Superwoman

Cuando una se convierte en madre sufre una transformación. Las capacidades físicas aumentan. Más fuerza, más equilibrio, más polivalencia, más de todo. ¿O acaso creéis que cualquiera es capaz de irse a Ikea sola con el nene, cargar veeeenga de cajas pesadas y manejar dos carros a la vez (sin que el bebé se despierte y las cajas pesadas se caigan)? Ahí me gustaría veros.

Carro

Luego: “Amaya, pero si después de tener a tu niño has adelgazado”, o “Amaya, vaya bíceps que te gastas”… A mí, con este trajín, me sorprendería lo contrario.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios