Graduación ¡¡de infantil!!

¿¿Nos hemos vuelto majaras?? ¿¿Qué es esto de organizar una graduación de infantil?? ¿¿EN SERIO??

Es más, las cuatro madres locas de la clase de mi hijo ya están preparándolo todo. Que si fotógrafo profesional, que si un vídeo profesional, que si una orla, que si un diploma, que si catering, que si… No doy creditito.

Yo en el curro, iba recibiendo mensajes de Whatsapp con aportaciones y con idas de olla cada vez más singulares. Hasta que dejé de leer. Después de comer ya tenía esperándome cincuenta y pico mensajes al respecto. Les cuento por encima a mis compañeros lo que se está fraguando en mi móvil, y les digo: “Bueno, me bajo a fumar un cigarrito y voy leyendo todo este embolao…” Uno dice: “Ojo, a ver si te enmarronan, con aquello de que te dedicas a la tele…” Yo, “¡jaajaja!”, le río la gracia.

Bajo a la calle, abro el Whatsapp del grupo y… ¡SORPRESAAAAA!

madre 14 (1)

Marrón al canto.

De verdad, o sea, por qué.

P.D. La cosa acabó de inmediato cuando les pasé presupuesto de los profesionales que yo controlo, claro…

El hámster

Ya tardábamos…

madre 15 (1)

Ya me están haciendo el lío.

Antes siquiera de darme tiempo a contestarle al mensaje de WhatsApp, recibo una llamada del móvil del Señor de las Bestias, y resulta que es El Cachorro. “Esta vez su padre se las ha ingeniado pero bien para colarme al bicho”, pienso. Y, sí, ahí está mi pequeño pidiéndome por favor, por favor, por favor, quedarse con el hámster, y yo no tengo otra que claudicar, porque se está portando fenomenal últimamente (dentro de que es un cielo de por sí) y creo que esa mascota no implica tampoco mucho trabajo… dentro de que aviso de que no voy a ser yo la que me voy a ocupar de él…

Un par de días más tarde aún estamos sin el hámster. Todavía su padre no lo ha traído de la finca a casa y ambos rezamos para que a El Cachorro se le olvide. Pero no. Pregunta a diario que cuándo viene.

Le consulto que qué nombre le va a poner. Me contesta que “Carita de merluza”. Jaaajajaa. Me parto. Qué ocurrencia. Y como ve que me río, ya coge carrerilla. Y se le ocurre más nombres: Filete Frito, Árbol, Florecita, Brócoli. Claro que no es de extrañar; a su padre y a mí nos llama “Palomita de Maíz”. En fin, en qué acabara.

Por cierto, algún avezado lector ya se habrá dado cuenta, por la foto, de que no se trata de un hámster…

Complot

Ayer Don Bimbas, en su escalada del terror nocturno, se coronó. No dormimos ni una noche seguida desde que nació, pero la de ayer ya se llevó la palma. No se limitó a despertarse una, dos o hasta tres veces para pedir biberón. No se limitó a llorar por algo que le molestaba o incomodaba que no sabemos qué es y nos desespera. Ayer, además de todo eso, su primer despertar fue para pedir caca, y la quiso hacer en el váter. Le quité el pañal, le até el body en el hombro, lo planté… ¿y?

madre 13 (1)

Y nasti de plasti. De la caca, ni rastro. Vuelta a la piltra.

Y luego continuó con más novedades, como la de reclamarme, entonces yo iba y me tumbaba a su lado en la cama, momento en el que me decía “¡quita!”, me sacudía un manotazo y me apartaba, pero cuando me iba lloraba aún más fuerte… O sea, un plan genial. Más tarde, sin saber cómo calmarlo, lo levanté, le pregunté que dónde quería ir, me soltaba un “ahí” detrás de otro y nos recorrimos toda la casa…

Luego me lo metí en la cama, y ahí volvió a entrarle la rabia y gritó y lloró sin parar. Después pidió agua. Se la di. Y me dijo que no. La puse en la mesilla y pasó por encima de mí, pisoteándome, para, entonces sí, cogerla y beber. La dejamos en su sitio. Volvió a su lugar original para seguidamente levantarse e ir de nuevo a por el agua.

Yo, que ya no podía más, me propuse, por mi propia supervivencia, pasar de él, darme media vuelta e intentar conciliar el sueño. Y él empezó a correr por el pasillo y a buscar sus juguetes. Y encontró el más escandaloso de los que tiene, y se puso a darle a los botones.

Así TODA LA SANTA NOCHE.
No he pegado ojo en ningún momento. Un horror.

Lo que me escama es cómo este niño puede sobrevivir. Cómo aguanta y no se cae por las esquinas, con lo mal que duerme. De verdad que es espectacular el tema.

Y lo que no es ya espectacular, sino un despropósito total y absoluto, un caso digno de estudio, el resultado de una estudiada tortura conjunta, es que cuando una noche a Don Bimbas le da por descansar, ¡una noche!, entonces va y le cubre El Cachorro. Es que NO FALLA.

POR QUÉ.

Vive de tus padres hasta que puedas vivir de tus hijos

Está el Señor de las Bestias con un poco de fiebre, y eso ya sabéis que, para un hombre, es como tener un pie en el otro barrio.

Ha vuelto del trabajo hecho una angustia viva, se ha dejado caer en el sofá y se ha puesto a roncar. (¿Estará enfermo de verdad o con el cuento se está echando la siestaca de su vida?)

Cuando estaba preparando la leche con el Cola Cao en la cocina, viene El Cachorro y me dice: “¿Sabes qué le he hecho a papá para que no le suba la fiebre? Taparlo con una manta”.

madre 12 (1)

Me asomo al salón y, yes, ahí está el Señor de las Bestias, más bien cuidado que bien cuidado.

