatoes.

madre 16 (33)

Por fin me acuesto, a las 2:00, sin haber tenido la oportunidad de sentarme en todo el día. Récord total.

Y feliz. Molida pero feliz.

Precumple: Un día para el Día D

Pues así está en estos instantes la calle donde vivo, despejada de coches porque el Señor de las Bestias ha pedido al ayuntamiento permiso para organizarla pardísima. Y yo ahora cogía las de Villadiego…

madre 15 (1)

No, o sea, qué estrés. Mañana celebramos el cumple de El Cachorro y Don Bimbas y yo ya estoy cansada. Y de los nervios. Porque hay que estar a la altura de lo que va a acontecer aquí mañana. Y se da la circunstancia de que no sé si van a venir 50 personas o… ¡¡100!! En ese punto estoy. Y no he preparado nada, más que encargar la tarta a una vecina que yo pensaba que era cuestión de decirle «haz una tarta de La Guerra de las Galaxias» y no, resulta que había que elegir el tamaño calculando las raciones (ja, ja), el relleno, la foto de encima (con calidad suficiente), si vertical u horizontal… madre mía.

madre 14 (2)

También he encargado dos piñatas, una guirnalda, unas letras de «Feliz Cumpleaños» de Star Wars… El Señor de las Bestias ha comprado ya chuches y patatas fritas y frutos secos y chocolates, pero así a ojo de buen cubero, en plan llamándome al móvil: «¿Cuántas bolsas de chuches, dos, cuatro…?» «¡Pero si no sé qué tamaño tienen!» «Pues dos» «No, pues cuatro». Y así. Por lo demás, me falta hacer la compra de TODO.

He quedado con una vecina para ir mañana al Makro. Parece mentira que necesite ayuda… ¡con la de fiestas que he organizado en casa de soltera! Ahí tenía todo dominado, la bebida, los refrescos, el dulce, el salado, los hielos, los que iban a hacer los mojitos… y estaba preparada para que me fallara gente (las menos veces) y para que vinieran adobados de última hora (las más). Y ahora me vengo abajo con una fiesta de cumpleaños de niños… Ven-ga-ya.

Pero es que las fiestas de cumpleaños de niños no son lo que eran… Con lo feliz que hubiera sido invitando a cuatro niños a mediasnoches. Pero resulta que ahora eso no solo no se estila, sino que igual los niños invitados te empiezan a dar la murga con que dónde está el castillo hinchable y dónde el animador. Pero yo pienso un día celebrar el cumple de estos así, con fanta y mediasnoches en casa, como que me llamo Amaya. En cualquier caso, no será mañana…

madre 15 (3)

Total, que estoy viendo en mis narices que esto va en serio y que yo ahora mismo quisiera desaparecer como los coches que normalmente abarrotan esta calle tan despejada ahora y tan llena de promesas…

P.D. Adivinad quién fue realista y por la noche se puso a hacer la comida para el día siguiente en previsión de que no le diera tiempo a hacerla, cocinando pochas hasta las 2:00 de la mañana… (Y con razón y risas comentaba una vecina: «No, Amaya no puede hacer unos macarrones, no. Tenían que ser pochas. ¿Y de segundo ossobuco con menestra? ¿De postre una tarta de queso con arándanos salvajes?) Qué le voy a hacer, si me dibujaron así.

Sí, somos nosotros

Han encintado la calle de mi portal, avisando de que no se puede aparcar por un rodaje.

madre 14 (1)

No, no es por un rodaje. Es por la celebración del cumpleaños de El Cachorro y Don Bimbas.

Ya sabéis que el Señor de las Bestias no se caracteriza por la discreción ni el comedimiento. Todo lo contrario. Es lo más exagerado que conozco. Pues bien, resulta que necesita aparcar aquí unos camiones…

Dentro de un par de días os enteraréis de por y para qué.

Menos mal que celebramos los cumples juntos y cada dos años (hace dos años trajo a Papá Noel con su reno), que si no este señor arruina a la familia en un santiamén.

Las amigas de mi amigo son mis amigas

Estamos elaborando la lista de invitados al cumple de El Cachorro (a cuatro días de su celebración, así, con bien de tiempo). Del otro no porque no habla, no sé quiénes narices son sus amigos y no tengo el teléfono de ninguna madre de niños de su clase.

Así que me tengo que centrar con el mayor. Y ocurre que me da siempre el mismo nombre, el de su vecino y mejor amigo. “Sí, cariño, ese por descontado que va a venir, ¿pero quién más? ¿De tu clase?” Y ya me suelta otros cuatro nombres más. No obstante, como es un despistado como yo, opto por coger el grupo de WhatsApp del cole, donde tengo la lista entera de madres y padres de sus compañeros (“FULANA MAMÁ DE MENGANO”, “ZUTANO PAPÁ DE PERENGANA”) para ir leyéndole, porque yo no me los sé, los nombres de los críos de su clase (“¿Y Mengano? ¿Y Perengana?”). Y entonces me dice que “este sí, este sí y este sí”. Todos.

