Me pareció ver un lindo roedor

¿Recordáis que hace poco el Señor de las Bestias me mandó una foto de El Cachorro encariñado de un animalillo, preguntándome si podía llevar un hámster a casa? Pues la llegada del supuesto nuevo miembro de la familia se demora. Al padre de las criaturas se le “olvida” traerlo a diario. Pero a El Cachorro no.

Hoy, motu proprio, ha escrito esto:

madre 23 (1)

(Ojo, él solito).

Ya tiene que querer que venga el bicho para ponerse él a escribir sin que nadie le obligue. La matraca la está dando pero bien.

Y no es la primera vez que oigo lo de que a casa va a venir UNA RATA. Ya vi en su día que lo que tenía entre las manos no era un hámster. Pero vuelvo a ver la foto, con mi mosqueo en todo lo alto y… nada, que no sé muy bien si lo que me van a traer es un ratón o una rata. Sea lo que sea, ya puede estar bien enjaulado, y no porque me den miedo o asco (bueno, la cola de la rata, un poco sí), es que con esos dientes y ese apetito voraz que no discrimina, se escapa y te destrozan la casa en un santiamén.

Echo de menos cuando teníamos a “Tiburón” y “Pez”.

¡Pónganse a salvo, perros, hay lluvia de besitos!

A esta perra la ha pillado Don Bimbas desprevenida y se ha llevado más besitos que en toda su vida…

madre 18 (1)

Chuick, chuick, chuick. Ya sabéis que el Señor de las Bestias ha acostumbrado a mis pequeños a dar besos a todo bicho viviente. Pero literal. Puede ser un suave y mullido conejito o un sapo viscoso y maloliente. “Dale un besito”, les dice a mis hijos. Y cogen los otros y se lo dan.

Total, que estaba la perra tan campante, y la ha agarrado por banda el pequeño para cubrirla de besos.

Otro perro, viendo la jugada, se ha puesto a salvo…

madre 18 (2)

Bueno, no sé si se ha puesto a salvo o ya estaba ahí. Pero se libra porque aún mi funambulista…

madre 18 (3)

… está en prácticas. Pero cuando lo borde, que poco le falta, ese perro tampoco se libra… Porque besucones son los dos, por igual.

El hámster

Ya tardábamos…

madre 15 (1)

Ya me están haciendo el lío.

Antes siquiera de darme tiempo a contestarle al mensaje de WhatsApp, recibo una llamada del móvil del Señor de las Bestias, y resulta que es El Cachorro. “Esta vez su padre se las ha ingeniado pero bien para colarme al bicho”, pienso. Y, sí, ahí está mi pequeño pidiéndome por favor, por favor, por favor, quedarse con el hámster, y yo no tengo otra que claudicar, porque se está portando fenomenal últimamente (dentro de que es un cielo de por sí) y creo que esa mascota no implica tampoco mucho trabajo… dentro de que aviso de que no voy a ser yo la que me voy a ocupar de él…

Un par de días más tarde aún estamos sin el hámster. Todavía su padre no lo ha traído de la finca a casa y ambos rezamos para que a El Cachorro se le olvide. Pero no. Pregunta a diario que cuándo viene.

Le consulto que qué nombre le va a poner. Me contesta que “Carita de merluza”. Jaaajajaa. Me parto. Qué ocurrencia. Y como ve que me río, ya coge carrerilla. Y se le ocurre más nombres: Filete Frito, Árbol, Florecita, Brócoli. Claro que no es de extrañar; a su padre y a mí nos llama “Palomita de Maíz”. En fin, en qué acabara.

Por cierto, algún avezado lector ya se habrá dado cuenta, por la foto, de que no se trata de un hámster…

Una oveja en la ciudad

Es San Antón y los madrileños se acercan a la iglesia de la calle Hortaleza a bendecir a sus mascotas. El Señor de las Bestias ha querido llevar a los críos con un animal. El elegido ha sido esta oveja.

madre 17 (1)

Se ha encontrado con un amigo que también tiene un hijo y ahí que han ido los tres con la oveja por la calle.

madre 17 (2)

Luego se han metido en misa. A la salida es cuando llego yo, que les pregunto cómo es que no me han esperado dentro, pues hace un frío que pela, y ya me cuenta el padre: “Se porta mejor la oveja dentro de la iglesia que los críos”.