Qué amor de crío. Con su hermano, ese pequeño viva la Virgen, no sé qué nos va a deparar la vida; aún está por definirse. Pero con él tenemos asegurado alguien que se vaya a ocupar de nosotros cuando estemos gagá.

Pasta “cabronara”

Para lo chiquitico que es, bien que se apaña con un tagliatelle más largo que él.

madre 10 (1)

Lanzo esta pregunta… ¿Por qué la pasta es tan larga? Seguro que responde a alguna razón con todo el sentido culinario. Pero para los peques es un horror. Bueno, no. Se divierten cosa mala. Es un horror para los padres.

En realidad son un horror para los padres las comidas en general, sean de lo que sean, tanto en casa como fuera. Porque también es ideal que salgamos a un restaurante monísimo y caro, y que los peques te la preparen así…

madre 10 (2)

No he olido yo a vino (porque aparte de en el mantel ha acabado en mi persona) tanto nunca. Ni en el chupinazo de los Sanfermines.

Ole, ole. Al pan, pan, y al vino como locos.

Avances en el aprendizaje

Hace poco El Cachorro nos dibujaba así al Señor de las Bestias y a mí.

madre 9 (1)

Qué raro, yo con un superhelado en la mano. No me tiene calada ni nada, mi hijo.

A mí sus dibujos (como a cualquier madre los de sus hijos) me parecen mundiales. Así que como en tres días cumple años el Señor de las Bestias, le pido a El Cachorro que le realice un dibujito, que estas cosas hacen una ilusión loca. Pues bien, se ha puesto. Pero…

madre 9 (2)

Primero ponía “felic”. Luego, “cumpeañios”. Después, “cumpleañyos”.

madre 9 (3)

Por fin…

madre 9 (4)

Maaadre lo que nos ha costado. Y además tiene que repetirlo ya todo, claro, porque la hoja esa está hecha un cuadro.

madre 9 (5)

Y luego es cuando pienso… ¿Por qué no habré dejado el original? Yo y mi manía por que se hagan las cosas, no bien, perfectas. O sea, que aplaudo lo que hace pero lo cambio. Me estoy cargando toda la autenticidad. “Felic cumpleañios” molaba todo. Maldita sea.

Por su parte, Don Bimbas también anda haciendo progresos en lo suyo. Hoy ha llegado de la guarde con un par de caritas en el dorso de la mano porque ¡ha hecho por primera vez pis en el orinal!

madre 9 (6)

Tiene 2 años y casi 3 meses. No está nada mal, muchachito, naaaada mal.

Abogado defensor

Está Don Bimbas pesadico y no me deja trabajar (intento escribir este blog). Me hace auparlo, dejarlo en el suelo, me coge la mano para llevarme a no sé dónde, se me sube encima… Y todo lo hace lloriqueando. Por nada. Así que, harta, le imito. Y salta El Cachorro, que estaba jugando en el suelo, parecía que a lo suyo…:

“¡No le hagas burla!”

madre 8 (1)

Alucino. Pensaba que solo le molestaba que se la hicieran a él. Ya sabéis que se sacó el Master en Susceptibilidad. Y resulta que tampoco soporta que se rían de la gente que él quiere.

Con lo bien que me sale burlarme y no me dejan. Jo.

A lo suyo

Cómo me gusta grabarles vídeos sin que sepan que estoy yo ahí. Cuando están entretenidicos, concentrados en su juego, fantaseando y disfrutando.

madre 7 (1)

Porque, generalmente, están bastante pendientes de mí. Mi casa no será una mansión, pero es grande. Cuatro habitaciones, un salón, una cocina y dos baños. Pues bien, sea donde sea que me encuentre yo, ahí se me plantan los dos. A veces hasta toman asiento como espectadores privilegiados de todo lo que hago o dejo de hacer. Fijaos la butaca de hoy, su autobús de la Patrulla Canina.

madre 7 (2)

Ahí, como comiendo pipas están, mirando el espectáculo.

Ahora la cocina, pero en el baño también, claro. Más a menudo, de hecho.

No sabía que yo era tan entretenida. Estoy por cobrarles.

¿Apuntan maneras? ¿Qué maneras?

Me troncho con la manía que tiene Don Bimbas de observar la vida con las dos manos metidas en los bolsillos. Hace honor a su nombre; es un don de la vida.

madre 6 (1)

Un jefe absoluto. Y le sale de forma natural.

En cuanto al mayor, le he sacado esta foto andando mientras sujetaba dos globos y parece el típico robado de revista de un joven heredero millonario dandy. ¿O no?

madre 6 (2)

Ya imagino el pie de foto: “El exitoso empresario, que es todo un caballero, salió un momento de su yate para llevar las prótesis de los pechos de su nueva novia a revisión”. Y digo empresario porque con todos los herederos millonarios utilizan el eufemismo de “exitoso empresario”. ¿O no? Y todos los herederos millonarios tienen novia recauchutada.

Pero, claro, que lo mismo que los veo así, con esa actitud como de vuelta de todo, de tipos duros, también los veo de esta otra manera:

madre 6 (3)

Han visto los críos la peli de “Ballerina” y andan así, de bailarines, cada dos por tres. Y el padre de las criaturas, malo.

madre 6 (4)

De verdad que es que es más simple que pa’ qué, el Señor de las Bestias. Y parece que sus hijos lo saben. Mirádmelos. Es que se tronchan.

Total, que tengo a dos tipos que son muy versátiles, y que tienen mucha personalidad y mucha retranca.