“No, a ver, cariño, todos no puede ser. Además, vendrían los dos que te pegan”. Y a él le da igual. De uno que le casca de lo lindo y que me tiene frita, ya me dijo hace unos días que le había dicho que le invitara porque él le invitó al suyo (sí, claro, el año pasado en infantil cuando se celebraban los de varios juntos en un parque de bolas), así en plan amenaza. Yo entonces ya le dije que ni pa Dios, que ese niño no iba a venir, solo faltaba.

Al final, ha ido seleccionando algo más, aunque me ha nombrado niños que yo no le he oído en la vida. Los cuatro del principio, los de verdad, eran invariables. Pero la lista iba cambiando cada vez que se la volvía a plantear. Ha sido un gran trabajo.

madre 12 (1)

Entre los niños que ha elegido, hay dos niñas que ha querido invitar “porque son amigas de Rodrigo”, uno de los cuatro muy amigos suyos. “Cariño, pero son sus amigas, no las tuyas, tú tienes que invitar a tus amigas”. ¿Y sabéis qué me ha contestado? “¡No, las voy a invitar porque son sus amigas y yo quiero que mis amigos sean felices!”

¿¿Hola?? ¿¿De dónde ha salido mi hijo?? ¿De dónde le viene ese afán por que los demás sean felices… antes de que lo sea él? O, mejor, ¿cómo es posible que, siendo tan pequeño, descubra que la felicidad de los otros, es la suya? Qué grande es. Y qué suerte tienen sus amigos.

Rock and Roll

Hay cumples de niños que molan, como el de hoy, que la temática es, nada más y nada menos que el rock & roll. Me pongo manos a la obra. Visto a mis dos rockeros…

madre 17 (1)

Pero conmigo doy el do de pecho:

madre 17 (2)

Coño, ¡para una vez que tengo el traje completo! Si es que yo visto mucho así. Pues hale, p’alante.

Y nos plantamos con nuestro manager, que no se viste de rock ni de nada, pero pone cara como de que la procesión va por dentro.

madre 17 (3)

La familia que rockandrollea unida…

madre 17 (4)

Que digo yo que entonces, cuando crezcan, estarán encantados de que sus padres les acompañen a conciertos, a salir por ahí… ¿verdad?

Supercumpleaños

Hoy es mi cumpleaños.

madre 20 (1)

Y el Señor de las Bestias ha traído un desayuno como para que vengan a casa a empacharse todos los vecinos de la urbanización.

madre 20 (2)

Mirad qué bonito:

madre 20 (3)

Sabe cómo hacerme feliz.

Y luego también es un tipo muy listo que sabe buscarse la vida… Los regalos no comestibles contaron con la inestimable intervención de una amiga vecina.

madre 20 (4)

Jaajaajaa.

Claro, que tonta no soy yo tampoco…

madre 20 (5)

A esto se le llama asegurarse el cumpleaños. A la interfecta le enseño hoy el resultado de sus indagaciones…

madre 20 (6)

“¡Sorpresa!”, dice la otra. JA, JA, JA.

El día, estupendo. Nos vamos de excursión a la aventura. Llegamos a un pantano adentrándonos por el campo. Por supuesto, es una zona solitaria. No hay nadie. Así que nos bañamos en bolas.

madre 20 (7)

El Señor de las Bestias me enseña a hacer chipichapas. Jamás me había salido. Es genial aprender algo nuevo el día de tu cumpleaños…

madre 20 (8)

Y como colofón, realizamos el inesperado rescate de un buitre.

Es un vídeo que grabé y edité, que protagonizó el Señor de las Bestias, y que salió bastante apañado. A ver qué os parece. El Cachorro ya se lo ha aprendido de memoria.

Creo que, como día de cumpleaños, es bastante completico, ¿no?

Avances en el aprendizaje

Hace poco El Cachorro nos dibujaba así al Señor de las Bestias y a mí.

madre 9 (1)

Qué raro, yo con un superhelado en la mano. No me tiene calada ni nada, mi hijo.

A mí sus dibujos (como a cualquier madre los de sus hijos) me parecen mundiales. Así que como en tres días cumple años el Señor de las Bestias, le pido a El Cachorro que le realice un dibujito, que estas cosas hacen una ilusión loca. Pues bien, se ha puesto. Pero…

madre 9 (2)

Primero ponía “felic”. Luego, “cumpeañios”. Después, “cumpleañyos”.

madre 9 (3)

Por fin…

madre 9 (4)

Maaadre lo que nos ha costado. Y además tiene que repetirlo ya todo, claro, porque la hoja esa está hecha un cuadro.

madre 9 (5)

Y luego es cuando pienso… ¿Por qué no habré dejado el original? Yo y mi manía por que se hagan las cosas, no bien, perfectas. O sea, que aplaudo lo que hace pero lo cambio. Me estoy cargando toda la autenticidad. “Felic cumpleañios” molaba todo. Maldita sea.

Por su parte, Don Bimbas también anda haciendo progresos en lo suyo. Hoy ha llegado de la guarde con un par de caritas en el dorso de la mano porque ¡ha hecho por primera vez pis en el orinal!

madre 9 (6)

Tiene 2 años y casi 3 meses. No está nada mal, muchachito, naaaada mal.