Vómito

El viernes llegué del trabajo y la mujer que me cuida a los niños me dio la gran bienvenida: “El pequeño se ha puesto a vomitar hace media hora”.

A raíz de ahí, Don Bimbas vomitó y vomitó y vomitó, el pobrecito. El grueso ya había acontecido, así que lo que a mí me tocó recoger consistió más bien en agua y babas. Nos dio una noche toledana pero al día siguiente la cosa se cortó.

madre 22 (1)

Pues si así empecé el fin de semana, lo termino igual pero con el otro. El domingo a final de la tarde, oigo desde el cuarto de los críos unos “broargh” sospechosos, corro hacia allí, y veo que El Cachorro está de rodillas vomitando toda la comida sobre la sábana. Bonito despertar de siesta ha tenido…

madre 22 (2)

El caso es que sobre la sábana se queda un vómito de esos en los que se ve exactamente todo lo que el crío ha ingerido. Lo que ha ingerido hoy, que precisamente me he levantado en plan cocinera y he querido llevar a cabo una receta de esas que son unas bombas calóricas de las que cuelgan en Facebook y se te hace la boca agua. He hecho un mejunje espectacular: pollo cremoso con bacon y pasta al pesto, o algo así. Llevaba todo eso del título más parmesano, cebolla, ajo… y los tallarines se han cocido en leche. Pues todo eso, mezclado con las fresas con azúcar del postre, ahí, encima de la cama.

madre 22 (3)

El Señor de las Bestias ha hecho mutis por el foro y me he tenido que apañar sola para limpiar el desastre. Y el vómito lo he tenido que recoger con cuchara y depositarlo en un plato.

Ni que decir tiene que casi voy detrás, claro.

Cuando comento la jugada con aquí el Professional Escaqueator, me dice: “Llego a tener que hacerlo yo y me da algo”. ¡Anda, qué listo! ¡Pues igual que me ha dado a mí, ¿qué se cree?!

Pues nada, parece que se ha instaurado el reparto de papeles y yo ahora soy la que aguanta la frente de mis hijos enfermos sobre el váter mientras devuelven y la que recoge sus vómitos doquiera se hayan producido. Eso en mi casa lo hacía mi padre mientras mi madre estaba en la otra punta, aguantando las arcadas que le entraban solo con oírnos.

Yo me lo he montado fatal.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios