Solo le falta mover el rabo

El Cachorro se pega la vida encima de su «poto». Si está cabreado, alicaído, aburrido, dormido… en casa y le dices «¿quieres que vayamos con la moto?», de repente le entra un subidón y empieza a exclamar «¡¡potoooooo, calleeeeee, potoooo!!» Es como un perrillo, no me digáis.

Niño

Yo creo que a este paso va a desaprender a andar.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios