Calvicie

Mirad, en el momento en que me saqué la foto, hace unos días, no sabía si me iba a atrever a publicarla. Pero pensé en que quizá, pasado un año, vería las cosas de otra manera. De hecho, cruzo los dedos para que así sea; eso significará que está superado. Sin embargo, hoy, queridos lectores, estoy escribiendo esto en el momento, como hago siempre.

Hoy miércoles he ido a la peluquería y me he puesto a llorar con la peluquera. Como una niña pequeña. Casi hago hipos.

Resulta que el jueves pasado, me descubrí una calva en la parte delantera de la cabeza. Solo me la tapaba un pequeño mechón. Ya noté cuando me la lavé tres o cuatro días antes que perdía más pelo que de costumbre, que ya es decir. Me había quedado con un mechón en la mano, tal cual, que se había desprendido directamente, pero no me había dado cuenta de dónde había salido. Hasta tres días después. Y el disgusto que me llevé fue fino.

madre 27 (1)

Por la noche no podía ni dormir, así que me puse a investigar en Google y vi que lo que tenía se llamaba alopecia areata. Que la sufren hombres y mujeres. Que le pasó a Carolina de Mónaco. Que no tenía origen definido.

No os cuento lo que pude llorar. Me afectó psicológicamente muchísimo. Ya me veo viajales perdida, pero la pérdida de cabello, uffff.

La peluquera (y luego amigas a las que se lo fui diciendo), me dice que es por el estrés. Que ella lo ha pasado muy mal últimamente y que por eso está en los huesos (sé de lo que habla, yo llegué a pesar 47 kilos teniendo El Cachorro un año y pico de edad), y que por la parte de atrás perdió mogollón de pelo y le ocurrió lo mismo que a mí.

Me tranquiliza y me habla de un tratamiento, del que tomo nota.

Pero termino yendo a una dermatóloga. Tiene conmigo cero empatía. Le digo lo preocupada que estoy, lo que lloré, y la tía haciéndose la sorda. Le pregunto que por qué me ha pasado, y me escupe dice que es una enfermedad, que suele ser genética (en mi familia a NADIE le ha pasado nada ni parecido). Le cuento que vivo con mucho estrés, y me dice que si no lo tuviera, también podría haber aparecido. No me aclara nada y me pincha cortisona en la calva esa. Y que vuelva en un mes y medio.

Le pregunto por el tratamiento aconsejado por mi peluquera. Me dice que esto, cuando mi alopecia deje de estar activa. “¿¡Cómo, que se me va a seguir cayendo el pelo!?” Me dice que “es lo que hay que ver”. Joder, anima que te cagas, la boba esta.

Total, que aquí estoy con mi minicalvicie, preguntándome si trabajar unas veces de mañana entrando a las ocho y otras en el turno de tarde, saliendo a las diez, escribir monólogos, escribir este blog, actuar con mis monólogos algún día de la semana que trabajo de mañana (que es lo que tengo que hacer, según me dicen mi profesor, los profesionales del medio y mi mentora, actuar sin parar), llevar la logística de la casa, ser la que llama a los pintores, queda con ellos, pelea un presupuesto, elige colores, fechas, etc., hacer la compra de lo que falta en casa, intentar que los críos cenen medio sano o, por lo menos, variado y equilibrado, pagar al casero, ver cuánto dinero hay en la cuenta común, y si hace falta, poner más, hacer las cuentas del hogar, gestionar la casa, ordenar, realizar trabajos infantiles, intentar conseguir un dinero extra haciendo trabajos extras porque me he pegado dos meses y medio en paro sin cobrar un duro, conseguirlo y hacerlo… es lo que me ha generado este problema.

madre 28 (1)

Y, yo es que no sé de qué desembarazarme, pero, queridas, sí, somos Superwoman, aunque pagamos un alto precio y no sé yo si nos merece tanto la pena…