Y le creo.

El animal de hoy

El animal que ha venido hoy a pernoctar a casa es una salamandra.

madre 19 (1)

Cómo no, como viene siendo ya tradición, el Señor de las Bestias pide a sus hijos que le den besitos. Y los otros cogen y se los dan.

madre 19 (2)

Argh. ¿¿Pero qué necesidad?? ¿¿Qué perra tiene el padre siempre con que les den besos a los bichos, ya sea un suave, esponjoso y lindo conejito que un sapo repulsivo o una cucaracha de Madagascar??

 

La salamandra mola todo. Pero yo no la voy a besar.

Maldición bestial

Estamos en racha. En los últimos dos meses vamos de cumpleaños de vecinito en cumpleaños de vecinito.  Hoy toca el de una cría que cumple cinco primaveras. Bajo yo con mis dos lagartijos y cuando me acerco a ella para felicitarle, advierto que me mira como con cierta suspicacia. Hay decepción en sus ojos. Algo dentro de mí me dice que sé por qué ocurre esto. Y lo confirmo cuando otra vecinita se me acerca y me pregunta si voy a llevar animales… Acabo de caer:

 

En el anterior cumpleaños el Señor de las Bestias trajo para los agasajados, unos mellizos que son los mejores amigos de El Cachorro, unos animales. Una cabra, una serpiente y un Harris (esto es un ave rapaz). Todos, como es lógico, como locos. Sobre todo la cría que hoy cumple años, que no hizo más que repetir que en su cumpleaños también habría animales. Es más, a mí me lo soltó como un par de veces, no preguntando, no, sino dándolo por hecho, en plan orden.

 

Claro, aparezco hoy sin bicho alguno, y la cría me ha empezado a odiar sin parar. Como es una cría normalmente muy simpática y cariñosa, y de las últimas en venir a la urbanización, y además la madre estaba algo triste los días anteriores porque nadie le confirmaba si iba a ir al cumple o no, y son extranjeros, y no había muchos invitados, llamo corriendo al Señor de las Bestias, que como todos los sábados, está trabajando. “Trae algo”, le digo.

madre 13 (1)

Y se trae una serpiente, un escorpión, una cucaracha silbadora, una pogona y una tarántula.

 

madre 13 (2)

Un cumpleaños diferente.

madre 13 (3)

En la clasificación de vecinos enrollados de la cría del cumple hemos recuperado el primer puesto. Le seguimos cayendo la mar de bien.

Boa

Hoy el baúl sorpresa de papá venía con…

madre 16 (1)

Y aquí anda El Cachorro, poniéndole a la boa al lado la serpiente de madera. No sé muy bien con qué propósito, por agasajarla, por que se sintiera acompañada, por medirla… Ni idea.

madre 16 (2)

Pero, vamos, buenas migas sí que han hecho. (El Cachorro y la boa, no la boa y la serpiente de madera). Tanto, como para irse a la cama juntos.

madre 16 (3)

Y, claro, a ver ahora quien la saca de casa… Como no tiene fecha de salida, incluyo a la bicha en las rutinas del hogar. Así que por si no tuviera bastante con bañar a mis niños, ahora también tengo que bañar a la serpiente.

madre 16 (4)

Que lo sepáis, todas las serpientes saben nadar.

madre 16 (5)

madre 16 (6)

No me queda claro si le entusiasma el agua o no. Es tan rancia la bicha esta, tan poco expresiva….

 

Pero bueno, los críos, encantados. Y se encantan aún más, cuando tenemos también otra visita…

madre 16 (7)

Y El Cachorro puede demostrar sus dotes de cetrero:madre 16 (8)

Menudo chuleta. Qué bien le queda.

Dice El Cachorro que quiere trabajar en lo de su padre y se ve que ya ha comenzado con las prácticas.