Zombis

Soy la madre más molona. Los vecinos amiguitos de mis hijos me hacen corro cada vez que bajamos a la piscina. Pero no porque sea la mamá que sale en la tele, ni la mamá que conduce una moto, ni la mamá que hace el pino puente, no. Soy la sensación porque tengo una pierna zombi.

Y con pierna de zombi se refiere a mi pierna, quemada con el tubo de escape POR TERCERA VEZ, porque es que soy lerda, de verdad.

madre 1 (1)

El quemazo es de aúpa, como lo son todos los de tubo de escape de moto. Se van al cuerno no sé cuántas capas de piel y recuperar eso cuesta la misma vida. Dicen que va bien, que tiene buena pinta. ¡Buena pinta! A mí me parece un asco. Como de zombi.

El caso es que tengo la herida tapada con gasa, pero en una de las curas le hice una foto (otra, más explícita que esta). Y eso es lo que quiere enseñar El Cachorro al personal, todo encantado.

madre 1 (2)

Lo que llega a fardar El Cachorro… «¿Quieres ver la pierna de zombi de mi mamá?» Le suelta a cualquiera. «Ven, que te enseñe la foto». O se me acerca y me dice: “¿Me dejas enseñarle la pierna de zombi a quien manda en la piscina?” Se refiere al socorrista. Vamos, que dudo que quede algún vecino por ver mi herida. Como la exhibición de la foto es a diario, estoy por ponérmela de fondo de pantalla.

Quien anda sugestionado con los zombis es mi chiquitico, que cada dos por tres levanta las manos fantasmagóricamente y dice con voz de ultratumba: «Ambiiiii»

madre 1 (3)

“Ambi” significa zombi. Hace de zombi. Pretende asustarme. Le chifla. Me chifla. Será porque entre zombis, nos reconocemos.

Y, así, se dedica a sembrar el terror en la piscina. Vedlo aquí, agazapado, haciéndose el muerto.

madre 1 (4)

Y despertándose súbitamente, siendo el zombi del que todos los mayores huyen. Y mi pimpollo encantado asustándolos.

madre 1 (5)


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios